Carta desde Barranquilla

Publicidad

¿Cuáles actividades artísticas aportan significativamente a la paz y convivencia en tu ciudad?, pregunta Carolina Daza. Joselito ya está en cenizas…

Hola, te escribo desde Barranquilla. Ya las cenizas de Joselito anuncian que el carnaval 2020 llegó a su fin. Te cuento que aquí la gozadera mandó la parada y las calles de toda la ciudad fueron invadidas por miles de carnavaleros.

Carolina Daza
Por Carolina Daza / [email protected]

“Quien lo vive es quien lo goza”, ha sido el lema con el que nací y crecí aquí. Monocucos, marimondas, negritas puloy, toritos, congos, garabatos, cumbiamberas, son de negros… hacen parte de las danzas que desde hace más de un siglo se carnavalean. Cada danza tiene su coreografía, música y vestuario que la caracteriza, y desde 2003, el Carnaval de Barranquilla es Patrimonio de la Humanidad.

Publicidad

En diciembre de cada año anuncian quiénes liderarán el fulgor y la algarabía. La Reina es la vocera y la representante de los curramberos junto al Rey Momo, quien galantemente la acompaña a bailar hasta el cansancio.

Este 2020 lo inauguré bailando. En la Lectura del Bando, la Reina recibió las llaves de la ciudad para oficializar los precarnavales y a los pocos días fue la Guacherna, el festejo nocturno en honor a Esthercita Forero la “novia de Barranquilla”.

¡Majestuosidad caribeña!

A finales de enero nos reunimos más de 800 bailarines para conformar la Danza del Garabato, el palo de madera que lleva el hombre para pelearle a la muerte. Desde temprano cerraron las calles para los motorizados y el espacio se abrió solo para la danza. Todas llevábamos en la cabeza tres cayenas brillantes (roja, amarilla y verde), y los hombres iban cariblancos con la bola roja en cada cachete.

Luego bailé en la Cumbiamba, la marea infinita de polleras. ¿Has visto una pollera? Son esas faldas, algunas de hasta más de 12 metros, de telas con patrones de cuadritos rojiblancos, que nos dan un aire de majestuosidad caribeña. El tocado son unas florecitas rojas y los hombres van vestidos en algodón blanco, pañoleta roja al cuello y el auténtico sombrero vueltiao.
¡Imagínate, estos son algunos de los eventos precarnavaleros! El carnaval oficial se compone de la Batalla de Flores, la Gran Parada de Tradición y Folclor y la Gran Parada de Comparsas, y concluye con la muerte de Joselito. Una semana de pura música hecha por la melodía de la flauta de Millo, los tambores –el alegre y el llamador– la tambora y el guache.

Para la Batalla de Flores, el evento más antiguo del carnaval, bailé 4 kilómetros con las marimondas de Barrio Abajo. Éramos más de 400 marimondas vestidas igualitas. ¡Ya te imaginarás el estado físico que se necesita para este aguante!

Aporte de paz y convivencia

Hoy el Carnaval de Barranquilla sigue siendo la fiesta más importante del país y una verdadera muestra de sostenibilidad cultural. Aquí sorprenden desde los niños más pequeños, que inician su vida carnavalera, hasta los adultos más mayores que cumplen décadas preparando sus vestuarios y danzas para bailar arrebatao, y dejar que el alma brille por su propio movimiento. Y sí, como decía el gran Joe Arroyo, “en Barranquilla me quedo”, y aquí seguiré carnavaleando por siempre.

Y cuéntame de ti, ¿cuándo fue la última vez que carnavaleaste? ¿Cuáles actividades artísticas aportan significativamente a la paz y convivencia en tu ciudad?

Publicidad
Publicidad