La alegría de leer

Publicidad

Se me ocurre pensar por qué hoy cuando leemos, la mayoría de las veces sentimos placer y satisfacción. Pienso que la lectura nos divierte, nos ocupa las horas de ocio, además nos da información, nos enseña, resuelve dudas y ayuda a encontrar soluciones. La lectura también es una excelente compañera.

Para que la lectura sea una actividad alegre y significativa, ustedes papás y las personas cercanas al bebé deben leerle desde los primeros días de vida. 

Publicidad

La lectura placentera, empieza a formar parte de la vida del bebé a través de la voz y las caricias de quienes están en mayor contacto con él. Ustedes tienen una magia especial para transmitir y esa magia es percibida por los niños como un acto amoroso lleno de significado, que le permite más disfrute.

Todos sabemos que durante los primeros días y meses de vida, los niños no van a entender lo que se les lee, pero sí van a desarrollar una relación afectiva cercana con sus padres o cuidadores y el texto a través de su percepción auditiva, táctil y visual.

Les dejo unas recomendaciones que les van a servir bastante: 

  • Durante los seis primeros meses debes tener el bebé en tu regazo y además abrazarlo, mientras lees en voz alta.
  • Por ahora no importa mucho el tema. Debes leer con buena entonación.
  • Siempre debe haber un texto al frente al adulto y al bebé.
  • Hasta los seis meses no leas más de cinco minutos.
  • Se recomienda no usar elementos electrónicos hasta los tres años.
  • A partir de los seis meses, ya se pueden leer textos con ilustraciones de colores y textos no muy largos.
  • Puedes empezar a describir las ilustraciones, mientras las vas señalando.

Por Ángela Ma. González Duque / angelamagonzalezd@gmail.com

Publicidad