Publicidad

Reinventarse

Bien, ahora sí llegó el momento de reinventarse. Estos meses de introspección (no me gusta la palabra encierro) nos deberían haber servido para realizar una evaluación de nuestra vida y soltar, abandonar y dejar atrás esas actitudes, experiencias y situaciones que nos mantenían atados a estructuras obsoletas y, tal vez, tóxicas.

La tarea no solo consiste en despegarse. Es más bien de ir soltando tantas estructuras construidas para sentir acomodo, tranquilidad, seguridad, que paulatinamente y con nuestro consentimiento se fueron convirtiendo en pequeñas prisiones de lo cotidiano y como seres bien amaestrados, terminamos obedeciendo unos principios y disposiciones personales asfixiantes. Qué buen adiestramiento nos impusimos.

La pandemia dice que el problema es fundamentalmente pulmonar: nos falta aire, nos hace falta respirar profundo, nos hace falta recibir el soplo del Espíritu. Soplo que nos llena de goce, nos hace libres y permite que nuestras manos, como prolongación de los pulmones, creen mundos más amables, guiados por la intuición, esa que la razón del deber ser cotidiano, acalla.

También le puede interesar:

Hay que apreciar el regalo de la vida y ya sabemos que estar presos y sometidos a reglas creadas por nuestros temores y miedos, órdenes a las que nos obligan nuestras propias organizaciones mentales, es asfixiante, enferma, mata.

Reinventarse y salir de lo obsoleto, también toca las relaciones y ante todo la forma como nos relacionamos con los demás. Ahí si que debemos hacer la gran selección, selección de Amor, selección en el Amor. Y toca nuestros sentimientos y emociones. Y definirlo sin rencores, amorosamente, tajantemente.

Acojamos el soplo del Espíritu, el hacer, el respeto por la naturaleza y el Amor son los ingredientes que nos abren las mejores perspectivas. Este fin de año hay que hacerlo y escuchar a Serrat, dejarlo que nos cante al oído: Y bueno pues, un día más, ¡que se va colando de contrabando!

Todo está listo, el agua, el sol y el barro, pero si falta usted, no habrá milagro.

Publicidad

Publicidad