Publicidad

Un adiós a Tita Maya, creadora de Cantoalegre

Publicidad

Hormigas que hablan de la diferencia, que enseñan que nadie es igual al otro. Las Hormigas es una de las más de 300 canciones que Tita Maya dejó como legado, no solo a Medellín, sino a Iberoamérica.

Tita murió en la mañana del 4 de marzo. Se la llevó el cáncer. Pero quedará en los corazones de más de 6.000 niños y jóvenes que tuvieron el placer de tenerla como profesora de música en sus 40 años de carrera. Empezó a dar clases en el Colegio de Música de Medellín y en 1984 fundó Cantoalegre. La música fue su primer legado. “Durante los últimos años, se había dedicado a la transformación de la educación”, recuerda Daniel Escobar, músico y discípulo de Tita.

Creó un modelo pedagógico inspirado en la enseñanza de la música y basándose en métodos propios y extranjeros, formó a más de 500 docentes en todo el país para que dieran una mejor educación a la primera infancia.

Daniel recuerda que la labor de Tita fue fundamental, pues fue por ella que la música empezó a ser una opción profesional para muchos de sus estudiantes.

Publicidad

“Fue una gran maestra, fue la persona que nos enseñó a contar historias con canciones”, expresó Lalis Solórzano, productora artística de Citrino.

Diversas personalidades de la ciudad manifestaron en Twitter sus condolencias.

Publicidad
Publicidad

Publicidad