Reciclar: una tarea de todos para todos

Publicidad

Del dicho al hecho: el planeta exige que sus habitantes pasen del discurso a la acción, y empiecen a implementar estrategias de protección del medio ambiente. Destacamos algunos ejemplos de entidades y empresas antioqueñas que le apuestan a la sostenibilidad.

Tres mil toneladas de residuos sólidos llegan diariamente al relleno sanitario La Pradera, provenientes de los 10 municipios del área metropolitana. Es como si enviáramos a la basura, cada día, media torre Eiffel. Y, de esa cantidad de material, solo reciclamos el 18 %. A este ritmo, ningún vertedero, ninguna ciudad, es viable.

Le puede interesar: Franco y Marina: La dignidad del esfuerzo

¿Cuál es la alternativa? Una visión diferente de la gestión de los residuos. Según Carlos Ignacio Uribe, secretario del Medio Ambiente de la gobernación de Antioquia, “se trata de implementar una visión de economía circular: aprovechar el 80% de los residuos, y llevar a la disposición final el 20 %”. En el Plan de Desarrollo de la gobernación está definida como la Política del Sistema Basura Cero, todo un esquema de gestión de los residuos sólidos, que acaba de recibir la certificación de Icontec, categoría oro.

Publicidad

Según el secretario de Medio Ambiente, se trata de “cambiar el chip”. Desde la Gobernación se impulsa el cambio de una economía lineal hacia una economía circular, y que se generen emprendimientos y empresas a partir del aprovechamiento de los residuos. El 52 % de los residuos sólidos son orgánicos, es decir, amigables con la naturaleza: por tanto, la separación en la fuente facilita la recolección selectiva de los recicladores para la disposición final. ¿Y qué pasa con el resto de residuos? Pueden convertirse en materias primas o pueden ser reutilizados. En esencia, aplicar el esquema de las tres “R”: reducir (no consumir en exceso productos que utilicen materiales desechables); reutilizar (darle una segunda vida a un determinado producto), y reciclar (convertir residuos en nuevos productos o en nueva materia prima).

Le puede interesar: Desarrollo sostenible: la única alternativa posible

Aunque en temas de protección ambiental no es fácil pasar de la teoría a la práctica, hay entidades y empresas que están poniendo recursos, conocimiento y voluntad para hacerlo posible. Esta es una muestra de hechos de sostenibilidad en Antioquia.


Vitia: el click del reciclaje

Vitia: el click del reciclaje

Uno de los obstáculos que enfrenta la implementación de la economía circular es la dificultad de los usuarios para entregar los residuos reciclables a las personas o a las entidades que tienen como prioridad la reutilización de los materiales. Es común que, después del esfuerzo que se hace en los hogares para separar los residuos, estas bolsas bien marcadas terminen mezcladas en el relleno sanitario con residuos orgánicos o no aprovechables.

Por eso nació Vitia, una plataforma que digitaliza la recolección de residuos para hogares y empresas conscientes. Los usuarios descargan la aplicación, se registran, y la empresa gestiona la recolección del material reciclable.

En 2020, Vitia logró reincorporar más de 120 toneladas de material aprovechable, provenientes de cerca de 3.000 hogares. La meta para este año es crear una comunidad de 10.000 hogares, para impulsar la economía circular en Colombia. Una reciente alianza con Postobón, una de las empresas más comprometidas con el reciclaje en el país, les permitirá cumplir con creces esta meta.


Ecogras: aceite que se transforma en combustible

Ecogras: aceite que se transforma en combustible

Otro de los materiales que integra ese grupo de elementos contaminantes para el medio ambiente es el aceite de cocina usado. La mala disposición de este material obstruye tuberías y redes de alcantarillado, y contamina las fuentes hídricas, el suelo y la vegetación. Si no se dispone adecuadamente, cada litro de aceite vertido en fuentes hídricas contamina mil litros de agua potable.

El objetivo de la empresa antioqueña Ecogras, creada en 2011, es el de ayudar a hogares y empresas a disponer adecuadamente este residuo. Cuenta con un programa gratuito de recolección en unidades residenciales, restaurantes, hoteles, empresas e industrias de alimentos, que tienen la obligación de certificar ante la autoridad ambiental su adecuada disposición, según la Resolución 316 de 2008 del Ministerio de Medio Ambiente.

Todos los aceites que recolecta Ecogras son procesados en su planta, y transformados en materia prima para la producción de biocombustibles. Una ayuda doble al medio ambiente, pues la generación de biocombustible a partir de aceite de cocina usado disminuye hasta en un 88 % las emisiones de CO2, comparado con el diesel fósil.


Monterrey: e-waste con contenido social

Monterrey--e-waste-con-contenido-social

Se conoce como e-waste: cúmulo inservible de celulares, computadores, aparatos electrónicos, es decir, cualquier dispositivo alimentado con energía eléctrica cuya vida útil termina. Cada año, el planeta genera casi 50 millones de toneladas de este tipo de residuos, y solo el 20 % se recicla.

¿Qué hacer? En Medellín, el centro comercial Monterrey ha creado el acopio de Residuos de Aparatos Eléctricos y Electrónicos (RAEE), un lugar abierto al público que recibe todo tipo de chatarra tecnológica, para entregarla a una entidad que se encarga de recogerla y disponerla correctamente.

Se trata de la Fundación Puntos Verdes Lito, que convierte cada kilo recogido en puntos para el centro comercial. Al final del año, estos puntos se redimen y se transforman en apoyos para algunas fundaciones de la ciudad. En 2019, se recolectaron 21.949 kilos de e-waste; en 2020, 9.356 kilos. Con los puntos redimidos, el centro comercial pudo dar apoyo a la Fundación Posada de Moisés y al Hogar del Desvalido, dos entidades que atienden a personas en situación de desplazamiento y vulnerabilidad.


Alianzas sostenibles: Postobón y EmVarias

Alianzas sostenibles: Postobón y EmVarias

215 millones de toneladas de residuos plásticos post-consumo se producen cada año en el planeta. Un material esencial para la vida moderna, cuya disposición final ha generado todo un reto ambiental. La alianza de dos entidades, una pública y otra privada, Emvarias Grupo EPM y Postobón, es un ejemplo de cómo un esfuerzo conjunto, innovador y creativo puede significar un punto de quiebre en este grave problema ambiental.

Se trata de la iniciativa Ruta Recicla, que busca incrementar los volúmenes de recolección de materiales aprovechables y fomentar la cultura del reciclaje en Medellín. La meta para este año: 667 toneladas de envases y residuos posconsumo.

La estrategia incluye rutas selectivas de recolección de material reciclable en las zonas de Belén, La Floresta, Laureles, Centro y El Poblado; el uso de los Puntos Naranja para recibir el material aprovechable, la recolección puerta a puerta, y la realización de actividades pedagógicas y de sensibilización comunitaria. Los residuos son transportados hasta la Estación de Clasificación y Aprovechamiento (ECA); allí son separados, embalados y luego pesados para su posterior comercialización.

Publicidad
Publicidad