Publicidad

Familiares, amigos y líderes empresariales despidieron a Sergio Ignacio Soto

Publicidad

A las 3:00 p.m. de este domingo 29 de noviembre en la capilla del Cementerio Campos de Paz, en medio de una calle de honor hecha por empleados de Fenalco quienes vestían de medio luto, ingresó el féretro que llevaba el cuerpo Sergio Ignacio Soto Mejía, director Ejecutivo de Fenalco Antioquia, para una misa que presidió monseñor Ricardo Tobón.

Desde las 8:00 a.m. el cuerpo del dirigente gremial estuvo en la sala 7 del mismo cementerio, a donde llegaron familiares, amigos, compañeros, empleados y colegas del Soto Mejía.

En el lugar hicieron presencia algunos de los dirigentes más representativos de la ciudad, entre ellos, el ex presidente y senador Álvaro Uribe, el alcalde de Medellín, Federico Gutiérrez, el alcalde electo Daniel Quintero, también estuvo presente Carlos Andrés Pineda, presidente de la Junta Directiva de Fenalco, la directora de la Cámara de Comercio de Medellín, Lina Veléz y el Presidente Nacional de Fenalco, Jaime Alberto Cabal.

Publicidad

La misa póstuma duró cerca de una hora y fue necesario habilitar sillas en el atrio de la iglesia, pues el espacio en la capilla fue ocupado por decenas de personas que se acercaron para reconocer al que fuera director Ejecutivo de Fenalco Antioquia durante los últimos 15 años.  

Durante la misa Sofía, hija menor de Sergio Ignacio, leyó un mensaje que decía “nunca pensé que tendría que escribir lo que voy a decir, o al menos no tan rápido. Quisiera empezar diciendo que fuiste, eres y serás el mejor papá y ser humano del mundo. Fuiste todo para nosotras, un ser lleno de luz, amor y alegría, nunca te faltaba una sonrisa”, luego añadió “tenías la habilidad de tocar a las personas con tus palabras mágicas”.

Por su parte, Carlos Andrés Pineda, presidente de la Junta Directiva de Fenalco Antioquia, se pronunció a nombre de los empleados, afiliados y colaboradores de Fenalco. Él aseguró que “en sus 15 años de trayectoria en el gremio se caracterizó por su intachable liderazgo, ética, compromiso, defensa de los comerciantes antioqueños y por ser un gran conciliador entre el gobierno y los empresarios en diferentes temas. Su ejemplo permanecerá como huella imborrable que ha inspirado y enseñado sobre la importancia de trabajar con honestidad, tenacidad, esfuerzo, amor y que el éxito se basa en insistir, persisitir, resistir y nunca desistir”.

Por último, el presidente de la Junta Directiva de Fenalco recalcó que “el gremio despide a un líder excepcional, que deja un legado indeleble para los líderes actuales y futuros”.

Sergio Ignacio Soto Mejía murió el pasado viernes 27 de diciembre en Cartagena, cuando cayó accidentalmente desde el balcón de un apartamento en un piso 11 en el sector de La Boquilla. Tenía 61 años, egresado del colegio Calazans y abogado de la UPB, segundo de tres hijos, le sobreviven sus padres, hermanos, esposa e hijas.

 

Publicidad

Publicidad

Publicidad