Natalia Calao y la caligrafía como camino

Publicidad

Mientras se prepara para comenzar talleres de caligrafía para estudiantes en Medellín, El Carmen de Viboral y Bogotá, conversamos con Natalia Calao sobre un oficio escaso y valorado: el de calígrafa.

Desde hace varios meses la gente le preguntaba cuándo iba a dar algún taller o clase de caligrafía. A medida que las letras digitales y computadores se han vuelto protagonistas, también ha aumentado entre muchos el deseo de escribir a mano, de entender los trazos, curvas y formas que pueden salir de una mano para dar belleza a una carta, a una pared o a cualquier superficie que pueda servir de base para lo escrito. 

Le puede interesar: César López estrena “Libre” para honrar la libertad y soltar el dolor

Natalia Calao, calígrafa, cuenta que las letras siempre han estado en su vida; no recuerda un momento exacto, solo sabe que tenía facilidad para copiar esas letras que le han parecido bonitas desde que tiene memoria. Desde pequeña se dedicó a dibujar letras y a eso se sumó el hecho de tener una mamá lectora que la llevó a conocer relatos literarios como los de Gabriel García Márquez, y a tener una biblioteca, en su casa. “Las letras estaban ahí, en mi vida, y esa cercanía con los libros también contribuyó a mi amor por las letras, en su fondo, y en su forma”, dice.

Natalia Calao y la caligrafía como camino

Estudio y meditación

Publicidad

Ya, en las Universidad, y como parte de sus estudios de Arte Visual y Tecnología en Artesanías entendió que podía dar una forma mejor a las letras. Poco a poco comenzó a conocer las herramientas y a querer los papeles sobre los que iba a reposar su escritura. 

Las papelerías también se convirtieron en algunos de sus lugares favoritos. En el camino, conoció a personas conocedoras del oficio, estudió con ellas, y aprendió con calígrafos expertos de Argentina y Perú. “Ha sido siempre la búsqueda de un camino, que al ser principalmente autodidacta, necesita mucha disciplina y rigor. Cuando decidí que no iba a ser un hobby sino una forma de vida se volvió muy riguroso”, explica. 

Sobre los usos de la caligrafía, cuenta que esta es una forma de “meditación activa”; un ejercicio de repetición y respiración. Uno se da cuenta que esta última está ligada al movimiento de subir y bajar la pluma cuando uno está haciendo planas y eso permite entrar a unos estados que son relajantes, placenteros e interesantes porque llevan a reflexiones muy profundas. Yo creo que a la gente le sirven para hacerse conscientes de un ejercicio natural que realizamos de forma cotidiana como la escritura. También para respirar y parar. Yo creo que ese es el aporte que hace caligrafía. Y para quienes nos dedicamos a esto nos ayuda a entender, transmitir mensajes; es una forma de comunicarnos y nos ayuda a construir mundo. 

Talleres en tres ciudades

Estos talleres que se prepara para realizar en Bogotá, Medellín, y El Carmen de Viboral se centrarán en caligrafía itálica con acuarela de colores, con pincel redonda. “Esa herramienta y ese medio que es la acuarela dan una libertad en la ejecución de las letras que es linda, y acerca la caligrafía a quienes nunca han tenido una aproximación en este oficio. ambién puede nutrir a quienes ya llevan tiempo en su ejercicio. Es un taller para que cada uno se regale un espacio para estar con ellos y con otros interesados que encuentran en la forma de las letras, y en la acuarela, una posibilidad para invertir su tiempo. Vamos a encontrar formas propias de escribir. El taller de Medellín va a ser más largo y además, ahí, voy a llevar a los asistentes a que elaboremos un libro de artistas. Al final, la gente tendrá un libro con todos los ejercicios. Va a ser intenso y delicioso”. 

  • Taller, en Medellín: se realizará entre el 18 y el 21 de enero, entre el 18 y el 21 de enero, entre 3 y 6 de la tarde, en la carrera 41 número 47 – 42. 
  • Taller en El Carmen de Viboral: se realizará el sábado 5 de febrero, entre las 3 y las 7 de la noche, en Urbanización San Fernando. 
  • Taller en Bogotá: será el viernes 28 de enero, entre las 3 y las 7 de la noche. También habrá una sesión el sábado 29 de enero, entre las 9 de la mañana, y la 1 de la tarde, en el Edificio Academia 59. 
    Más información: [email protected]
Publicidad
Publicidad