En octubre arrancaría el segundo intercambio vial de El Esmeraldal

Publicidad

Se levantará en el punto conocido como el Triángulo de las Bermudas, deberá estar listo en noviembre de 2022 y promete conectar -sin pares ni semáforos- los sectores de Cumbres, Abadía y Esmeraldal.

La Empresa de Desarrollo Urbano y Rural de Envigado (Desur) espera adjudicar esta semana los dos contratos que harán realidad una obra proyectada hace nueve años, prometida hace siete y de la que los vecinos del atestado norte de Envigado esperaban ver en marcha por lo menos desde agosto de 2019.

Le puede interesar: Los trabajos de Metroplús en Envigado seguirán hasta bien entrado 2022

Se trata de los contratos de interventoría y de construcción para el segundo intercambio vial sobre la loma de El Esmeraldal, esta vez con la carrera 28. El de interventoría tendrá un monto de $1.178 millones, en tanto que el de los trabajos en sí valdrá $17.279 millones. Sobre el primero, el gerente de Desur, Sergio Ríos, aseguró que será entregado al Consorcio Triángulo CT.

Publicidad


El de obra aún estaba en estudio al cierre de esta edición, pero el mismo funcionario afirmó que esta semana estaría lista también la evaluación de los tres oferentes. Se espera que luego de oficializarse los contratos, las primeras maquinarias y obreros en acción se vean en la tercera semana de octubre.


Tanto el primero como este segundo intercambio en ese sector de la Zona 4 de Envigado hacen parte del Megaplan Vial de la Ciudad Señorial, un conjunto de once grandes obras anunciado en 2014, y que sería financiado mediante el cobro de valorización, la cual se derramó en todo el municipio desde entonces.


El primer intercambio en El Esmeraldal fue en la misma loma con la transversal intermedia (a 500 metros del futuro segundo), obra que dejó mal sabor de boca entre habitantes y viandantes, lo cual explicaría algunas prevenciones ciudadanas de cara a los nuevos trabajos y que desde la administración municipal se consideran infundadas.

Hablan los veedores y el alcalde

Juan Pablo Piedrahita es un arquitecto y constructor que vive en El Esmeraldal desde 2007. Debió pagar más de $9.5 millones por valorización, y estuvo en 2017 muy pendiente de la ejecución del primer intercambio, iniciada en marzo de ese año con la promesa de que estaría lista en justo doce meses.

Le puede interesar: Reclusos bien queridos

No solamente se incumplieron los cronogramas, también los presupuestos. De $5.700 millones iniciales se concluyó luego de $16.500 millones y 29 meses de trabajos, en agosto de 2019. “Los funcionarios de la anterior alcaldía, que están en esta también, nos habían prometido que apenas terminaran el primer intercambio arrancarían con el segundo”.

La promesa no fue honrada, acabó el accidentado periodo del exalcalde Raúl Cardona y empezó con el 2020 la administración del actual mandatario, Braulio Espinosa, que a poco de empezar debió lidiar con una declaratoria de pandemia. Para evitar que la historia se repitiera, Piedrahita se unió a otros seis vecinos para constituir la veeduría ciudadana al segundo intercambio e inscribirla ante la Personería de Envigado.

“Somos siete ciudadanos independientes de cualquier pretensión política. Queremos que la obra se haga bien. Tenemos profesionales con experiencia en áreas de planeación urbana y derecho, entre otras”, añadió el arquitecto y constructor, quien recuerda que, en octubre de 2020, la veeduría y un centenar de sus vecinos fueron citados por funcionarios envigadeños para anunciarles que, en unas semanas, en noviembre, empezarían a levantar el nuevo intercambio.

Dijeron que los diseños y recursos estaban listos, aunque reconocieron que faltaban predios por adquirir, lo que extrañó a los presentes. Los trabajos se fueron aplazando y luego de varias reuniones y derechos de petición, a mediados de este año 2021 afloró el nuevo cronograma que nos tiene dando esta noticia.

¿Qué dice al respecto el alcalde de Envigado, Braulio Espinosa?

Según explicó a Vivir en El Poblado, se debieron realizar “ajustes menores a los primeros diseños, sin que esto signifique rediseños”. Igualmente dijo que se aprovechó este tiempo para ejecutar el plan de aprovechamiento forestal y recalcular el valor total de la obra, “teniendo en cuenta la subida en el costo de materiales, en especial del acero”.

Agregó el alcalde que se acogieron observaciones de la veeduría, como adicionar andenes al costado sur del intercambio, un parque lineal y bahías de paraderos. Señaló que la obra próxima a empezar está sólidamente estructurada y cuenta con cierre financiero, para lo cual el municipio debió adquirir un empréstito por $12 mil millones, “ya que de los recursos de valorización sólo contamos con $8.354 millones”.

Publicidad
Publicidad