Publicidad

El Tiburón Anfitrión

Mandan las mujeres también en la cocina

Mandan las mujeres también en la cocina
Hace un tiempo en mis desvelos me asaltaba una gran preocupación con el legado de la cocina casera antioqueña

Pelada te invito al Gril y SOS se me fue la correctora

Pelada te invito al Gril y SOS se me fue la correctora

Manual para una arepa bien arepa

Manual para una arepa bien arepa
Comprobado que en tres minutos o menos se hace todo un desayuno y la arepa queda como debe ser.

Menú para el despecho

Menú para el despecho

Dramatizado con la dieta del pico y placa

Dramatizado con la dieta del pico y placa
Necesita arepas blancas con los quemaditos como deben ser, desmenuzadas a mano en trozos de unos dos centímetros

Chef Laura que Viva Antioquia Federal pero estoy harto de la “bandeja con:”

Chef Laura que Viva Antioquia Federal pero estoy harto de la “bandeja con:”
Fácil de entender cuando el personal se la pasa fumando, hablando por celular y haciendo nada, pero para hacer una arepa de verdad o un buen chuzo ya no hay tiempo

Manual de la alcachofa especial para evaluar una nuera y nuevas delicias de carretera

Manual de la alcachofa especial para evaluar una nuera y nuevas delicias de carretera
La gente que alguna vez se las trató de comer con cubiertos con seguridad las debe odiar, pero vale la pena darles otra oportunidad ya que son las reinas de los vegetales

La leche de tigra de mi abuela o la nostalgia de lo que ya no es

La leche de tigra de mi abuela o la nostalgia de lo que ya no es
Cuando entrevisto un chef de esos nuevos que saben más que Bocusse y Ducasse juntos los pongo a calentar una arepa.

Aprender a comer, aprender a vivir y se alivió Tere, ahí está la virgen

Aprender a comer, aprender a vivir y se alivió Tere, ahí está la virgen
Pero, y usted, ¿cómo está educando sus hijos? ¿Ya saben comer de todo, o se dan el lujo de pedir a la carta so pena de armar pataleta?

Monólogo esquimal del comer, beber y pescar como un oso

Monólogo esquimal del comer, beber y pescar como un oso 
Entramos a Alaska por Anchorage, una bella ciudad, deliciosa para caminar, con shopping y gastronomía extraordinarios, artesanías admirables y el mejor king crab del universo

El boom de la cultura culinaria paisa

El boom de la cultura culinaria paisa
Desde el mismo título ¡a mí ya me dio algo!

Si con esta receta no lo convence, déjelo

Si con esta receta no lo convence, déjelo
Su majestad el chocolate y El Herbario

Vanesa, me quedé sin saber qué eras, modelo o prepago

Vanesa, me quedé sin saber qué eras, modelo o prepago
Protocolo del celular #2: aprende a manejar tu celular y tu lengua

Los ricos pobres del jet set paisa

Los ricos pobres del jet set paisa
Chismes de pesca con Mauricio Chica, el publicista

Estudiar cocina en Argentina

Estudiar cocina en Argentina
Hola a todos. Soy una persona interesada en viajar a Argentina a realizar la carrera acelerada.

Aquí el cliente no tiene la razón, la pierde

Aquí el cliente no tiene la razón, la pierde  
Al César lo que es del César. Este restaurante es un fenómeno. Su montaje cuenta con una creatividad casi única en el mundo.

Las mujeres que se fueron

Las mujeres que se fueron
Me encanta Santander.

Cebame un mate cochengo

Cebame un mate cochengo
Esta joya me la mandó mi amigo Julio Riechert desde la entrañable Villa Yanquín a orillas del río Limay, en la mismísima Patagonia argentina,

Postre de mariscos al gratín y arepas con denominación de origen certificado DOC

Postre de mariscos al gratín y arepas con denominación de origen certificado DOC
Viendo los programas de cocina de la televisión regional cada vez me aterrorizo más al comprobar como los estudiantes de las escuelas de gastronomía en Medellín 

Costumbres sureñas y pelados multiplíquense por cero

Costumbres sureñas y pelados multiplíquense por cero
Cuando el mundo era más feliz sin celular, en la casa se encontraban cosas tan galo-paisas y hoy ajenas como el chifonier

Al Caído Caerle o La Comida de Clínica

Al Caído Caerle o La Comida de Clínica
Después de haber cumplido los 40, a Manuel le dolía todo. Por eso luego de dos añitos de cuarentitis había tenido la triste oportunidad de conocer a casi todos los especialistas de la ciudad.