El número de contagios de COVID19 no ha disminuido lo que se esperaba en Antioquia

Publicidad

La atención hospitalaria en Antioquia continúa al límite. Aunque se han aplicado medidas restrictivas, como el modelo 4/3 ligado al toque de queda, el pico y cédula y la ley seca.

La velocidad en la reducción de contagios no ha sido la esperada. Para este viernes 21 de mayo, fueron 2.141 los nuevos casos de COVID19.

Le puede interesar: La seroprevalencia en Antioquia estaría por encima del 65 %, ¿qué es y qué representa en la contención del virus?

Publicidad

Leopoldo Giraldo, gerente para contención del COVID19 en Antioquia, explicó a medios que un factor que ha influido ha sido las movilizaciones de los últimos días; pero él expresó: “sumado a otras acciones adicionales”. Él se refiere al relajamiento en las medidas de protección personal: el uso de tapabocas, el lavado de manos y el distanciamiento social.

Lo cierto es que el hecho de que el sistema hospitalario siga presionado, y si no bajan los nuevos contagios reportados cada día, podría llegar a ocasionar la declaración del cuarto pico de la pandemia, expresó el gobernador encargado de Antioquia, Luis Fernando Suárez.

El departamento tuvo 1.721 nuevos casos de la pandemia este jueves 20 de mayo. Y los casos de los últimos días en Antioquia han sido: el 19 de mayo fueron 1.572 los contagios; el 18 de mayo, 1.672 los contagios; el 17 de mayo, 1.524; el 16 de mayo, 1.857; el 15 de mayo, 2.024; el 14 de mayo, 2.128; el 13 de mayo, 2.289; el 12 de mayo, 2.263; y el 11 de mayo, 2.304.

Añadió el mandatario departamental que una preocupación es que se estabilice el número de contagios en una escala alta, por encima de los 1.800 y hasta 2.500 casos de COVID19, y a partir de ahí reinicie una nueva ola de contagios, la número cuarta en el territorio, y como consecuencia de las aglomeraciones que se han dado en lo últimos días en las manifestaciones sociales motivadas por el paro nacional.

Otro factor que mantiene en vilo a las autoridades sanitarias, es la ocupación de los cuidados especiales, en la última jornada este indicador se situó en el 97.89 %.

No obstante, reportó el gerente, hay 120 personas que necesitan atención UCI, pero no hay cómo atenderlas. Además, la secretaria de Salud de Medellín, Andree Uribe, manifestó que, para este viernes 21 de mayo, solo quedan 7 camas UCI disponibles para atender pacientes críticos en la ciudad.

A ello se le suma que unas 81 personas están a la espera de un cupo para su traslado a una unidad de cuidados intensivos en la ciudad.

Lo anterior, deja en un estado desalentador el panorama de la crisis hospitalaria por el pico de la pandemia, a pesar del progresivo descenso en los casos de contagios de coronavirus que se ha venido dando en los últimos días.

Le puede interesar: En servicio, nueva planta de oxígeno del Hospital Manuel Uribe Ángel

Y es que durante los últimos tres días, Medellín ha registrado una ocupación de las camas UCI del 98% (para este viernes), un descenso en relación con el 99 % de hace una semana. Aún así, que se tenga la necesidad de tener pacientes a la espera de una UCI, la imposibilidad de ubicarlos en los cuidados especiales, hace que la situación siga siendo grave.

En más detalles de la Secretaría de Salud de Medellín, de los 81 pacientes que esperan con urgencia una UCI en la ciudad, 34 tienen COVID19, 18 son sospechosos y 29 más tienen otras enfermedades críticas.

Según informaciones del personero de Medellín, William Yeffer Vivas, en el transcurso de este día, se logró iniciar para 13 pacientes el proceso de traslado a una cama de cuidados intensivos a otras regiones.

Publicidad
Publicidad