Eafit libera una patente: un vehículo para ayudar a recicladores

Publicidad

Junto al Grupo Familia, la Universidad EAFIT ha trabajado desde el 2011 para desarrollar un vehículo eléctrico que mejora la vida de los recicladores.  Al liberar esta patente, el conocimiento queda al servicio de todos

Ayer, fue un día histórico, para el mundo de los recicladores, en Colombia. Atrás van a quedar, para muchos, los dolores en el cuerpo después de llevar un carro pesado, por la calle. También van a desaparecer algunos riesgos, y en su lugar habrá más abundancia de material y también, de dinero. Desde ahora, todo aquel que desee usar la tecnología y el trabajo de la Universidad EAFIT y el Grupo Familia, podrá hacerlo. 

Publicidad

Sara Hernández, jefe de Transferencia de Conocimiento de Innovación de EAFIT, cuenta que a través de la creación de un vehículo eléctrico,han querido dar dignidad y mejorar la vida de los recicladores. Y agrega que es una forma de fortalecer la relación Universidad – Empresa – Estado que ha beneficiado tanto a la gente.

También explica lo que implica liberar una patente: “significa que el conocimiento queda al servicio de la gente”. Cualquier corporación o institución que quiera usarlo, accederá a un paquete tecnológico que EAFIT tendrá disponible, y sin la necesidad de regalías o contraprestación. 

Un regalo para el “oficio más importante de todos”

Marta Elena Iglesias es la representante legal de la Cooperativa Planeta Verde que existe en Rionegro desde hace 22 años. Cuenta que su propósito es aportar dignidad, y mejorar la vida de los 94 recicladores que trabajan con ellos, actualmente. En el 2015 recibieron 6 carretas eléctricas que se entregaron a 6 adultos mayores con la intención de facilitar su trabajo y ayudar a mejorar sus ingresos. Uno de ellos fue Arnoldo Botero, un hombre que dice querer mucho la naturaleza y vive hace 50 años en Rionegro. Cuenta que la llegada de la carreta eléctrica cambió su vida porque le permite transportar desde su casa hasta la cooperativa, una cantidad mayor de material (hasta 200 kilos) y seguir en este trabajo, a pesar de una enfermedad con la que vive desde hace un tiempo.

Carlos Eduardo Ríos es otro de los recicladores que usa carrera eléctrica, y además de su trabajo como reciclador hace 10 años, tiene “un emprendimiento llamado Socorristas del Medio Ambiente”. Está seguro que “aunque la sociedad crea que el reciclador es el de menos por esculcar una basura, su oficio es el más importante” porque si los residuos no son bien manejados, la vida es insostenible. Esta carreta eléctrica ha permitido que sus días sean mejores porque además de permitirle transportar más cantidad de material, hace que los viajes sean más fáciles: “es simplemente espectacular”, dice.

Publicidad
Publicidad