Publicidad

José Gabriel Baena

Francisco y su pesebre

josegabrielBaena
Francisco y su pesebre
/ José Gabriel Baena
Diáfana piratería de las cosas del Altísimo

Girocópteros y represión

josegabrielBaena
Girocópteros y represión
/ José Gabriel Baena
Espero marzo con ansiedad de ciudadano de bien

Sobre los prejuicios

josegabrielBaena
Sobre los prejuicios
/ José Gabriel Baena
Frases proverbiales como “los antioqueños son el pueblo más verraco y trabajador de Colombia” son de una completa pendejada

El Poblado en Púrpura Profundo

josegabrielBaena
El Poblado en Púrpura Profundo
/ José Gabriel Baena
El número 1.000 lo leeremos cantando en el paraíso de Mahoma, seguro

Noticia de un Esperador

josegabrielBaena
Noticia de un Esperador
/ José Gabriel Baena
“Si supieras de las filas más infinitas aún de los idiotas que creen que van para el cielo...”

¿40 mil millones para un velo-what?

josegabrielBaena
¿40 mil millones para un velo-what?
/ José Gabriel Baena
No comprendo la obsesión que viene desde hace cinco alcaldías, de convertir a Medellín a toda costa en una ciudad bicicletera

CSI, ¿a tus órdenes?

josegabrielBaena
CSI, ¿a tus órdenes?
/ José Gabriel Baena
Invito con entusiasmo al productor Jerry Bruckheimer para que se dé una pasadita por La Alpujarra

Preguntas impreguntables en la Fiesta

josegabrielBaena
Preguntas impreguntables en la Fiesta
/ José Gabriel Baena
“¿Cuánto te está pagando la Alcaldía por esta jarta conferencia y con quién hay qué hablar para que te enganchen?”

Aguirre, ¿“veneno írrito?”

josegabrielBaena
Aguirre, ¿“veneno írrito?”
/ José Gabriel Baena
Siempre era una delicia encontrarme cada semana con ese estilo suyo, demoledor, incisivo, pleno de “furia moral”

Réquiem por Batman

josegabrielBaena
Réquiem por Batman
/ José Gabriel Baena
Guardaré bajo siete llaves mi librito de “Todas las carátulas de Batman”, y volveré a la “Consolación de la Filosofía”

Donde los pianos van a morir

josegabrielBaena
Donde los pianos van a morir
/ José Gabriel Baena
Es misterioso pensar que esos pianos incendiados alguna vez sonaron como Beethoven o Liszt

No llores por Kirsten

josegabrielBaena
No llores por Kirsten
/ José Gabriel Baena
Cuando una mujer hace estas cosas lo tiene todo muy claro, provoque las tragedias que provoque

Física para niños

josegabrielBaena
Física para niños
/ José Gabriel Baena
El Bosón de Higgs es sólo una puertecilla que se abre hacia inimaginables dimensiones divinas

El Alumbrado Navideño es inconstitucional

josegabrielBaena
El Alumbrado Navideño es inconstitucional

/ José Gabriel Baena
“Hoy por fin, Niño, te sigo ...”


Mojador tiempo del sueño

josegabrielBaena
Mojador tiempo del sueño
/ José Gabriel Baena
Cuídate pues, hombre, de los cielos azules, los más tenebrosos espejos cuando se quiebran y arruinan la imagen 3D de tu penúltimo celu

La canción del almuerzo

josegabrielBaena
La canción del almuerzo
/ José Gabriel Baena
Pero ahora éste no es más que un hombre que envejece, resentido de sentirse desplazado por la próxima generación, y no es difícil sentir simpatía por él

La española balsa de piedra se hundió

josegabrielBaena
La española balsa de piedra se hundió
/ José Gabriel Baena
Se está cumpliendo de cruel manera la gran profecía de la novela del portugués José Saramago, “La Balsa de Piedra”

La RAE recula

josegabrielBaena
La RAE recula
/ José Gabriel Baena
La “visibilización de la mujer” terminó, ay, en la imbecibilización del idioma. Que Dios y Diosa nos tengan de sus manos

Tu esposa es amante de Sándor

josegabrielBaena
¿Tu esposa es amante de Sándor?
/ José Gabriel Baena
Señores de El Poblado con esposas amantes de Sándor: no dejen nunca el maletín al alcance de sus mujeres, ni mucho menos de sus amantisas ocasionales

El Gran Macedonio

josegabrielBaena
El Gran Macedonio
/ José Gabriel Baena
Macedonio no sólo había sido el escritor argentino más corrido de teja de entre los siglos19-20, sino que era sin duda el rector absoluto de la literatura hiper-realista suramericana

Todos somos iguanas verdes

Opinión / José Gabriel BaenajosegabrielBaena
Todos somos iguanas verdes

De seguir así, las próximas temporadas de caza-USA no serán de iguanas sino de mestizos

Periodismo y novela de los desposeídos

josegabrielBaenaOpinión / José Gabriel Baena
Periodismo y novela de los desposeídos
La energía escritural e incansable de Dickens va pareja entre el periodismo y la ficción

Música de las esferas

josegabrielBaena
Opinión / José Gabriel Baena
Música de las esferas
La vida fuera de equilibrio aplasta todo atisbo de percepción, es la palabra “Koyaanisqatsi” de los antiguos pueblos Hopi la que se impone al ser lento

Ciudad, mundo, mapas mentales

Opinión / Humo veloz. José Gabriel Baena
Ciudad, mundo, mapas mentales
¿Estará por allá tan lejos la tierra prometida? ¡Claro! Si no fuera por el embeleco de las soberanías nacionales cualquier país latino con Mar Pacífico debería solicitar su anexión a China

Lenguaje, casita del ser

josegabrielBaenaLenguaje, casita del ser
Un niño honesto y honrado no proferirá expresiones indecorosas en la vía pública. Sólo lo hacen los locos, ebrios y gentes de pésima educación

Alcaldía, meditación, banderas blancas

josegabrielbaenagrisAlcaldía, meditación, banderas blancas
A estas gentes hay que creerles lo que dicen, porque son de muy buenas familias

La gran mentira: Estrés y felicidad

La gran mentira: Estrés y felicidad
Contra lo que digo aquí, hace poco cometí el error de hacer esto y una noticia por decir lo menos “bizarra” –como dicen los gringos- marcó mi jornada hasta que tuve que escribir este artículo para liberarme de ella

Verano, hojas y briznas de hierba

Verano, hojas y briznas de hierba
Siempre he declarado mi admiración por estos hombres que soplan las hojas con paciencia de Sísifos

Suspiro y Réquiem por la Ciudad Lenta

Suspiro y Réquiem por la Ciudad Lenta
En el último fin de semana festivo impresionaba ver las imágenes de los “tacos” generados desde el túnel “Gómez Martínez” que nos une a Santa Fé de Antioquia

Cigarrillo y anarquía filosofal

Cigarrillo y anarquía filosofal
Pero el Estado, hipócrita, seguirá cobrando a las tabacaleras sus impuestos multimillonarios

La imagen humana, desapariciones y renacimientos

La imagen humana, desapariciones y renacimientos
Todo rastro de la cultura actual se ha desvanecido y sólo permanecen visibles algunos vestigios de los grandes hitos arquitectónicos milenarios y unos cuantos de nuestra época, pero sólo de los construidos en piedra inmortal

¡Salve, Mayo Florido!

 
¡Salve, Mayo Florido!
 
 
“Vean ustedes, niños, si no fuera por Baena con las flores que nos manda la mamá, como se vería de feo este salón”
 


Adiós al “viejo Charlie”

 
Adiós al “viejo Charlie”
 
 
Mientras tanto Mr. Sheen ha preparado un show en vivo sobre su vida que arrancó en el Radio City Music Hall de Manhattan: “Mi violento torpedo de la verdad”
 



Comprender a Marín

 
Comprender a Marín
 
 
Próximamente la Universidad EAFIT publicará en su amplia colección de libros de arte un completo volumen sobre Álvaro Marín, el único abstracto dentro del famoso y ya diezmado “grupo de los Once Antioqueños” de los años setentas. Vamos a oír a Marín en sus palabras de hace 35 años, sin comillas, y veremos que en su arte se ha mantenido inflexible:
 

Bendito el sueño sea

 
Bendito el sueño sea
 
 
Después de las largas noches en vela, hacia las cinco de la mañana el enorme árbol que llega hasta el cuarto piso de mi edificio y más arriba, empieza a llenarse de madrugadores pájaros cantores
 

Occidente occiso

 
Occidente occiso
 
 
Las apabullantes profecías de Nostradamus no van más allá de la muerte del último Papa y la destrucción del mundo cristiano, pero la fuente más perfecta de detalles sigue siendo la Revelación de San Juan
 

November, remember

 
November, remember
 
 
Según Jüng todo esto pertenece a los arquetipos o figuras inmutables del inconsciente colectivo que ya escasamente se presentan en los sueños desde la Edad de la Razón
 

Gitanos

 
Gitanos
 
 
Lo que uno se pregunta es a dónde carajos van a ir a parar los casi 14 millones de gitanos que pululan en Europa
 

Medellín en sus plumíferos

 
Medellín en sus plumíferos
 
 
Una selección azarosa de sentidos versos clásicos y libres sobre nuestro Medellín amado
 



¿Bicentenario?

 
¿Bicentenario?
 
 
Cuando los gringos “se tomaron” a Panamá, ordenaron destruir todos los archivos de más de 30 años de las 3 principales compañías involucradas, para que no aparecieran “culpables” ni reclamantes
 




Saramago y los seguros

 
Saramago y los seguros
 
 
Saramago no sólo sobrevivió a su trabajo en los seguros sino también al periodismo, lo cual demuestra la existencia de Dios
 



País “civeta”

 
País “civeta”
 
 
El panorama de abrumadores edificios construídos en la montaña de El Poblado, visto desde la autopista, es angustioso y a la vez tópicamente futurista
 



Palabras amarillas en un grado

 
Palabras amarillas en un grado
 
 
Los pobres de naturaleza nunca comprenderemos a los ricos, ni sabremos por qué viven tan preocupados y rodeados de tantos espadachines
 

 

 

Una canción de la vida

 
Una canción de la vida
 
 
Esta es la vida, doce pies de campo, junto al algo, casa a la sombra de un buen pino fragante. Un simple lecho, un banco, libros en los estantes, desgreñados, y un jardín medio podado aquí y allá
 

 

 

Girardot y Obando

 
Girardot y Obando
 
 
No soy partidario de ponerles nombres humanos a los edificios, pero ésta parece ser “la tarea más pensadora y fatigosa” de los políticos de baja estofa
 

 

 

Haití en la memoria: En un abrir y cerrar de ojos

 
Haití en la memoria: En un abrir y cerrar de ojos
 
 
No conozco a ningún escritor de Medellín que haya leído a Alexis y quizá de su libro sólo llegó un ejemplar a la ciudad
 

 

 

La Torre de la Venganza

 
La Torre de la Venganza
 
 
“ En cuanto a mí, este misterio me ha sido revelado no porque yo tenga una sabiduría superior a la de todos los vivientes, sino para que se ponga de manifiesto al rey la interpretación, y así conozcas los pensamientos de tu corazón”
 

 

 

La tierra sin humanos

 
La tierra sin humanos
 
 
El guión es tan bien llevado que el espectador no siente un ápice de tristeza por la especie sino al contrario un creciente interés por lo que pasará cuando no estemos aquí como cucarachas devorando este pastel que ya no dá para más
 

 

 

¡No fueron los franceses!

 
¡No fueron los franceses!
 
 
Los colonizadores ilustrados recogieron el antiquísimo poema que recitaban los esclavos en sus plantaciones y lo convirtieron parcialmente en ese documento, que luego tradujo Nariño en la Nueva Granada, hacia 1793
 

 

 

Anhedonia y Asperger

  Anhedonia y Asperger  
 
Yo fui uno de los primeros niños con Asperger que hubo en el planeta, y todavía mi ginecóloga no sabe qué hacer conmigo