¿Qué pasa con los arriendos en El Poblado?

Publicidad

Por estos días, muchos de los interesados en encontrar un lugar para alquilar mencionan la escasez de opciones y aumento en los precios. ¿A qué se debe esto?

Buscar apartamentos para alquiler es una tarea rara, en este tiempo. Para quienes necesitan un lugar en El Poblado implica escuchar la ausencia de opciones, precios que probablemente superan el presupuesto o gente que pide esperar; sin límite de tiempo, sin certeza. En la calle se escuchan muchas razones: algunos mencionan la falta de voluntad de la gente para cambiar de lugar, en tiempos de cambio de gobierno.

Le puede interesar: Vivienda, siempre la inversión más confiable

Otros mencionan el aumento de turistas y la disminución en el número de construcciones nuevas, en El Poblado. ¿Qué hay de cierto en todo esto? Sobre el tema no se pronuncian las autoridades. Ni tampoco hay medidas actuales para regular el mercado. Así lo dicen propietarios, agencias de arrendamientos y un número menor de inquilinos que conoce el tema.

María Alejandra Pérez, directora jurídica de la Lonja de Propiedad Raíz de Medellín, cuenta que hay mucho desconocimiento de la ley e informalidad, en el tema de arrendamientos.
María Alejandra Pérez, directora jurídica de la Lonja de Propiedad Raíz de Medellín, cuenta que hay mucho desconocimiento de la ley e informalidad, en el tema de arrendamientos.
Publicidad

De acuerdo con María Alejandra Pérez, de la Lonja de Propiedad Raíz, con la pandemia se detuvo la construcción de inmuebles nuevos, y se da el hecho de que muchas personas suelen alquilar, como forma de inversión.

5 mil viviendas anuales se compraban en Medellín, antes de la pandemia. Viviendas que luego eran destinadas para alquiler y como inversión.

A esto se suma el aprendizaje digital de los últimos años, y que muchas personas han usado para alquilar sus apartamentos para turistas, a través de plataformas como Airbnb. Sobre este último tema dice que, aunque muchas personas prefieren ganar en dólares y alquilar a turistas, el asunto no es tan simple. “El alquiler de inmuebles para turistas requiere estar inscrito en el Registro Nacional de Turismo y contar con unas condiciones específicas. Asimismo, los edificios están regulados por el Régimen de Propiedad Horizontal. No es recomendable alquilar un apartamento para turismo, porque hay riesgos legales y de seguridad”.

Lea: ¿Cómo están las proyecciones en ventas de vivienda en Antioquia en este 2022?

Sobre el papel de la Lonja de Propiedad Raíz cuenta que asesora constantemente a sus afiliados para que puedan prestar el mejor servicio y, sobre todo, actuar de forma legal, correcta y responsable. También ofrecen asesoría a las personas que se acerquen a ellos.

500 agencias de arrendamientos, aproximadamente, pertenecen a la Lonja de Propiedad Raíz.

Legalidad y recuperación

Bibiana Sánchez, coordinadora administrativa de la sede sur de Habitamos Propiedad Raíz, cuenta que la escasez de inmuebles disponibles para alquiler es alta, especialmente desde el mes de octubre pasado. También confirma la escasez de inmuebles y el aumento de los precios. Cuenta que la situación se agrava, a veces, por la actitud de “inmobiliarias de garaje” que actúan por fuera de la ley, y ofrecen todo tipo de beneficios a los dueños de apartamentos o porteros, con el propósito de quedarse con una propiedad. Cuenta que esto afecta el mercado por la desconfianza que genera entre la gente y en el gremio, y por las consecuencias. A pesar de todo esto, es optimista: “El mercado va a comenzar a regularse muy pronto; la gente hará cambios para bien”.

Conocer la ley y los derechos

La Ley 820 del 2003 regula el tema de los arrendamientos, en Colombia. De acuerdo con ella, hay tres razones principales para que se cancele un contrato de arrendamiento: venta del inmueble, reparaciones que exigen la desocupación, o el deseo del propietario de vivir en su propiedad. Para terminar el contrato, es necesario enviar una carta con tres meses de anticipación (como mínimo) y una póliza de cumplimiento que la respalda En caso de omitirse ese proceso, el inquilino puede acudir a la Secretaría de Gobierno y/o a la Subsecretaría de Convivencia local para reclamar sus derechos.

Publicidad
Publicidad