Yo también saqué las colas de mi mesa

Publicidad

No hice dos goles en el mismo partido, no sacudí la bolsa, pero sí agarré colas, manzanas y colombianas y les dije ¡fuera de mi comida!

Te llega el rollo a la mesa: langostino, pescado blanco, aguacate, queso crema y salmón ahumado ¿A qué quieres que te sepa? ¿Cuáles notas esperas en tu paladar? ¡Pues a langostino, pescado blanco y todo lo demás! y más con lo que vale comerse un buen sushi.

También aplica en una mesa muy argentina: entrada de empanada de solomito y, como fuerte, ojo de bife ¿Qué recuerdo gastronómico debe sellar ese rato de buena mesa? Yo digo que uno muy blanquiceleste, pampero, de arrabal.

Le puede interesar: Larga vida al vino de botella pequeña!

Publicidad

Lo mismo ocurre con ceviches, cazuelas y bandejas, lomos, pargos, costillas, tacos, fetuccinis, arroces y postres: cuando nos antojemos de un sabor, no nos hagamos el mal de llevarnos uno diferente entre las papilas.

Por eso saqué de mi mesa colas, manzanas y colombianas y también limonadas, incluida la de coco, mandarinas y tés. No lo hice después de meter dos goles en tres minutos (pobres húngaros, como iban de bien hasta los 84); no tomé mi decisión en una rueda de prensa ante miles de espectadores; no me envalentoné por tumbar el récord de Platini. Tampoco lo hice por razones de salud, que se estima fue el argumento de CR7, para levantar las banderas a favor del agua, sin duda, una razón poderosa. Lo hice por motivaciones gastronómicas: que mi plato me sepa a lo que indica el menú.

Ordenar una gaseosa, un jugo de maracuyá, un té de frutos rojos como acompañante de la comida, por la carga de dulzor o de acidez, hace que los ingredientes que puso en juego el chef con corazón y conocimiento pierdan protagonismo. Pobres del bife de chorizo, su parrillero y su manejo del fuego, que se “maridan” (¿“antimaridan”?) con un jugo de mora; qué pesar de la combinación tan peruana de pescado blanco, cebollas moradas, cilantro, rocoto y cancha, cuando le obligamos una cola, una guanábana en leche.

Que el paladar niño, esa nostalgia de tardes de juegos plagadas de burbujas y dulce, o de recuerdos de casa de abuelos y sus jugos de frutas, no te traicione. Claro que un vaso de lulo o de mango son deliciosos, ni se diga un guandolo, pero no en la buena mesa donde la pasión del chef y la magia de combinar ingredientes, temperaturas, texturas, colores y tiempos deben mandar. No pagues en un restaurante $36.900 por un rollo de sushi para llevarte como recuerdo el sabor de la gaseosa, de precio sugerido $1.690.

Le puede interesar: Estamos tomando menos Syrah del que deberíamos

El vino es el mejor acompañante (o en su defecto, el agua con gas). Sauvignon blanc para el ceviche; rosado para el sushi: Malbec o un buen Cabernet Sauvignon para las parrillas de res; Merlot para el cerdo; Syrah para el quibbe; Tempranillo para la bandeja paisa; espumante para los postres… batirán más récords de sabores y te levantarán de la mesa como un campeón.

Publicidad
Publicidad