Publicidad

Cuatro usos sorprendentes de la realidad virtual

Publicidad

Las experiencias inmersivas en contenido digital audiovisual pueden darse mediante la realidad aumentada, la realidad mixta y también la realidad virtual, que está ofreciendo las mejores vivencias de escenarios simulados.

Así lo asegura David Herrán, director creativo de Dream House Studios, una empresa especializada en contenidos de este tipo. Herrán señala además, que la realidad virtual permite una mayor interacción con la historia narrativa que plantee el contenido, ya que se puede recorrer un espacio, metro a metro, simulando acciones con un realismo sorprendente.

 

1. Simulación de entrenamiento industrial

Publicidad

Hay sectores, como por ejemplo la Fuerza Aérea, en la que para simular acciones de riesgo, a los pilotos se les narra una situación de emergencia. No es lo mismo que se las cuenten a que las puedan vivir.

“La realidad virtual simula el peor escenario y este se puede repetir cuantas veces sea necesario para que el cerebro de la persona mecanice las acciones ”, dice Herrán.

2. Visualización de ingeniería y arquitectura

Es útil para compartir el lenguaje con varios interlocutores. El arquitecto puede, mediante la realidad virtual, hacer un montaje fotorrealista, para ayudar al constructor a interpretar los planos. “En Colombia este campo está muy incipiente, a las constructoras les parece muy costoso su implementación, pero son más las ventajas, pues habrá una visualización más natural y adecuada”.

3. Parques de entretenimiento de realidad virtual

En China, Canadá, EE.UU. o los Emiratos, ya existen parques especializados de experiencias interactivas de realidad virtual, en las que un grupo de personas puede jugar con todo el cuerpo sin tener que moverse de lugar.

4. Visualización de intervenciones médicas

“¿Qué tal donde el primer trasplante de tráquea hubiese quedado grabado y se pudiera hacer una simulación en realidad virtual?”, se pregunta Herrán. Esta alternativa puede ser útil para recrear situaciones y mejorar las intervenciones analizando casos clínicos de éxito.

 

Por: Sebastian Aguirre  / sebastian.aguirre@vivirenelpoblado.com

Publicidad

Publicidad

Publicidad