Publicidad

Retiro de fondos de pensiones: ¿un salvavidas para los hogares?

Publicidad

En caso de emergencia económica, siempre hay lugar para echar mano, aunque sea a una pequeña parte, de nuestros ahorros depositados. De hecho, por lo general, se guarda dinero con la finalidad de tener recursos con los cuales poder enfrentar alguna contingencia que se nos presente.

Tradicionalmente, las administradoras de fondos de pensiones (APF) se nutren del dinero que los trabajadores allí depositan, como un salvavidas económico para enfrentar la vejez. Este capital es invertido en diversos instrumentos financieros y, a través del rendimiento que genera, se incrementa el monto acumulado.

A escala mundial, Latinoamérica es la región con más sistemas de capitalización individual de pensiones. Chile fue el pionero en 1980. Le siguió Perú en 1993, Colombia en 1994, Uruguay en 1996, México y Bolivia en 1997, El Salvador en 1998, Panamá y Costa Rica en 2000 y, finalmente, en 2003 República Dominicana se sumó a esta lista.

Es preciso recordar que en 1993 Argentina constituyó sus primeras AFP, pero en 2008 el gobierno nacionalizó los fondos privados, dando al traste con la esperanza de muchos argentinos de contar con una jubilación digna y una vejez tranquila.

En razón de la crisis originada por la pandemia, y entendiendo la comprometida situación financiera por la cual atraviesan muchos de los beneficiarios de las AFP, algunos de esos países modificaron sus respectivos regímenes de pensiones para habilitar el retiro anticipado, parcial o total, de fondos, a fin de paliar los estragos que en la débil economía de los hogares de la región está ocasionando la COVID-19. Chile y Perú se cuentan entre ellos.

Otras opiniones en Voz del lector

En los casos específicos de Colombia, El Salvador y Costa Rica, aún se está en proceso de evaluación de las propuestas tendentes a autorizar, en alguna medida, el retiro de fondos. En México, el sistema ya permitía retiros, pero ha visto como han ido descendiendo los fondos.

Otras opiniones en Voz del lector

Lo que ha quedado demostrado hasta ahora es que la crisis económica generada por la COVID-19 ha provocado que se incrementen los retiros de las administradoras de fondos de pensiones latinoamericanas. Y si bien no es la solución a todos los problemas, sí alivia, aunque sea a pequeña escala, la situación de muchos ciudadanos.

Publicidad

Al final, esos ahorros pueden ser un salvavidas para los hogares latinoamericanos.

Por: Danilo Díazgranados

Publicidad

Publicidad

Publicidad