11 hospitales y clínicas del Valle de Aburrá declaran emergencia hospitalaria grado III

Publicidad

El colapso total de los servicios de emergencia hospitalaria vive la ciudad de Medellín, así como otros municipios del Valle de Aburrá.

Frente al tercer pico de la pandemia, la cantidad de personas que requieren atención médica ha aumentado considerablemente, al punto de llegar a la ocupación UCI del 100%, situación que obligó a hospitales y clínicas de Medellín y el Valle de Aburrá a declarar el estado de emergencia hospitalaria grado III.

Le puede interesar: Radiografía del COVID-19 en Antioquia: cuidados intensivos

Publicidad

Se trata del Hospital Pablo Tobón Uribe, la IPS Universitaria de la Universidad de Antioquia, las clínicas Cardio Vid, Las Américas, Las Vegas y CES; el Hospital San Vicente Fundación y los hospitales de Envigado, Itagüí, Sabaneta y La Estrella.

Los mencionados centros médicos no solo superaron el 100% de ocupación de camas UCI, sino que además aseguran que no tienen dónde ubicar al volumen de personas que llegan a los servicios de urgencias. Ello indica, también, que llegaron al límite de su capacidad instalada y de personal, y en algunas clínicas y hospitales han reportado pacientes críticos esperando una cama.

William Vivas, personero de Medellín, reportó que la ciudad tiene una ocupación de Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del 98.25%, y que, por ejemplo, habían 111 pacientes críticos a la espera de una cama, a la 1:00 p.m. del martes 6 de abril.

Crítico panorama hospitalario en Medellín

Andrés Aguirre, director General del Hospital Pablo Tobón Uribe, explicó que declarar el estado de emergencia hospitalaria grado III permite informar a las autoridades competentes del colapso en los centros médicos y solicitar así el apoyo requerido.

Específicamente, en el Hospital Pablo Tobón Uribe para atender este colapso han tenido que expandir las camas de cuidado crítico adulto a su máximo capacidad, activar las áreas de expansión de urgencias y hospitalización, cerrar siete quirófanos y trasladar personal asistencial de los servicios de consulta externa, cirugía y ayudas diagnósticas, para la atención de pacientes de urgencias, según narró el director.

Igual situación ha enfrentado la Clínica Las Américas, en donde Santiago Navarrete Rivera, su gerente, reportó que presenta “altos niveles de ocupación en todos los servicios, incluyendo las unidades de cuidados intensivos, especiales, hospitalización y urgencias. Situación por la que solo se están atendiendo urgencias vitales”.

En este caso, la directriz es atender urgencias no vitales (Triage III, IV y V) por consulta externa.

Le puede interesar: Así regirá el pico y cédula en Medellín y Antioquia

A su vez, en la Clínica Universitaria Bolivariana con esta emergencia hospitalaria se reportó una ocupación en UCI y hospitalización del 100% y del 120% en el servicio de urgencias.

“La institución cuenta con un plan de expansión seguro y responsable y con un equipo humano íntegro que ha dado y seguirá dando lo mejor de sí para hacer frente a la situación”, se consignó en un comunicado emitido por la Clínica Bolivariana. 

El reporte en la IPS Universitaria es que hay 174 UCI y ninguna tiene disponibilidad en el momento. Además, en los servicios de urgencias hay 8 pacientes esperando por una cama para hospitalización.

Y en la Clínica Las Vegas se ordenó suspender los “procedimientos de cirugía ambulatoria y electiva programada no urgente o diferible con o sin internación”, según un comunicado que compartió el centro hospitalario. 

El panorama hospitalario en otros municipios

Asimismo, según se conoció, que en algunos hospitales y clínicas del Valle de Aburrá adecuaron camillas en pasillos mientras que otras expandieron los servicios cerrando quirófanos. En todas las instituciones han tenido que hacer remisiones a otros servicios.

No obstante, los municipios del Valle de Aburrá: Envigado, Itagüí, Sabaneta y La Estrella también reportaron que sus principales centros médicos presentan una alta ocupación. 

“La situación actualmente es caótica, hay un estado de crisis con una saturación muy importante. Estamos por encima de nuestras capacidades de atención con unas ocupaciones que oscilan entre el 100% y el 110%. No es una situación exclusiva de este municipio, sino de todo el Valle de Aburrá y el departamento”, dijo Juan Felipe Morales, médico especialista en Medicina de Urgencias, del Hospital Venancio Díaz Díaz, de Sabaneta.

En el Hospital Manuel Uribe Ángel, en el municipio de Envigado, se declaró en emergencia hospitalaria, porque su ocupación de camas en unidades de cuidado crítico ya alcanzó el 100%; la red hospitalaria de Itagüí, que la conforman los hospitales San Rafael, del Sur y la Clínica Antioquia, también declaró la emergencia hospitalaria; así como la ESE Hospital La Estrella, en donde solo se está prestando servicios de consulta externa en la modalidad de telemedicina.

Por último, se conoció en las últimas horas que un equipo de Misión Médica se unió al Hospital La María, de jurisdicción departamental, compuesto por 39 profesionales de la salud entrenados en la lucha contra el COVID19. 

Según declaró el gobernador encargado de Antioquia, Luis Fernando Suárez, el objetivo de esta misión médica será ayudar al personal que atiende la emergencia en la ciudad.

Estado de emergencia hospitalaria grado III

La OMS (Organización Mundial de la Salud) define 4 pasos a seguir dentro de una declaratoria de este tipo:

  • Informar el grado, la complejidad y la duración del apoyo requerido, por la emergencia.
  • Avisar a todas las oficinas de la salud local en todos los niveles que estén preparadas a reorientar recursos para prestar apoyo.
  • Activar los procedimientos de respuesta a emergencias y las políticas pertinentes de la misma.
  • Acelerar la aprobación y difusión de políticas y acciones para atender la emergencia.
Publicidad
Publicidad