Publicidad

José Gabriel Baena

El Poblado en Púrpura Profundo

josegabrielBaena
El Poblado en Púrpura Profundo
/ José Gabriel Baena
El número 1.000 lo leeremos cantando en el paraíso de Mahoma, seguro

Noticia de un Esperador

josegabrielBaena
Noticia de un Esperador
/ José Gabriel Baena
“Si supieras de las filas más infinitas aún de los idiotas que creen que van para el cielo...”

¿40 mil millones para un velo-what?

josegabrielBaena
¿40 mil millones para un velo-what?
/ José Gabriel Baena
No comprendo la obsesión que viene desde hace cinco alcaldías, de convertir a Medellín a toda costa en una ciudad bicicletera

CSI, ¿a tus órdenes?

josegabrielBaena
CSI, ¿a tus órdenes?
/ José Gabriel Baena
Invito con entusiasmo al productor Jerry Bruckheimer para que se dé una pasadita por La Alpujarra

Preguntas impreguntables en la Fiesta

josegabrielBaena
Preguntas impreguntables en la Fiesta
/ José Gabriel Baena
“¿Cuánto te está pagando la Alcaldía por esta jarta conferencia y con quién hay qué hablar para que te enganchen?”

Aguirre, ¿“veneno írrito?”

josegabrielBaena
Aguirre, ¿“veneno írrito?”
/ José Gabriel Baena
Siempre era una delicia encontrarme cada semana con ese estilo suyo, demoledor, incisivo, pleno de “furia moral”

Réquiem por Batman

josegabrielBaena
Réquiem por Batman
/ José Gabriel Baena
Guardaré bajo siete llaves mi librito de “Todas las carátulas de Batman”, y volveré a la “Consolación de la Filosofía”

Donde los pianos van a morir

josegabrielBaena
Donde los pianos van a morir
/ José Gabriel Baena
Es misterioso pensar que esos pianos incendiados alguna vez sonaron como Beethoven o Liszt

No llores por Kirsten

josegabrielBaena
No llores por Kirsten
/ José Gabriel Baena
Cuando una mujer hace estas cosas lo tiene todo muy claro, provoque las tragedias que provoque

Física para niños

josegabrielBaena
Física para niños
/ José Gabriel Baena
El Bosón de Higgs es sólo una puertecilla que se abre hacia inimaginables dimensiones divinas

Mojador tiempo del sueño

josegabrielBaena
Mojador tiempo del sueño
/ José Gabriel Baena
Cuídate pues, hombre, de los cielos azules, los más tenebrosos espejos cuando se quiebran y arruinan la imagen 3D de tu penúltimo celu

La canción del almuerzo

josegabrielBaena
La canción del almuerzo
/ José Gabriel Baena
Pero ahora éste no es más que un hombre que envejece, resentido de sentirse desplazado por la próxima generación, y no es difícil sentir simpatía por él

La española balsa de piedra se hundió

josegabrielBaena
La española balsa de piedra se hundió
/ José Gabriel Baena
Se está cumpliendo de cruel manera la gran profecía de la novela del portugués José Saramago, “La Balsa de Piedra”

La RAE recula

josegabrielBaena
La RAE recula
/ José Gabriel Baena
La “visibilización de la mujer” terminó, ay, en la imbecibilización del idioma. Que Dios y Diosa nos tengan de sus manos

Palabras amarillas en un grado

 
Palabras amarillas en un grado
 
 
Los pobres de naturaleza nunca comprenderemos a los ricos, ni sabremos por qué viven tan preocupados y rodeados de tantos espadachines
 

 

 

Cauca Viejo, sólido espejismo

 
Cauca Viejo, sólido espejismo
 
 
Las facultades de arquitectura de Medellín deberían tener en sus programas una materia residencial en el pueblo, para que los futuros profesionales no sigan cometiendo las atrocidades que se ven hoy
 

 

 

Dulce Epifanio

 
Dulce Epifanio
 
 
Contaban los campesinos que Epifanio fue embrujado por las sirenas del río Caunce en su tierra natal, con quienes bajaba a conversar en largas noches, hasta la madrugada
 

 

 

El Regreso del Tigre

 
El Regreso del Tigre
 
 
A mediados de los setentas los expertos declararon que el jaguar o leopardo antioqueño se había extinguido a punta de perdigones, y nunca más se volvió a saber de los peligrosos mininos ni de los Echeverris, gracias a Dios
 

 

 

Mujeres duraderas

 
Mujeres duraderas
 
 
Una señora vecina de mi antiguo barrio de San Javier, a quien le habían diagnosticado un “feroz” o agresivo cáncer de hígado que dizque se la iba a llevar en menos de dos meses, se dio a la tenaz tarea de no morirse “hasta que midiós se lleve a Tiberio”
 

 

 

El libro de Félix Ángel

 
El libro de Félix Ángel
 
 
Algunos de los artistas se pisaron de este mundo sin ver el libro, como Javier Restrepo y Ethel Gilmour, otro burlón no alcanzó ni siquiera a salir: Juan Camilo Uribe
 

 

 

Ellos siempre mentirán

 
Ellos siempre mentirán
 
 
“Soy inconmovible como una montaña”, grita “La Rata Costeña”
 

 

Mencken, Dios y otras pequeñeces

 
 
Mencken, Dios y otras pequeñeces
 
   
 
Todavía repito en mis fiebres las preguntas y respuestas del Catecismo Astete, que me marcaron para siempre, la tablas del 11 al 16, los Himnos, las historias sagradas y profanas, los inmensos textos de Cívica de Don Abraham que había que escribirlos punto por punto en los exámenes o si no se perdían, y demás
 
   

Señor Presidente, ¡construya su Canal!

 
Señor Presidente, ¡construya su Canal!
 
   
 
Los chinos, por el I-Ching, saben que ya viene el fin del mundo y ahí siguen, ampliando el puerto de Shangai. Por supuesto que están locos de atar, pero sólo los locos hacen cosas perdurables
 
   

La vida según los muertos

 
La vida según los muertos
 
   
 
La vida es más que nuestra vida, es un poco la vida de todos. No dejemos que la vida, que ha de ser siempre una pasión, se convierta en una costumbre
 
   

Emerson

 
Emerson
 
   
 
Termina cada día antes de empezar el siguiente, interpone una sólida pared de sueño entre los dos y empieza el nuevo con un espíritu tan alto que no pueda ser obstaculizado por tus iletrados jefes
 
   

Thoreau para soldados

 
Thoreau para soldados
 
   
 
A propósito de hechos recientes en el lejano país africano de Narkombia, presento a ustedes el inicio del ensayo anarquista “Sobre el deber de la desobediencia civil” (1849) de Henry David Thoreau, traducido y publicado por vuestro autor hará unos 10 años (Edit. Grafoprint).
 
   

La lectura como condena y otros “temas temáticos”

 
La lectura como condena y otros “temas temáticos”
 
   
 
El juez, ¡oh sabio!, condenó al imprudente a leer durante un año un libro semanal sobre EL TEMA de la convivencia familiar
 
   

Ethel, Pink, Wright

 
Ethel, Pink, Wright
 
   
 
La casa de Ethel es la casa más bella de un artista en el mundo, y eso que he visto bastantes
 
   

Miguel

 
Miguel
 
   
 
Algunos amigos lo han dicho en otros periódicos, pero debo hacerlo de todas maneras.
 
   

La Naranja que me partió la vida en dos

 
La Naranja que me partió la vida en dos
 
   
 
Traicionado por sus exdrugos y en estado de coma, es trasladado a un ultracientífico manicomio británico donde finge entregarse a la voluntad del Señor
 
   

Yo, procastinador

 
Yo, procastinador
 
   
 
El reverendo me reverendizó entonces con una intensa mirada de conmiseración y piedad
 
   

Gato –ejercicio de redacción para Señoras de El Poblado

 
Gato –ejercicio de redacción para Señoras de El Poblado
 
   
 
Para que alguien aprenda a escribir, primero tiene que aprender a mirar.
 
   

¿Hay vida interior?

 
¿Hay vida interior?
 
   
 
Durante unas recientes vacaciones costaneras en Co-veñas, con el poeta y periodista Pascual Gaviria, su esposa y su sobrino el también poeta japonés Jesús Gaviria, nos reuníamos después de los calores del día, en el corredor de la cabaña, a las siete de la tarde, a componer, por orden, poemitas que hablaran de la jornada, de los mares y los soles, y de las nacientes estrellas fulgurantes.
 
   

Rompecabezas Durrell

 
Rompecabezas Durrell
 
   
 
Se fueron a vivir al campo a tratar de vivir a la manera de las protagonistas de esa obra, especialmente de la enigmática Justine, con muchos amantes, vino, opio.
 
   

Duermas mucho o duermas poco…

 
Duermas mucho o duermas poco...
 
   
 
Pues bien, después de analizar de manera exhaustiva los resultados, el Centro llegó a una conclusión definitiva y que produce risa y miedo a la vez.
 
   

La vida en medio y en bajo

 
La vida en medio y en bajo
 
   
 
Ya sea vivir la vida en ralentí, esto es, en “cámara lenta”, ya en velocidad de términos medios o por el Justo Sendero del cual sabían ya los chinos mil años antes que Aristóteles.
 
   

Desdichas y dichas del libro

 
Desdichas y dichas del libro
 
   
 
A los jóvenes les recomiendo que se vayan a recorrer el mundo antes de que todo se inunde o se incendie, y que los dioses
los lleven con bien
 
   

Tejada

 Tejada 
   
 Se deshacía en ríos de nostalgia hablando del retorno a lo natal después de largos extravíos viajeros 
   

¿Ciudad “contraria a los toros”?

 
 ¿Ciudad “contraria a los toros”? 
   
 “Somos partidarios de que se proteja a los animales del maltrato y creemos que en las corridas se trata cada vez más para que el toro sufra lo menos posible”
 
   

Parábola de un país color de luto

 
 Parábola de un país color de luto 
   
 “Vivimos en un país color de luto, vivimos en un país color de luto, vivimos en un país color de luto” era un estribillo, prestado de una obra de teatro alemana, que utilicé hasta el cansancio en mi última novela anti-posmoderna, “O sea” (2003). 
   

Marco Fidel el Oscuro

 
 Marco Fidel el Oscuro 
   
 El conservatismo negrísimo de Suárez le fue inyectado en su larga educación en el Seminario y su trato con sus curas protectores desde su tierna infancia, casi hasta los treinta años 
   

La extracción del veneno con el veneno

 
 La extracción del veneno con el veneno 
   
 Siempre me han gustado los crèpes de cordero.
Son para mí como una comunión
 
   

Merton y la lluvia

 
 Merton y la lluvia 
   
 En una gigantesca librería-bazar que acaban que inaugurar en El Poblado, en un rinconcito de descuentos, hallé una de sus obras más escasas 
   

A estirar la resiliencia

 
 A estirar la resiliencia 
   
 “...sufren toda clase de mutilaciones y vejaciones, y siguen tan campantes con sus muñones, ciegos, sin lengua… pero con los bolsillos llenos de oro” 

Subjetividad Insomne (2), y otro mensaje al Gobernador

 
 Subjetividad Insomne (2), y otro mensaje al Gobernador 
   
 En el último año este cronista ha sido víctima de los más tremendos y desbarajustadores acontecimientos, que han minado su cuerpo y su alma hasta convertirlo casi en una escultura de Giacometti, más por dentro que por fuera. Los sucesos pertenecen en su mayoría al campo de la subjetividad de que hablábamos hace poco, y muchos de ellos al misterioso territorio de los sueños y de la simbología jungiana, aunque también todo ello está en conexión terrenal con lo que llaman la vida cotidiana y el camino de los excesos, aquel que según el visionario inglés William Blake es el único que conduce al Palacio de la Sabiduría. 
   

Pacholo

 

Pacholo 
   
  Compró los derechos y presentó “Valeria y los vampiros” cerca de 800 veces, de donde vienen entonces todas esas Valerias que hoy infestan los noticieros, maldita sea 
   

El Triángulo de las Bermudas y la Subjetividad (1)

 

El Triángulo de las Bermudas y la Subjetividad (1)

 
   
 

Centenares, quizá miles de libros, artículos, películas para la tele y el cine han circulado sobre el nefastamente famoso Triángulo de las Bermudas, esa especie de agujero negro en el Atlántico, demarcado entre esas islas, la Florida y Puerto Rico, que literalmente se ha “chupado”, también, centenares de barcos, aviones y humanoides, según se relaciona en documentos desde 1840 pero que seguramente tuvo también mucho qué ver con inexplicables desapariciones de buques españoles cargados de tesoros en los tiempos de la Colonia. Dato curioso es que muchos de los barcos han aparecido tiempo después, con las estufas prendidas y los alimentos servidos en las mesas, todavía calentitos, pero sin ningún rastro de tripulación. Solo se sabe de un perro encontrado en una de esas naves, que contempló quién sabe que operación siniestra por parte de extraterrestres…

 

¿“No hacemos las vías para decorar”?

 

¿“No hacemos las vías para decorar”? 

 
   
 

Cartas al director

 
   
 

Señor Director: aunque ya la suerte está echada y la maquinaria del “progreso” empezó con la tala de centenares de árboles en la Vía Regional, desde la Aguacatala hacia La 10 –tala que irá finalmente desde Zúñiga hasta Estación Industriales-, todavía los ciudadanos libres que tenemos voz y espacio en los periódicos libres seguiremos hasta el fin clamando por la ilegalidad de la obra autorizada por el Área Metropolitana con el visto bueno del el Ministerio del Medio Ambiente y las instancias municipales involucradas.

 
   

Placeres de jubilado

 

Placeres de jubilado

 
   
 

 “El jubilado inteligente nunca deberá levantarse antes de las diez…”

 
   
 Ya por los tiempos de Confucio, el famoso sabio chino, unos 500 años A.C., se conocían en el Celeste Imperio los placeres de la jubilación, por lo menos para los funcionarios de la Corte entrados en años. La ancianidad para ellos empezaba a los 40, a los 50 se era un Anciano Venerable y a los 60 Muy Venerable. Naturalmente esto solo era válido para los señorones, no para Ellas, porque Ellas se mantenían en casa “organizando el Caos”, de lo cual Ellas, en todas partes, siempre han presumido, con toda la razón. 
   

Mencken

 

Mencken 

 
   
 

“Me gustaría asistir a una ola de suicidios entre los Rectores de Universidades…” 

 
   
 

Entre las pocas señales o lucecitas que todavía conducen mi “búsqueda en la selva oscura de la vida” (esa pendejada) se encuentra H. L. Mencken, el más importante de los columnistas venenosos que hayan producido los periódicos occidentales en sus, digamos, 400 añitos de historia. Borgesito adoraba a Mencken y muchas veces confesó su admiración por él. Difícil es encontrar sus libros o sus antologías, porque, como les ocurre a tantos ídolos de papel periódico, cuando sus lectores contemporáneos fallecen nadie más vuelve “a por ellos” como dicen los iletrados Hespañoles.