Reino Bigotes: el poder de cuidar distinto a las mascotas

Publicidad

Desde El Poblado, La Estrella, y otros puntos del Valle, llegan personas variadas cada semana tras un deseo: que sus mascotas reciban un cuidado distinto. La veterinaria Angela Graciano y su equipo se encargan de lograrlo.

La primera vez que se llega a este lugar, cercano al Centro Comercial Unicentro, es posible tener la sensación la inquietud, el deseo de saber si se está o no en el lugar indicado. Desde afuera, no hay ese sentimiento de asepsia o esa frialdad hospitalaria que se percibe en los lugares médicos. Adentro, las paredes de colores y un par de perros pasean con libertad. Sus dueños esperan, y se mueven, tranquilos, junto al equipo de Reino Bigotes

En el piso hay un perro vendado, también hay otro que sobrevivió una intoxicación y hay uno con una herida en su pata amputada que se prepara para entrar. La puerta está abierta, y en el sitio, aunque haya uno que otro diagnóstico complejo, no se siente angustia. Se escuchan historias, las mascotas esperan el turno y se mezclan con aquellos que pasarán el día aquí, como parte del servicio de guardería.

Publicidad

Entre todo, y todos, se mueve una mujer que combina la frialdad natural de los diagnósticos con el afecto animal genuino. Se llama Angela Graciano y es la veterinaria encargada de este sitio, la reina de este reino.

¿Cuándo nació Reino Bigotes?

Reino Bigotes nació realmente hace 14 años cuando creé una sociedad para la creación y apertura de un proyecto veterinario, en el barrio Conquistadores. Un tiempo después se disolvió esta sociedad y en el 2015 continuamos el proyecto bajo el nombre de  Reino Bigotes. Gracias a ese proyecto inicial me di a conocer en el sector y en el medio veterinario. 

¿De dónde salió su nombre? 

El nombre fue el resultado de un sueño nocturno. Al despertarme, en la mañana, Reino Bigotes era lo único que recordaba de aquel sueño. En esa época buscaba un nombre divertido, en español y que fuese  incluyente, porque en ese tiempo las personas pensaban que sólo atendía perros, y también amo trabajar con gatos. Elegí Reino Bigotes porque quería un sitio donde las mascotas y sus humanos se sientan importantes, como verdadera realeza, y los bigotes porque son alusivos a muchas especies.  

¿Cuántas personas trabajan contigo y qué servicio prestan?

El equipo de trabajo está conformado por 11 personas. Prestamos  servicio de baño y peluquería, farmacia veterinaria, tienda de mascotas, guardería 24 horas, consulta general y especializada, vacunación y cirugía.

¿Por qué quisiste estudiar Veterinaria? 

Quise estudiar Veterinaria porque mi madre me inculcó desde muy pequeña el amor por los animales. Esto, combinado con el gusto por la Medicina y un don de servicio maravilloso que se me dio, me hicieron inclinarme por esta  profesión hermosa. 

¿Qué es lo más gratificante?

Lo más gratificante es poder tener un impacto positivo en la vida y la salud general de las mascotas y sus familias. 

¿Cuál es el mayor desafío?

El desafío  está en el hecho de que las mascotas no tienen un lenguaje verbal, entonces no pueden decirnos qué sienten, dónde les duele, qué les aqueja. A veces es un gran reto saber leerlos, reconocer sus síntomas y sus procesos de enfermedad. Esto sumado a los grandes costos que pueden tener algunos  exámenes o tratamientos pueden limitarnos y dificultar la labor.

¿Cuáles son los momentos felices y los difíciles?

Los momentos felices son muchos, a diario. Ver el agradecimiento de los peludos  reflejado en sus caritas, en la alegría con la que llegan a la veterinaria. También es muy hermoso ver a sus humanos que nos traen regalos, dulces, nos envían notas de agradecimiento, nos hacen parte de sus vidas. Los momentos difíciles se dan siempre que debemos dar malas noticias como que las mascotas no están respondiendo bien a los tratamientos o sobre la llegada de enfermedades difíciles, como el cáncer, por ejemplo. Lo más duro es acompañar a sus familias en la partida de los peludos (por muerte debido a enfermedad o autanasia) ya que es otro integrante de la familia; es realmente difícil hacer parte de este adiós. 

¿Qué encuentra la gente en Reino Bigotes?

Además de contar con personal altamente calificado, con calidez humana, el trabajo ético, la empatía con las personas, un empeño genuino por el bienestar de las mascotas que nos visitan. A esto le sumo nuestro interés en cuidar la salud de los humanos que los acompañan a través de la prevención y tratamiento  de enfermedades zoonoticas.  Hay mucho amor y admiración por todo lo que los animales  nos enseñan; ellos son verdaderamente inspiradores para hacer un trabajo mejor cada día.

¿Algún sueño o proyecto futuro?

En el futuro esperamos y proyectamos tener más y nuevos servicios, abrir nuevas sedes, implementar horario extendido e integrar más especialistas. 

Consejos para un cuidado responsable de las mascotas

Estos son los consejos que Angela Graciano, médica veterinaria de Reino Bigotes da a los dueños de mascotas:

  • Escoger personal idóneo para su atención y cuidado como paseadores, peluqueros, veterinarios, entre otros.
  • Tener un médico veterinario que sea de confianza y  que asesore. No automedicar, realizar el ciclo completo de vacunas. Llevar las mascotas a consulta veterinaria con regularidad y realizar exámenes periódicos para prevenir las enfermedades.
  • Elegir un buen alimento que cumpla con las necesidades nutricionales según la raza y edad de la mascota. De esto depende su salud, longevidad y buena calidad de vida.
  • Esterilizarlos: esto evita enfermedades futuras.
  • Consentirlos y cuidarlos mucho, pero no humanizarlos. Es importante acariciarlos y al mismo tiempo establecer límites, y ejercitarlos con frecuencia.

Publicidad
Publicidad