Clínica Medellín es certificada en protocolos seguros de COVID-19

Publicidad

¿Cuáles elementos de protección son mejores? ¿De qué manera se usan? ¿En qué momento? Todas estas preguntas llevaron a la Clínica Medellín -sedes Occidente y Poblado- a establecer normas en cada uno de sus procesos y a convertirse hoy en la primera institución de Colombia en obtener la Certificación Protocolo Seguro Covid-19.

Según le dijo a Vivir en El Poblado Jorge Alberto Henao, gerente y director médico de la Clínica Medellín, “durante todo este tiempo nos dimos cuenta de que la mayor ansiedad que se tenía, empezando por el personal de salud y los pacientes, con todo esto de la Covid es: yo me puedo morir”.

Por esa razón, declaró Henao, “establecimos protocolos de ingreso, egreso, con pacientes, proveedores, temas tan específicos, incluso, como manejo de cadáveres y unimos cada uno de ellos, los discutimos, hicimos versiones en evolución de cada una de ellos hasta llegar a lo que nosotros consideraríamos las mejores prácticas”.

Publicidad

También detalló Henao que para corroborar que los protocolos establecidos fueran los correctos, adecuados e idóneos, encontraron una firma internacional denominada Applus+Certification. “Ellos estaban ofreciendo la verificación de la conformidad de los protocolos de seguridad para manejo de pacientes durante la pandemia y nos presentamos con ellos, los convocamos y sometimos todos nuestros protocolos”.

Lea también: Nuevos casos de COVID-19 en Antioquia este lunes 9 de noviembre

Vino un certificador de la compañía y durante dos días visitó cada uno de los procesos que tenían que ver con manejo de COVID-19. Encontró conformidad y nos otorgaron la certificación”, dijo Henao y agregó que “es lo que queremos mostrarle a la comunidad en general, que nosotros en este trabajo les queremos brindar toda la tranquilidad de que sí seguimos esos protocolos y que los pacientes tienen un mayor grado de seguridad y que por lo menos, en la institución, no van a adquirir la COVID-19”.

Uso completo de elementos

Según le dijo el gerente y director médico de la Clínica Medellín a Vivir en El Poblado, “nosotros venimos usando elementos de protección completos y tal vez fuimos la primera clínica de la ciudad que entregó dotación completa de protección al personal de urgencias y de cuidados intensivos”.

En ambas sedes de la Clínica Medellín, asegura Henao, todos usan el overol completo mascarillas N95 y pantallas para el rostro. “Nosotros tenemos una característica y es que hemos ido haciendo nuestro recuento y no tenemos personas infectadas en la institución por su práctica en salud”.

Transformación de procesos y rutinas

El primer proceso de transformación, aseguró Henao, fue cultural. “Nosotros  entendemos que los procesos cambian desde las personas y no desde la infraestructura ni desde los equipos”, detalló y explicó que el primer proceso que adelantaron fue el de concientización del personal”.

También le puede interesar: Registro de casos de COVID-19 en Medellín este lunes 9 de noviembre

A raíz de ello nació Guerreros. “Hemos llamado guerreros a todo el personal de la clínica porque les quisimos dar un nombre propio y que ellos sintieran que tenían un papel muy importante y protagónico durante esta pandemia”.

Hicimos un campo de entrenamiento para ponerse y quitarse todos los elementos de protección. Tener un elemento de protección es importante pero también lo es cómo usarlo, como ponérselo y cómo quitárselo”, dijo Henao y agregó que experiencias de China y Europa demostraron que muchas veces encontraron, cuando los profesionales se quitaban mal la ropa -que estaba contaminada-, era que se contagiaban.

Le puede interesar: “Hay retraso de tres semanas en información de pruebas COVID-19”, Gobernador de Antioquia

En nuestro campo de entrenamiento los guerreros de la clínica aprendieron sobre el uso correcto de los elementos de protección y recibieron un escudo que acredita que ya están entrenados. “Estas acciones crearon una cultura del manejo de la seguridad de los pacientes en medio de la pandemia”, concluyó Henao.

Contexto

Entre las dos sedes de la clínica Medellín se cuentan alrededor 800 empleados, de ellos, cerca de 300 son médicos, más de 400, enfermeros y el resto, administrativos, además de los servicios tecerizados.

Cuando comenzó la pandemia, la Clínica Medellín contaba con 18 camas y rápidamente aumentó su capacidad hasta las 27 camas con las que cuenta actualmente. Al respecto, dijo Henao, “estamos con la ocupación al 100 %, todos los días, desde hace más o menos tres semanas”

Publicidad
Publicidad