Publicidad

Ya no somos los mismos, nuestra vivienda tampoco

Publicidad

¿Cambiará la vivienda luego de la pandemia del Covid – 19?

La llegada del Covid 19 y los meses de aislamiento tanto en casa como la cuarentena controlada en algunos países, han traído consigo cambios en la economía y en los hábitos de consumo y marcan una nueva forma de relacionarnos con el entorno, una nueva consciencia acerca de las necesidades reales de nosotros y de nuestras familias y nos “invita a repensar el hogar como un refugio en el que nos sintamos tranquilos, desplegados profesional y personalmente y en el que podamos pasar muchas horas del día cuidando nuestra salud física, emocional y mental” asegura Marcela Botero, socia de Buscamos tu casa, empresa inmobiliaria que asesora al comprador en la búsqueda de su vivienda de alto valor.

Publicidad

Para el arquitecto Alejandro Gaviria, asesor de proyectos inmobiliarios, la casa dejó de ser el lugar en el que se desayuna y eventualmente se cena, mientras quienes viven en ella están en las calles desempeñando sus labores profesionales, educativas y de entretenimiento. Dormir bien, socializar a través de plataformas virtuales, asearse y preparar alimentos sanos, son las nuevas necesidades y retos que plantea la vivienda post-covid.

Oficina, aula de clase y centro de entretenimiento

Los meses de aislamiento y la acelerada transformación digital del trabajo y el estudio, mostraron un nuevo camino para evitar desplazamientos innecesarios y reuniones ineficientes y abrió la mentalidad de muchos hacia el e-commerce, el aprendizaje virtual, los pedidos a domicilio y la disminución en el uso de dinero en efectivo; todas estas transformaciones en los hábitos de consumo que marcan nuevas necesidades en la adecuación de espacios en el hogar.

Espacios de trabajo que respeten la individualidad, permitan la concentración, sean flexibles, multiusos, preferiblemente apartados de la habitación reservada para el descanso y con la ambientación adecuada para que el tiempo de trabajo y estudio estén libres de interrupciones e incomodidades que alteren no sólo la productividad, sino la tranquilidad y la armonía personal.

Según las preferencias de cada familia, el diseño de los espacios de entretenimiento se hace vital: cocinar, la música, la lectura, el cine, el deporte, la práctica de la meditación, las plantas, las manualidades, el arte, la ciencia, la robótica o cualquiera que sea el hobby que practican los miembros de una familia, merecen un espacio en este nuevo hogar en el que se pasa mucho más tiempo. Puede ser este un espacio exclusivo o multiusos, que bien puede formar parte de las áreas comunes o de las zonas de teletrabajo y estudio.

La inocuidad y la desinfección, una nueva conciencia global

Aunque la comunidad científica logre encontrar la vacuna contra el Covid 19, como herencia de este tiempo, ahora somos más conscientes de la necesidad de mantenernos alejados de virus y bacterias. Es por esto que si bien no se requiere cabinas de desinfección para el ingreso a los hogares, se hace indispensable tener un espacio para que sus habitantes dejen zapatos, pertenencias, desinfecten sus objetos personales, vestuario, paquetes y encomiendas que llegan a casa conservando la armonía y el orden.

Para el arquitecto Gaviria, uno de los cambios que debería vincular la nueva vivienda, que él espera que comience a transformarse en el mediano y el largo plazos, es alejar la zona de ropas de la cocina, evitando así la contaminación cruzada. El actual diseño de la cocina ligada al patio de ropas, responde a otros tiempos históricos en los que los empleados del servicio doméstico dormían junto a estas zonas que habitualmente eran de uso exclusivo para ellos, aislándolos de las zonas comunes y del relacionamiento con los demás habitantes del hogar, una realidad que aceleradamente está cambiando.

Conexión permanente y transformación digital

El mundo caminaba hacia la transformación digital, un proceso que la pandemia aceleró obligando a que en tiempo récord empresas, colegios, universidades, medios de comunicación, comerciantes y hasta artistas y deportistas, volcaran toda su energía en ofrecer sus productos y servicios a través de la virtualidad.

Las ventas online, el uso de plataformas de relacionamiento, los cursos virtuales y la banca digital, han aumentado en un 70 % según cifras de la consultora Nielsen, cautivando a nuevos usuarios que por barreras mentales y digitales se negaban a incursionar en este tipo de prácticas.

La llegada de estas herramientas no es pasajera. Por eso la vivienda se convirtió en un espacio que requiere conexión permanente, pantallas, pocos muros que se constituyan en barreras para el flujo de la red wifi y sistemas inteligentes que gestionen el uso racional de los recursos, como el agua y la energía.

Más que una casa, es un refugio

Limpieza, orden, iluminación, color, naturaleza y belleza, cobran ahora más importancia en un sitio en el que se pasará la mayor parte del tiempo. La diseñadora interiorista Lina Botero advierte que el tiempo de aislamiento nos ha recordado la importancia de mantener la armonía en el hogar, que los espacios que habitamos nos inviten a la tranquilidad emocional, física y espiritual, algo que no sólo requiere de estética, sino de practicidad al momento de mantener el orden y el aseo.

Para ella una buena iluminación aporta energía y vitalidad, el juego entre las luces cálidas para los ambientes sociales y blancas para los productivos y de aseo, proporciona una ambientación que mantiene el ánimo estable y la energía nivelada. Esto sumado a la necesidad de armonizar los espacios con elementos de la naturaleza como plantas, frutas y flores frescas en áreas como el comedor, la biblioteca (que tiende a desaparecer con la transformación digital y ser reemplazado por el estudio), la cocina, los baños y hasta en los cuartos en los que anteriormente se creía que no era sano ubicarlas. Todos estos elementos no sólo embellecen, sino que dan vida a toda la vivienda y a sus habitantes.

Balcones, terrazas y jardines, la conexión con el mundo real

Y si bien la conectividad digital se ha convertido en un imperativo, la necesidad de conexión con la naturaleza, el aire y los espacios abiertos también se ha evidenciado. Una parrillada en familia, juegos de mesa, el descanso en una hamaca, la práctica deportiva o el hecho de respirar al aire libre y sin encierros, son elementos que han comenzado a ser mucho más valorados que antes de la pandemia, se han convertido en el pulmón por donde respiran los habitantes del hogar, son el espacio de relax y de conexión con el exterior, especialmente si hay niños en casa.

Seguridad alimentaria y vivienda consciente

No solo el Covid 19 está generando cambios económicos y en los hábitos de vida, el cambio climático es una realidad que invita la sostenibilidad y la armonía. En tiempos en los que la humanidad fue testigo del mejoramiento en la calidad del aire y del regreso de la biodiversidad cuando los humanos dejaron de habitar las calles, la conciencia ambiental se fortaleció, no al nivel de generar cambios radicales en la explotación de los recursos, pero sí generó un impacto en muchas personas que ya ven la necesidad de tener una vivienda autosostenible en gran medida, capaz de aportar a la generación de oxígeno y energía, con el uso inteligente de recursos no renovables.

Ahora espacios y elementos como las huertas caseras, paneles solares y sistemas de reciclaje y producción de compuestos orgánicos, agregan valor al hogar y poco a poco dejan de ser elementos que responden a ideologías y grupos de ambientalistas, se han convertido también en una necesidad.

“Es evidente que la pandemia ha marcado cambios en los hábitos de vida y de consumo. Lo que pensamos que iba a ser pasajero, llegó para quedarse en cierta medida” expresa Carlos Arango, socio fundador de Buscamos tu Casa y Buscamos tu Inmueble.

Digitalización, mayor uso del espacio de la casa, el hogar multiusos donde no sólo se duerme sino que se estudia, se trabaja, se divierte, se descansa, se practica deporte y desde donde nos relacionamos con el entorno natural y con los demás, invitan a la industria inmobiliaria a repensar el diseño de sus espacios, a los inversionistas a buscar viviendas que respondan a estas necesidades y realidades, si se busca obtener buena rentabilidad con la inversión inmobiliaria, y a las familias a encontrar en su vivienda, un refugio que propicie las buenas relaciones y el equilibrio físico y mental de sus habitantes.

En tiempos en los que algunos creen que la industria inmobiliaria se detuvo, “en Buscamos tu Casa estamos convencidos de que este alto en el camino planteó un giro en la industria que es antes que nada una oportunidad para repensar la vivienda y acelerar cambios que la sociedad venía reclamando para que su casa, responda de verdad a las necesidades de las familias de hoy”, opina el asesor inmobiliario Arango.

Por: Mónica Arango
Buscamos tu casa
[email protected]

Publicidad

Publicidad

Últimas noticias

mariposa sedosa quétzal (Evenus regalis)

Medellín y el Valle de Aburrá registran nueva especie de mariposa

Se trata de la Mariposa Sedosa Quetzal (Evenus regalis), de la familia Lycaenidae, que fue identificada por el equipo de ecosistema y biodiversidad...
Envigado_Guadalcanal

Casos de COVID-19 en Envigado el 7 de agosto

El reporte de casos de COVID-19 en Envigado con cierre las 8 p. m. del 6 de agosto, de acuerdo con información...
Pico de contagios en Medellín

¿Qué significa que Medellín esté en el pico de la pandemia por COVID-19?

"Medellín alcanzó el pico de la pandemia", así lo dio a conocer este miércoles 5 de agosto el alcalde de la ciudad,...

Publicidad