Antioquia perdería 131.000 empleos por COVID -19

Publicidad

La cifra hace parte de un estudio realizado por la Universidad de Antioquia. En el mundo la OIT estima que serán 195 millones de empleos en tres meses.

Ya lo dijo la Organización Internacional del Trabajo (OIT): el efecto de la pandemia de COVID-19 será “devastador”. Y de esta situación, ningún país se salva. Solo entre abril y junio  desaparecerán globalmente el 6,7% de las horas de empleos, lo que equivale a la pérdida 195 millones de puestos a tiempo completo. La última vez que hubo una crisis con la misma magnitud fue en 1945 causada por la Segunda Guerra Mundial.

En Antioquia la cifra es de 131.000 empleos, según un informe del Grupo de Macroeconomía Aplicada de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad de Antioquia. El estudio de la U. de A. proyecta que “de los 1.8 millones de ocupados del Área Metropolitana se estiman pérdidas de empleos entre 77.000 y 89.000”.

“Ante este panorama es inevitable que aumente el desempleo”, explica el economista Jorge Coronel. Esto, además, porque “es muy difícil que unidades productivas pequeñas y medianas se puedan mantener en el tiempo”. Las cifras muestran que en el corto plazo la tasa de desempleo en la región podría ser del 15 % cuando en la actualidad está en 12 %.

Le puede interesar:

Publicidad

Tanto el estudio de la U. de A. como Coronel coinciden en decir que los sectores con más riesgo son hoteles, restaurantes, bares y similares (65% de empleos en alto riesgo); industria manufacturera (66,7%); otras actividades de servicios comunitarios, sociales y personales (60,7%); y construcción (56,7%).

Pero, además, Coronel recuerda una población que es, tal vez, la que más se ha visto perjudicada: quienes trabajan por su cuenta. “Son personas que no tienen vacaciones, que no tienen planeación a largo plazo y, por ende, no tienen ahorros”, explica el experto. En Antioquia son 500.000 personas las que trabajan como independientes.

¿Hacia dónde se va? Esa es la pregunta del millón. “No me atrevo a contestarla”, dice Jorge Coronel. El experto explica que a pesar de que se reactive algunos sectores aún existen grandes incertidumbre: “el sector textil podrá volver a sus plantas, pero no habrá almacenes para hacer ventas“. Y por otro lado, hay que preguntarse si habría clientes dispuestos a comprar lo que se está produciendo.

Por Juan Pablo Tettay De Fex / [email protected]

Publicidad
Publicidad