El barbero Montro donó la motilada para 50 profesionales de la salud en la Clínica Medellín

Publicidad

Se llama Víctor Munar, pero es más conocido como Montro, el barbero de las celebridades. Hace diez años se dedica a esta actividad, y en julio del año pasado el país supo de él porque fue el encargado de cortar la mítica cabellera del exfutbolista René Higuita en el estadio Atanasio Girardot.

Pese a que desde que inició la cuarentena no ha podido motilar ya que su oficio no hace parte de los grupos exentos en la cuarentena, no tuvo reparos en regalar dos días completos de su trabajo para atender a 50 profesionales de la salud de la Clínica Medellín.

Publicidad

“Me llamaron para un servicio normal, y me preguntaron que cuánto les cobraba. Les dije que no, que lo iba a hacer como una obra social”, señala Montro, quien por lo general cobra entre $50.000 y $60.000 en un servicio a domicilio.

Entre el miércoles 15 y el jueves 16 de abril, el barbero les dedicó siete horas diarias a personal médico y de enfermería de ambos sexos. A los hombres les hizo cortes clásicos y les arregló la barba, y a las mujeres les cortó las puntas de sus cabellos y les organizó las cejas, entre otras labores.

Barbero Montro Clínica Medellín 1
Barbero Montro en la Clínica Medellín. Foto cortesía

La barbería, su oficina, está cerrada pero él no se ha quedado quieto: creó una tienda virtual en la que vende máquinas para motilar, dicta capacitaciones a otros barberos; también en su familia se han respaldado económicamente con los ingresos de su esposa, quien trabaja en el sector digital.

https://www.instagram.com/p/B3u260Gl6c2/?utm_source=ig_web_copy_link

“Nuestro personal quedó agradecido. Debido al confinamiento, su aspecto físico era necesidad muy sentida, y además la motilada sirve para subir la moral y el estigma en momentos difíciles“, señaló Juan Camilo Hoyos, comunicador de la Clínica Medellín.

Barbero Montro Clínica Medellín 5
Barbero Montro en la Clínica Medellín. Foto cortesía

Montro afirma que cuando estuvo en la Clínica sintió la presión a la que se está enfrentando el personal de salud. “Al llegar a mañana me puse nervioso, cualquier tocesita me daba susto. Estar al lado de estas personas es increíble, nos están ayudando sin condición alguna. Por eso fui, porque no podemos olvidarnos de ellos, no es solo con un aplauso que los apoyamos“.

Lea también:

Publicidad
Publicidad