Publicidad

La ley del “no me demoro” y sus efectos en la movilidad

Cada día, 110 conductores en Medellín son sancionados por mal parqueo. Esta práctica es responsable del bloqueo del 60 % de las vías. El Poblado es señalado como zona crítica.

Inicia la mañana y la calle 14, en inmediaciones de Monterrey y de conexión con la avenida Los Industriales, ya sufre problemas de movilidad, incluso con efectos en la carrera 49 y en la Regional. Presa de la ley del “no me demoro”, la 14 suele tener dos de sus tres carriles ocupados con vehículos de conductores que hacen diligencias en el centro comercial, el Tribunal Superior o la sede de la Nueva EPS. Y no pocas veces se libra de que coincidan estos visitantes con los del cargue y descargue.

Le puede interesar:

Esa mañana seis carros estaban abandonados en la vía pública. En la misma cuadra, solo Monterrey tiene disponibles 1.044 espacios de parqueo. Pero esa es la ley del “no me demoro” y de ratico en ratico, las vías públicas suman siempre un taco.

Por mal parqueo, 8.093 vehículos recibieron la sanción de los bloqueadores o cepos. La secretaría de Movilidad dice que sí hay control y que hace falta cultura ciudadana.

Igual sucede en la 35 con la 10B, en otra zona de El Poblado. Son “dos cuadras enteras bloqueadas a diario”, según el reporte por Twitter de @JosefinaMontil, quien añadió que ha denunciado muchas veces ante la Secretaría de Movilidad, pero esta “no hace nada”.

Pero resulta que sí hace. Ese despacho el año pasado impuso 40.212 comparendos por mal estacionamiento en Medellín, lo que equivale a 110 sanciones cada día, por infracciones que logran registrar los guardas de tránsito, como dejar el carro, así sea un ratico, en espacios para peatones, zonas verdes, arterias, autopistas, puentes, túneles, paraderos y carriles para buses, en doble fila y en curva, frente a hidrantes y a garajes. El 40 % de las congestiones en las vías secundarias de Medellín son generadas por el mal parqueo. A falta de cultura y “a que antes de salir de su casa el ciudadano no programa dónde dejará su carro” se debe este fenómeno, señala Luis Guillermo Mejía, de Control de Movilidad.

Las 190.474 sanciones firmadas entre 2016 y 2019, dan cuenta de que sí hay control, con asteriscos significativos en Provenza y sus valet parking o en Manila y los vehículos vinculados a la estación de Policía, que parecen intocables. Y como control, hay inversión en pedagogía y lo certifican los más de 70 mil millones de pesos destinados a campañas de seguridad vial. ¿Y el ciudadano usuario de vehículos? ¿Qué tanto está dispuesto a aportar? El fenómeno, según números oficiales, acosa al 60 % de la malla vial de Medellín.

¿Y los parqueaderos? ¿En la búsqueda de soluciones estarían en capacidad de crear cobros de tiempos cortos? ¿Una especie de tarifa universal del “no me demoro”?
En Medellín, todos añadimos caos. Que también todos sumemos en la solución.

Publicidad

Publicidad