Vida de mascotas, con pelos y señales

Las mascotas han ido ocupando un lugar esencial en los hogares colombianos

Cada vez más, las mascotas han ido ocupando un lugar esencial en los hogares colombianos. Cuidado con aquello de antropomorfizar, dicen los expertos.

El último censo poblacional en Colombia, realizado en 2018 por el DANE -Departamento Administrativo Nacional de Estadística-, reveló un cambio en el tamaño de las familias: mientras, en 2005, el promedio de personas por hogar era de 3,9 individuos, en 2018 el promedio bajó a 3,1. Los datos revelan, además, que han aumentado significativamente los hogares unipersonales: del 11 %, en 2005, pasó al 18,6 %, en 2018.

Le puede interesar: Sobrevivientes de cuatro patas

¿Será esta la razón por la que ha aumentado en el país la tenencia de mascotas?

Según el director del DANE, Juan Daniel Oviedo, sí. Así lo confirmó en una entrevista concedida al periódico El Espectador: “La tendencia cultural es darles derechos a las mascotas. Todos piensan que ya son un miembro de la familia, y esto se ve dentro de los comportamientos”.

Según una encuesta de la empresa BrandStrat y Offerwise, seis de cada 10 hogares en Colombia tienen una mascota. Las ciudades de Medellín (63 %), Bogotá (61 %) y Cali (65 %) son las que reportan mayor tenencia. Diferentes estudios demuestran que ocurre algo parecido en el mundo entero.

63 % de los hogares en Medellín tienen mascota.

17 % aumentaron las ventas de productos para mascotas en 2020.

60.3 % de los hogares colombianos con mascotas tiene un perro.

En 2020, el año de la pandemia, las compras efectuadas de los productos referentes a las mascotas tuvieron un aumento del 17 %, en comparación con el mismo periodo de 2019. Con este incremento, suben, obviamente, los negocios relacionados. El estudio revela que en 2023 el gasto de las familias en artículos y servicios para las mascotas en Colombia podría llegar a ser de 5,43 billones de pesos.

¿Un miembro de la familia?

Las mascotas o animales de compañía existen desde los albores de la prehistoria, cuando el ser humano empezó a domesticar animales y se volvió sedentario. Pero es evidente que en la época actual es muy diferente nuestro relacionamiento con los animales. Así lo asegura Santiago Henao Villegas, docente de la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia de la Universidad CES: “El concepto ha ido cambiando hacia una familia multiespecie. Se les empieza a dar el reconocimiento de ‘miembros de la familia’ a estas especies que nos acompañan. El punto negativo de esta situación es que empezamos a antropomorfizar las necesidades de los animales. Empezamos a ponerles a ellos características exclusivas de los humanos”.

Para el docente, esa antropomorfización -humanización, en términos coloquiales-, no es tan buena: “Ese punto en el que empezamos a ponerle un abrigo al perrito, ‘porque qué pesar, está haciendo frío’; o de disfrazarlo con la camisa de la Selección, ‘porque hoy juega Colombia’; o de ponerle zapatos para que nos acompañe en la caminata… es desconocer sus necesidades”. Según él, lo que debemos entender es que los animales tienen necesidades especiales, y nosotros somos los que debemos tratar de adaptarnos a ellas.

Le puede interesar: Qué hacer con las mascotas si sale de viaje en vacaciones?

Esto, por supuesto, tiene un impacto económico enorme. Así lo afirma un estudio de la empresa Euromonitor Colombia: “La humanización sigue siendo una de las tendencias clave en el desarrollo del cuidado de las mascotas, ya que está provocando un aumento del gasto en productos y servicios en ese rubro. Dado que las mascotas se consideran cada vez más como miembros valiosos de la familia, y muchos dueños de mascotas incluso las consideran como sus hijos, esto, a su vez, se suma a la creciente tendencia de humanización, lo que aumenta la demanda de alimentos saludables y nutritivos, por ejemplo”.

 

Los niños y sus mascotas

De todas formas, afirma el médico veterinario Santiago Henao, es claro el beneficio que trae la tenencia de una mascota, sobre todo para los niños. “En familias con hijos únicos, por ejemplo, la mascota adquiere un rol muy importante, porque los niños empiezan a ver que hay otro ser viviente sobre el que hay que asumir labores de responsabilidad. Se les demuestra, con el buen ejemplo, la importancia del respeto hacia los animales”.

Según un estudio de la fundación española Affinity, una entidad que lleva más de 30 años investigando y promoviendo los beneficios de los animales de compañía en la sociedad, la tenencia de una mascota en los niños juega un rol muy importante, “porque contribuye en el desarrollo educativo y social; los obliga a asumir responsabilidades y a aprender valores como el respeto por los demás, aumenta su autoestima y mejora su integración en la familia”.

Le puede interesar: Recomendaciones para cuidar a las mascotas del calor

Según el estudio de la fundación sobre el vínculo entre los animales y las personas, “los primeros conceptos que asocia la mayoría de los niños cuando les preguntan por la relación con su perro o gato son: ‘cuidar’, ‘alimentar’ y ‘jugar’. Estos son los valores de responsabilidad que los animales de compañía transmiten a los pequeños”.

¿Perro o gato?

En Colombia, el perro sigue mandando la parada. Según el estudio de BrandStrat y Offerwise, el 60.3 % de los hogares colombianos con mascotas tiene un perro, el 22.3 % tiene un gato, y el 17.4 % tiene ambos.

Sin embargo, según afirma el docente Santiago Henao, es notoria la tendencia en el aumento de los gatos, según se desprende de las consultas que atienden los médicos veterinarios. Eso se debe, afirma, al cambio en los hábitos de las familias colombianas: si es necesario dejar a la mascota sola, un gato es más independiente que un perro.
Las modas influyen, por supuesto, en que algunas familias estén buscando también un minipig de elegante chiquero, o un abullonado y tierno conejito. Pero, afortunadamente, afirma Santiago Henao, algo ha calado en la conciencia de los colombianos para que ya no nos interese tanto enjaular pericos o encerrar tortugas en peceras. ¿Nos hemos humanizado?

Pleia: vida que genera vida

Pleia es una empresa que valora el vacío que siente una familia con la pérdida de su mascota. Melisa Naranjo, médica veterinaria, gerente y socia de Pleia, cuenta cómo encontraron, hace cuatro años, la manera de dejar en estas familias “un legado y una huella de vida”.

Se trata del proceso de biotransformación: el cuerpo sin vida de la mascota es depositado en un contenedor, con un material seco, y, al cabo de dos meses, se convierte en abono.

Las familias escogen entre dos posibilidades: llevar a su casa una planta que ha crecido con los nutrientes de este abono, o dejarlo como sustento para darle vida a un árbol, en el Pet Memorial Garden, ubicado en la sede de Pleia, en Guarne. Vida después de la vida.

Señas: www.pleia.co
Pet Memorial Garden: Vereda Chaparral, km 3.5. Guarne, Antioquia.
Teléfono: 310 434 8298