Las partituras de Iberacademy

Publicidad

La Academia Filarmónica Iberoamericana, Iberacademy, expande su trabajo a través de instituciones aliadas en Colombia, Latinoamérica y otras regiones del mundo.

En 2017 nació Iberacademy, un proyecto que es sinónimo de excelencia musical y desarrollo integral. Tiene que ver con la enseñanza y la práctica, con la posibilidad de tener una formación profunda en el ser y en el hacer, que permita transformar la sociedad. El primer soplo de vida se lo dio el músico antioqueño Alejandro Posada, quien hizo una apuesta de largo aliento en la que ha estado acompañado por el español Roberto González-Monjas, como director artístico adjunto.

Le puede interesar: El concertino youtuber

Hay varias líneas de trabajo: la interpretación musical, el emprendimiento creativo, la pedagogía musical. Alejandro Posada fue el primer colombiano en ser director titular de una orquesta profesional europea, la Sinfónica de Castilla y León; también ha sido titular de las orquestas Sinfónica de Colombia, Filarmónica y de Cámara de Sarajevo y Ciudad de Baden, y ha dirigido más de 70 sinfónicas en 20 países.

Alejandro Posada, director de orquesta. Fundador y director de Iberacademy
Alejandro Posada, director de orquesta. Fundador y director de Iberacademy

“Creemos en las alianzas, uno no puede hacerlo solo. Este es un programa de desarrollo humano basado en la excelencia musical”. Alejandro Posada, director de orquesta. Fundador y director de Iberacademy

Publicidad

En entrevista con Vivir en El Poblado explicó que la música compromete el cuerpo, la mente y el espíritu. Es importante acercarse a ella desde temprana edad, permite el desarrollo cognitivo, invita a pensar, analizar e investigar; posibilita imaginar un mundo que no se ve, en ella están la belleza y la tragedia. La música por sí sola no basta, es necesario hacerlo bien, con pasión, disciplina y respeto; escuchándose a sí mismo y a los demás; no es el arte “per se”. Y estas premisas son las que guían a Iberacademy.

El trabajo con los jóvenes ha sido una pasión real. Ese acompañamiento implica una gran responsabilidad en su formación y futuro, hay que darles lo mejor para que tomen las decisiones correctas, dice el maestro Posada, un músico con alma de pedagogo.

Le puede interesar: Praga, el sueño por cumplir de los pequeños pianistas

Desde Iberacademy se descubren talentos en universidades y academias y estos son llamados a participar. Iberacademy no es solo la orquesta, actualmente integrada por 130 músicos. Es más. Se ofrecen clases maestras, talleres y cursos con músicos de Colombia y de otros países; los conciertos en Medellín y otros municipios de Antioquia se suman a la asistencia a festivales nacionales e internacionales y, si bien la Pandemia ha afectado la presencialidad, el trabajo no se ha detenido. Continúan las clases y conciertos virtuales y los ensayos en su sede, ubicada en el Centro Comercial Mayorca. Allí están las oficinas, hay cinco cubículos con la acústica adecuada para los ensayos de músicos pertenecientes a la entidad y otros que solicitan el espacio. Hay una sala para los ensayos de la orquesta completa y para los grupos de cámara y solistas, donde también se puede grabar y producir. En total, se tienen 35 instrumentos de cuerda, 11 maderas, 7 bronces, 21 de percusión, 6 teclados. Además, cuentan con la única máquina de cañas que hay en el país. 

Se apoya a los músicos a través de becas de estudio en Colombia y otros países y con la consecución de instrumentos. La formación y cualificación, el intercambio y el diálogo están en sus cimientos. 

Los “hermanos mayores”

En 2020 se apoyó a los estudiantes con la adquisición de 25 instrumentos de alta gama, se realizaron 845 clases maestras con artistas de instituciones aliadas como New World Symphony, de Miami; Musikkollegium Winterthur y el Conservatorio Superior de Música de Castilla, La Mancha. Se realizaron seis conciertos académicos a cargo de la Orquesta Iberacademy, 17 presentaciones de los ensambles, más de 24 recitales de cámara, se hizo un curso de dirección de banda y un taller de dirección coral. Dentro del programa In Crescendo se sumaron 7.000 actividades virtuales. Hay 44 profesores de Colombia y 28 internacionales. Estas son algunas cifras que evidencian la vitalidad de la institución, que se ha unido de manera directa a la programación de conciertos de fin de semana en el Museo Juan del Corral, en Santa Fe de Antioquia, y en el Museo Casa de la Memoria, donde sus músicos se presentan el último jueves de cada mes. Además, se prepara la asistencia a festivales internacionales.

Algunos intérpretes se convierten en mentores y asisten a estudiantes de diversos lugares, son “hermanos mayores” que, no solo dan las bases para la ejecución de un instrumento, ofrecen formación integral para la vida, estimulando valores de respeto, liderazgo, autoestima y autonomía. El mentor es un integrante de Iberacademy que agradece lo dado al entregar sus conocimientos a niños y jóvenes de las escuelas de música de Antioquia. Entre los 34 municipios en los que se trabaja, se llegó a Salgar, donde se está creando una escuela; a Gómez Plata, El Bagre, El Retiro y Ciudad Bolívar; además, la semilla se ha esparcido en otros países. Hay 86 mentores, y el año pasado se beneficiaron 611 estudiantes. El artista hace parte de la sociedad. No basta con interpretar bien un instrumento, la labor realizada a través de estas mentorías ha permitido que jóvenes de esos municipios hayan logrado salir a estudiar a otros países con el apoyo de Iberacademy. 

Una de las buenas noticias de este año es que ocho jóvenes intérpretes de cuerdas frotadas de Colombia, Perú, Bolivia y Nicaragua harán parte de la orquesta de la gira Encuentros, en España, organizada por la Fundación Gustavo Dudamel. Iberacademy apoyó la participación, el viaje y la preparación de los estudiantes con clases individuales a cargo de profesores de distintas nacionalidades.

Le puede interesar: Ana lleva la batuta gracias a manos amigas

Otro de los programas es el de Emprendimiento Creativo, que fortalece el liderazgo y estimula la creación de empresa para sacar adelante ideas innovadoras. Uno de los retos en las orquestas modernas es, precisamente, que cada uno de sus integrantes sea un emprendedor.

Gracias a la gestión de Iberacademy hay más de cuarenta estudiantes de música becados en el exterior y hay unos 200 líderes en los municipios. La Fundación Hilti es su gran benefactor estratégico. Y, como aliados académicos están las universidades Eafit y de Antioquia; la Orquesta Sinfónica Nacional de Colombia, la Fundación Mozarteum, de Salzburgo y el Verbier Festival, entre otras entidades, además de algunas empresas y, claro, un equipo de trabajo con un fuerte compromiso y liderazgo capaz de convertir un sueño en una realidad sustentada en tres pilares: gratitud, generosidad y excelencia.

La música es el vehículo

Los integrantes de Iberacademy son estudiantes en universidades e institutos musicales. Esta entidad ofrece una educación inscrita en la educación no formal que fortalece lo aprendido y facilita procesos, en la búsqueda de la excelencia. Un proyecto innovador, que procura una formación transversal, integral, que privilegia al ser humano que hay detrás de la interpretación de un instrumento o la dirección orquestal. Se puede pertenecer a Iberacademy y no estar en su orquesta.

El apoyo a los músicos a través de la capacitación, las becas y la consecución de instrumentos, entre otros, se suma a los programas In Crescendo -de crecimiento musical por Antioquia y Latinoamérica-, y al de Emprendimiento Creativo.

Publicidad
Publicidad