Publicidad

Así opera la red de atención de urgencias en El Poblado

Publicidad

Si la vida está en riesgo, todo centro de alta y de mediana complejidad tiene que atender el caso sin restricción. Pero si la situación da espera o no es grave, hay pautas para tener en cuenta.

Por: Sebastián Aguirre Eastman / sebastian.aguirre@vivirenelpoblado.com

A Fabio Andrés Legarda Lizcano (29 años) le causaron una herida de gravedad con arma de fuego a menos de cien metros de la Clínica Medellín de El Poblado. A la sala de urgencias ingresó pocos minutos después de recibir un disparo en el cruce de la calle 5A con la 43A, al mediodía del jueves 7 de febrero, pero tuvo que ser trasladado de nuevo hasta la Clínica León XIII, en el otro extremo de la ciudad, donde falleció a las 5:15 de la tarde.

Publicidad

¿Por qué fue remitido a otro centro clínico? Paulo Zambrano, jefe de Urgencias de la Clínica Medellín, respondió que Legarda llegó con muerte cerebral y no fue posible estabilizar sus signos vitales, por lo cual, en coordinación con la Secretaría de Salud, lo llevaron a la León XIII “con el fin de hacer la donación de órganos”.

Afirmó Zambrano que si el paciente hubiese sido estabilizado y requiriera otro tratamiento, “lo habríamos llevado a nuestra sede Occidente”, en la calle 30, “a menos de nueve minutos de camino”, donde cuentan con servicio de urgencias de alta complejidad. La de El Poblado es de mediana, es decir, no cuentan por ejemplo con Unidad de Cuidados Intensivos.

Yannet Castaño, subsecretaría de Gestión de Servicios de Salud de la Secretaría de Salud de Medellín, explicó que cuando en una vía pública hay un paciente que requiere atención urgente, priman dos criterios para elegir el sitio de trasladado: la cercanía y los recursos médicos necesarios.

En el caso de Legarda, señalan que primó la cercanía, a pesar de que la Clínica Las Vegas (alta complejidad) estaba a kilómetro y medio -siete minutos en vehículo- del sitio donde ocurrió el hecho.

Claves para darles un buen uso a las urgencias

Todas las instituciones que ofrecen servicios de urgencias de alta y mediana complejidad están obligadas, por norma nacional, a atender a los pacientes que tienen una amenaza vital inminente (triage uno y dos en la clasificación del motivo de consulta).

La subsecretaria Castaño informó que Medellín cuenta con 22 instituciones prestadoras de salud -IPS- con atención de urgencias de alta y de mediana complejidad y otras 19 de baja complejidad.

Para El Poblado, la funcionaria comentó que la cobertura actual es buena, con dos centros de alta complejidad (Las Vegas y El Rosario), una de mediana (Medellín) y las de baja que son los puntos de atención de EPS como Sura, Sanitas, Salud Total, entre otras, para citas prioritarias o consultas no programadas.

Paulo Zambrano, de la Clínica Medellín, aclaró que en la sede de El Poblado cuentan con todos los equipos necesarios para atender cualquier tipo de urgencia inminente que permiten la estabilización del paciente. Cuando este requiere un tratamiento que en esa sede no sea posible adelantar, se traslada a la sede Occidente, que es de alta complejidad o se recurre a la red municipal de atención de urgencias para hallar un sitio que ofrezca los recursos técnicos requeridos.

Una medida eficiente para la atención

La actual Alcaldía implementó desde 2016 el Centro Integrado de Gestión de Acceso -Ciga- en Salud, con el cual optimizó la atención de urgencias. Este disminuyó los tiempos de espera y ajustó la clasificación del paciente, según el motivo de la consulta, de tal forma que se les diera prioridad a quienes estaban en los triage uno, dos y tres; los cuatro y cinco serán atendidos en los puntos de servicio de sus respectivas EPS o donde estas definan.
Los doctores de la Clínica El Rosario, sede El Tesoro, el urgentólogo Jorge Granada y el director médico Jorge Ortega, aseguraron que esta medida les ha ayudado a descongestionar el servicio, aunque en ese centro reciben a todos los pacientes, incluyendo a los del triage cuatro y cinco, a quienes se les verifica su estado y se les redirecciona a su red de atención por la EPS respectiva.

Los médicos afirman que El Rosario está en capacidad de atender cualquier urgencia que amenace la vida del paciente. Como política tienen establecido que “primero está la salud de la persona” y luego resuelven los temas administrativos, sin rechazar a nadie.
“Contamos con urgentólogo, médicos generales, especialistas en cirugía general, cardiovascular y de tórax; ortopedia, pediatría, y todas las que se requieren para la atención inicial de urgencias”, describen.

“Tenemos la tecnología y la capacidad”

El otro centro de alta complejidad en El Poblado es la Clínica Las Vegas, que cuenta con un servicio amplio que abarca todas las especialidades, desde urgentólogos y médicos generales hasta cirugía general, ortopedia, cirujanos plásticos, neurocirujanos, intensivistas, toxicólogos, entre otros, explicó Jaime Bermúdez, director comercial de la entidad.

La mayoría están presentes de forma permanente, también hay profesionales disponibles para acudir al llamado cuando el paciente quiera de su atención.

Por su ubicación, cerca a las vías Regional, Distribuidora, Autopista y Las Vegas, este centro se ha “especializado” en la atención de eventos de tránsito, a quienes recibe independiente de su aseguramiento en salud.

“Contamos con 64 camillas de observación, 145 camas hospitalarias, nueve quirófanos, siete unidades de Cuidados Intensivos, seis unidades de Cuidado Especial, Unidad de Dolor Toráxico para pacientes de cardiología, centro de imágenes diagnósticas, tomógrafo, resonador, rayos equis, un laboratorio para cualquier examen médico”, afirmó Bermúdez.

 

Un trabajo en equipo de la red de urgencias

La ciudad cuenta con una Comisión de Salud, una mesa técnica en la que participan tanto las IPS que atienden urgencias, las EPS, las secretarías de salud departamental y municipal, donde además de compartir experiencias y dificultades, y de apoyarse mutuamente, se coordinan para ofrecer una respuesta adecuada a situaciones de urgencias, de tal forma que cuando ocurren hechos como el del viernes 8 de febrero (el volcamiento de un bus en Buenos Aires, con 23 heridos), se determina hacia cuáles establecimientos son dirigidos los lesionados, según la cercanía y las necesidades de atención.

Publicidad

Publicidad

Publicidad