Llamado de ciudadanos al equipo de gobierno de Medellín: “Es necesario apelar al diálogo informado, prudente, objetivo y sincero entre las partes”

Publicidad

Un grupo de ciudadanos y ciudadanas de Medellín ha enviado un llamado al equipo de gobierno de Medellín, “a ser el primer promotor de los valores democráticos y del respeto total a los ciudadanos mediante procesos deliberativos”. 

Se trata de un pronunciamiento público de docentes, empresarios, gestores culturales y sociales de amplia trayectoria en la ciudad, como expresión de su reflexión y compromiso con la ciudad.  

En la carta, titulada Medellín justa, ética y en convivencia, este grupo de medellinenses recuerda cómo en la ciudad el consenso de las diferentes fuerzas vivas ha sido fundamental para la superación de los múltiples problemas que nos han aquejado: “En la historia de la ciudad muchas necesidades socioculturales, desacuerdos políticos, desequilibrios económicos, conflictos armados, comportamientos incorrectos, controversias ideológicas y desequilibrios institucionales, han planteado desafíos radicales al bien común. No obstante, se han podido resolver y superar, mediana o parcialmente a veces, gracias a la convergencia en el propósito y a los aportes de las distintas fuerzas comunitarias”.

Publicidad

Con la autorización expresa de este grupo de ciudadanos y ciudadanas de Medellín a Vivir en El Poblado, publicamos el texto completo de su pronunciamiento público: 

Medellín justa, ética y en convivencia

Es ésta la Medellín que la mayoría de ciudadanos deseamos vivir y por la que tanto se ha trabajado en el transcurso de los años en una labor conjunta de diversos sectores sociales.

En la historia de la ciudad muchas necesidades socioculturales, desacuerdos políticos, desequilibrios económicos, conflictos armados, comportamientos incorrectos, controversias ideológicas y desequilibrios institucionales, han planteado desafíos radicales al bien común. No obstante, se han podido resolver y superar, mediana o parcialmente a veces, gracias a la convergencia en el propósito y a los aportes de las distintas fuerzas comunitarias. ¿Si ha sido así en épocas más convulsionadas y oscuras, qué razones habría hoy para no seguir la senda de la civilidad democrática y desechar la experiencia acumulada? Sinceramente pensamos que ninguna. 

En términos de Paulo Freire, “entendemos el sentido de la democracia como comunicación, diálogo y libre discusión de los problemas” por parte de los ciudadanos, organizados en grupos de interés y objetivos particulares diferentes, pero comprometidos en hacer prevalecer y alcanzar los fines últimos de la comunidad, el bien común y el respeto total de LO PÚBLICO, es decir lo que a todos concierne y compromete. A ese espíritu apelamos para hacer una invitación respetuosa al equipo de gobierno de Medellín, administrador legítimo de los bienes públicos y en esencia llamado a ser el primer promotor de los valores democráticos y del respeto total a los ciudadanos mediante procesos deliberativos.

Deliberar obliga a los interlocutores a pensar críticamente y reflexionar los pros y los contras de los motivos por los cuales se toma una decisión. Es necesario apelar al diálogo informado, prudente, objetivo y sincero entre las partes, método de mayor consideración y valía en una democracia, no la confrontación, como tampoco el debate airado, descalificador, que desautoriza, y de tensión hiriente o amenazante entre los diferentes poderes y grupos sociales.

En este contexto, la figura estratégica y operativa de las alianzas público-privadas, incorporada en la legislación nacional e implementada con éxito y trayectoria en Medellín para la complementación de esfuerzos y recursos entre los sectores oficial, privado, académico y comunitario, es capital social que debería fortalecerse, jamás deteriorarse. Construirlo ha sido el resultado de creación de confianza entre las partes, realización de diagnósticos compartidos, suma de voluntades y concordancia en los propósitos de bien común. Si en las alianzas hubiere motivos de ajuste y corrección de errores, deberían concertarse las acciones de enmienda y de mejora.

En tanto los recursos y alcances del Estado sean limitados para responder a las angustiosas deudas contraídas con las comunidades, y el capital y los sectores privados tengan la obligación legal y moral de asumir las responsabilidades sociales que conllevan, es indudable la bondad de las alianzas. 

Los gobiernos democráticos se deben a las comunidades que representan y deben obrar absteniéndose de fusionar o confundir los intereses particulares con los públicos. 

Como personas comprometidas  con la ciudad, como ciudadanos y ciudadanas, agentes promotores del desarrollo  educativo, cultural y social, nos apoyamos en las enseñanzas de la filósofa y maestra Beatriz Restrepo Gallego -quien  entregó su vida y su obrar a la educación, la cultura y en general al sector solidario- para hacer con sus palabras el  llamado que consideramos  necesario  a la reflexión y  a poner en práctica en las relaciones gobierno-sociedad “una ética que entienda que el mayor bien de la sociedad es la convivencia fundamental, la cooperación social, la participación política de todos los ciudadanos y la solidaridad de todos los que se reconocen como seres humanos en busca de un destino común. Más aún, una ética que frente a los conflictos entre el derecho y la moral nos induzca a favor de la segunda, como garante que es no de la ley, sino de todo ser humano en su inviolabilidad, que es la tarea de todo sujeto moral”. 

Firman: 

Gabriel Jaime Arango V. – Marta Elena Bravo de Hermelín – María Cristina Arango de T. – Clara Cecilia Pérez de Restrepo – Juan Sebastián Betancur – Maria Cecilia Fernández C. – Fernando Ojalvo –  María Adelaida Jaramillo G. -José Fernando Montoya O. – Albeiro Pulgarín – María del Pilar Rubio C. – César Darío Guisao Varela – Margarita Fernández G – Luz Gabriela Gómez R. – Claudia Elena Restrepo – Alba Lucía Serna Ángel – Celia Arismendy – Juan Fernando Osorio –  Andrés Causil Lozano – María Helena Gómez Pineda – Estela María Fernández C. – Françoise Coupé – Amparo Saldarriaga Klinkert –                Gloria Inés Palomino L. – Piedad Gil R. – María Helena Vivas López – Carlos Andrés Valencia Bedoya – Carlos Eduardo Chaves G.

Publicidad
Publicidad