Publicidad

Poética de las cosas simples

La cocina, por donde se le vea, se encuentra atiborrada de cosas que dicen lo que somos: entre la aparente hojarasca que allí vemos, es posible tantear la personalidad de quien cocina y parte de la identidad del grupo social que transforma los alimentos.

Cada época deja también allí su huella, los avatares con que batallaron sus asiduos visitantes o la frugalidad con la que lidiaron: la alta cocina, ¡quién lo creyera!, le debe mucho a las hambrunas y a las epidemias, podría casi que afirmarse que la alta cocina no es más que el refinamiento de la escasez; así, estamos aprendiendo a aprovechar lo inimaginado.

Cocina de la recuperación le llamamos, y esto no es más que migas de arepa, calentaos, migueluchos y parece que el mondongo… pero el mondongo es cuento aparte, harina de otro costal, su historia es de otro mundo.

En todo caso la moraleja es evidente: los malos momentos nos han legado grandes preparaciones, así que nada de quejarnos y llorar sobre la leche derramada, la idea es volver a las cosas simples.

También le puede interesar:

Me pregunto cómo marcará esta época el lugar de la cocina, qué dirá ella de nosotros. Creo que tiempo hemos tenido para pensar en las cosas simples: el agua de panela en sus primeros hervores o el olor de la arepa que se filtra por los poros de la cocina.

De momento, nuestra acelerada existencia se vio frenada y lo importante salió a flote: que no falte en la mesa qué yantar, que el agua siga fluyendo y quienes producen nuestros alimentos sigan sanos, tiempo habrá luego para volver a comer en restaurantes -ojalá pronto- o volver a tomar sopita en casa de mamá.

De momento, la cocina se ha vuelto el centro de la propia existencia: cocinar en familia, cuidar las plantas que luego darán sabor a nuestros preparados, hornear papas, desgranar arvejas, intentar hacer natilla a la vieja usanza, remojar los fríjoles y tomarnos el tiempo de moler maíz y hacer las telas para el día que habrá de llegar.

Por: Luis Vidal

Publicidad

Publicidad