Panaderos alertan por el costo de los insumos

Publicidad

Pequeños comerciantes del sector de las panaderías de Medellín han alertado por el alto costo de los insumos para elaborar pasteles, panes y todos los necesarios para la repostería en general. 

Le puede interesar: Las Tres, un hito muy dulce

Según los comerciantes de este sector, la materia prima tiene cada vez los precios más elevados en la región.

Publicidad

Nicolasa Marín Reyes, propietaria de una panadería ubicada en el barrio Manila, declaró a Vivir en El Poblado que insumos como la harina de trigo, que siempre se ha importado en la ciudad, han subido significativamente de precios en los últimos meses, y esto ha ocasionado pérdidas para los comerciantes e incluso el incremento en los productos para el consumidor .

Si bien esto no ha afectado las ventas, pues son casi iguales a las que se tenían, en lo que sí ha incidido es en las ganancias. Antes, los panaderos estaban ganando en promedio un 30 % con sus productos y ahora el beneficio está alrededor del 10 %.  

Y no solo esto le preocupa a ella, la rentabilidad de su negocio es algo que le inquieta ante la situación.

Cabe destacar, el incremento en el precio de los insumos se está presentando desde que comenzaron las protestas en el país.

Entre los insumos que se han incrementado están: el queso costeño, que pasó de costar $8.000 en mayo de este 2021 a $14.000 en promedio el kilo en el momento. 

Al igual, el bulto de azúcar costaba unos $125.000 y ahora está a $160.000; en cambio, el bulto de harina que valía $98.000 hoy está en 120.000 y el aceite, que estaba en $118.000 ya cuesta $135.000. Estos precios según informe entregado por Agrupan, Asociación de restaurantes  y panaderías de Antioquia.

Le puede interesar: “La cocina peruana es multiculturalidad”

También, han tenido incrementos considerables productos como la levadura, el arequipe, la mantequilla y la guayaba.

Lo anterior, ha obligado, según doña Nicolasa, a que los panaderos le estén reduciendo el tamaño y/o peso a sus productos para no perder clientes.

“A mí, por ejemplo, me ha tocado hacer el pan más pequeño de lo normal y, lo que más tristeza me da, hasta hacerlo con menos queso”, contó. 

Publicidad
Publicidad