El hábito del ahorro cómo superar la alcancía

Publicidad

El próximo 31 de octubre se celebra el Día Mundial del Ahorro, una fecha que se conmemora desde hace 98 años. Hablamos del tema.

El hábito de ahorrar nos sirve para solventar dificultades económicas, emergencias imprevistas o para materializar algún sueño sin necesidad de adquirir una deuda; es decir, es la base principal para la estabilidad económica. Se trata de una buena práctica, por supuesto, pero no siempre tenemos los recursos para llevarla a cabo.

¿Qué tanto ahorramos los colombianos? ¿Tenemos con qué ahorrar? ¿Tenemos el hábito del ahorro? Aunque Colombia ya ha hecho avances significativos en la reactivación económica después de la pandemia del COVID19, es claro que la tarea inmediata que tienen el nuevo gobierno y los diferentes sectores productivos es recuperar la confianza de la ciudadanía en las posibilidades de crecimiento del país.

1924 fue el año en el que se realizó el Primer Congreso Mundial del Ahorro, en Milán (Italia).

La última encuesta Pulso Social realizada por el DANE, entre julio y agosto de 2022, reveló cifras preocupantes: el 43,4 % de los jefes de hogar encuestados expresaron que la situación económica de su hogar este año era peor, mientras el 38 % consideró que permanecía igual que el año anterior. Esta situación se refleja en el hábito del ahorro: según la misma encuesta del DANE, el 77.4% de los colombianos dicen que no cuentan con los recursos mensuales para guardar.

Publicidad

Frente a esta perspectiva, son muchas las tareas que deben emprender las entidades financieras para incentivar el ahorro: productos innovadores, de fácil acceso y bajo costo, que generen seguridad y rentabilidad. La tarea es animar a los clientes a cambiar sus métodos tradicionales de guardar la platica -el colchón, la alcancía o la natillera-, y pasen al nivel del ahorro formal.

Dónde y cómo ahorrar

El hábito de ahorrar debe ir acompañado de la decisión de dónde guardar el dinero, para garantizar que esté seguro, y obtenga ganancias sobre la cantidad invertida. Estas son algunas de las alternativas:

1. Cuentas de ahorro

Cuentas de ahorro

Son cuentas en las que las entidades financieras ofrecen una tasa de interés a los usuarios por guardar su dinero allí. La ventaja que ofrecen es la facilidad de manejo y la posibilidad de usar el dinero en el momento en que el cliente lo requiera. Cada entidad ofrece productos competitivos con el fin de captar el dinero de los ahorradores, como cuentas para grupos diferenciales (jóvenes, pensionados, etc.), cuentas AFC o de ahorro programado, por ejemplo.

2. CDT (Certificado de Depósito a Término)

2. CDT (Certificado de Depósito a Término)

Los ahorradores depositan el dinero en una entidad financiera, y asumen el compromiso de no retirarlo antes de cumplirse el plazo acordado inicialmente. Las ganancias de los CDT se reciben a través de las tasas de interés, que pueden ir desde el 1% al 4%; los plazos más extensos son los que generan mejores beneficios.

3. Fondos de retiro o pensiones voluntarias

Fondos de retiro o pensiones voluntarias

Son cuentas que reciben aportes periódicos, ocasionales o pagos únicos, de acuerdo con la capacidad de los clientes, para formar un fondo de retiro. Diferentes entidades ofrecen planes que se pueden ajustar a las necesidades o a los presupuestos de los usuarios que buscan complementar los aportes de su pensión voluntaria, con la posibilidad de entrar en programas de inversión.

5. Bonos

 Bonos

Los bonos son unos certificados de deudas que emiten ciertas instituciones que necesitan financiamiento para desarrollar sus actividades normalmente. En otros términos, se trata de una especie de préstamo que los ahorradores hacen a una empresa o institución, que se compromete a regresar ese monto y un adicional (generado por las tasas de interés pactadas), en un plazo acordado por ambas partes.

6. Ahorros en moneda extranjera

Ahorros en moneda extranjera

El dólar y el euro son consideradas por los especialistas como monedas “fuertes o duras”, ya que su valor es bastante estable, en comparación con otras. Por tal razón, existe la posibilidad de convertir los ahorros en divisas, para que no se devalúen muy rápido. En este caso, las entidades financieras recomiendan la diversificación, es decir, ahorrar en diferentes monedas y utilizar diferentes soluciones financieras: cuentas de ahorro, fondos de inversión, compra de inmuebles en el extranjero, entre otras.

7. Ahorro en acciones

Las acciones son uno de los activos más tradicionales, ya que los ahorradores pueden invertir en las distintas empresas que les proveen bienes y servicios. Esta es una opción para cualquier bolsillo, puesto que no requiere de grandes capitales para entrar en el mercado.

Publicidad
Publicidad