“El ideal habría sido no vivir realmente el colapso, para empezar a tomar las decisiones”

Publicidad

Frente a la coyuntura actual: muchos pacientes y pocas camas de cuidados especiales o Unidades de Cuidados Intensivos disponibles, todo el personal de la salud se empieza a enfrentar a un gran dilema por el foco asistencial.

Se trata del principio médico que da cuenta de la poca existencia de recursos, y no solo de camas para la atención, sino de profesionales y de equipos para atender de manera adecuada las necesidades.

Le puede interesar: Hospitales y clínicas del Valle de Aburrá declaran emergencia hospitalaria grado III

Publicidad

En este sentido, desde el Consejo Nacional de Bioética, se ha venido haciendo un llamado para que se fortalezcan los Comités Hospitalarios de Bioética en los territorios, según afirmó a Vivir en El Poblado, Santiago Henao Villegas, miembro de este Consejo y docente investigador de la Universidad CES.

¿Qué es un Consejo Nacional de Bioética?

Son organismos de la salud que existen, a partir de 1970 y desde una conformación mundial que se dió en Estados Unidos, los cuales no se encargan del personal que toma la decisión sobre quién muere o quién vive, ese es un error conceptual que algunas personas han planteado, lo que sí hacen es guiar a los profesionales de la salud en el proceso de toma de estas decisiones.

En palabras de Henao Villegas, “nadie tiene la capacidad de decidir si alguien debe morir o permanecer vivo”.

En este momento, la coyuntura tiene varios agravantes. En la historia reciente de la humanidad, hemos tenido cinco pandemias importantes,  pero ninguna se parece a la que estamos viviendo desde hace ya más de una año por la COVID19, o más bien, ninguna ha tenido un comportamiento similar a la actual.

Además, en este tiempo de la era digital, la humanidad ha estado expuesta a excesiva cantidad de información que carece del rigor científico, falsa información o fake news. 

Lo anterior, ha sido también llamado fenómeno de la intoxicación de información o infodemia, y “es un punto que tenemos que ayudar a erradicar entre todos, para no difundir información que carezca de la validez científica”, expresó el experto.

Por otro lado, está el tema de la formación profesional, que también ayuda mucho en la toma de decisiones de este tipo, y acá, lastimosamente, entre los puntos coyunturales está la existencia de pocos profesionales especializados disponibles para atender a la magnitud del número de pacientes que está llegando cada día al sistema.

En ese sentido, dijo el consejero en bioética, lo que hay que tratar es formar a los profesionales, porque, según contó, este personal ahora está expuesto al síndrome del lastre profesional, o síndrome de Burnout, en el cual ellos empiezan a sentirse muy agobiados, agotados, tanto física como mentalmente, y es por todo el cansancio derivado de esta tensión.

“Eso puede llevarlos, inclusive, a que tomen decisiones inadecuadas o equivocadas, y hasta que se brinquen ciertos principios de los protocolos del sistema”, detalló el médico y profesor.

Le puede interesar: 171 nuevas camas UCI logró habilitar el gobierno de Medellín

Afortunadamente, el sistema hospitalario de Medellín tiene los Comités de Bioética activos, con formación y que se reúnen de manera regular, dijo también el médico investigador.

Entonces, ¿cuál es el problema? Que hay unas clínicas y hospitales, y no solamente en Medellín, sino en el país en general, en los que “el Comité de Ética Hospitalaria funciona solamente en el papel y no se reúnen con la periodicidad necesaria, pero realmente no es operativo”, denunció Santiago Henao Villegas.

“Ahí es donde estamos viendo el punto apremiante en el  momento, que no hay Comités de Ética en algunos hospitales que estén funcionando de manera adecuada, o que no tengan la formación o la cualificación necesaria para entrar a acompañar a los profesionales y al equipo asistencial en la toma de decisiones”, dijo a Vivir en El Poblado el miembro del Consejo Nacional de Bioética.

¿Existe el dilema de Bioética en Medellín y Antioquia? 

Lo cierto es que tenemos pocos recursos disponibles y muchas necesidades, lo cual está llevando a que se empiecen a vivir los dilemas relacionados con el principio de justicia, “en términos de asignación de recursos en condición de información y simetría”, precisó el profesor Santiago.

Entonces, surge la duda, ¿cómo se preparó la ciudad y el departamento para afrontar dicho dilema?  Cabe destacar, “hay temas relacionados con recursos y desde la Alcaldía y el mismo departamento se ha venido tratando de fortalecer el sistema de salud”, quiso dejar en claro el consejero en Bioética.

No obstante, lastimosamente, la pandemia viene avanzando mucho más rápido a esa disponibilidad de recursos y, por eso, inclusive a partir de marzo de 2020 (cuando llegó el virus en el territorio, y se vivió la cuarentena más estricta) desde el Consejo Nacional de Bioética se había aconsejado a los hospitales del país para que empezaran a hacer ejercicios de simulación de momento coyunturales para la toma de decisiones.

Por ejemplo, en Medellín ya se instauró un Comité de Bioética, al igual que existe otro para el ámbito departamental, el cual lidera la doctora Stella Navarro, y que viene reuniéndose de manera periódica, con el fin de apoyar al sistema en todo el proceso de toma de decisiones justas y acordes a las realidades.

Lo que quería el Comité, según explicó el Dr. Santiago, era que los centros médicos no esperaran a tener lo que ahora se está afrontando, vivir realmente el colapso, para empezar a tomar las decisiones.

Publicidad
Publicidad