Julián Mesa, comerciante distinguido por Fenalco y un ejemplo de visión empresarial

Publicidad

Recibir reconocimientos locales, departamentales y nacionales le gusta, pero lo que realmente le llena el alma, tal como se lo confesó a Vivir en El Poblado, es lo que hace por la sociedad.

Julián Mesa, fundador de Fábricas Unidas, Seditrans y Turibus, fue el comerciante distinguido por Fenalco en la Noche de los Mejores, que este jueves 12 de noviembre, en una ceremonia virtual, premió a los comerciantes del empresariado antioqueño.

El orden que desde sus inicios como empresario demostró don Julián lo llevó a obtener respaldo de grandes empresas y entidades financieras que vieron en él el tesón de un empresario con proyección.

Publicidad

“Yo pude arrancar mi empresa de muebles muy organizada, asesorada por canadienses a través del Sena. En esa época existía una compañía llamada Muebles Hermes, que infortunadamente se quebró. Yo contraté a dos italianos que allí trabajaban”, cuenta don Julián que en sus inicios en el negocio “los hice desde la prudencia”.

Con perfil muy bajo, pero centrado en lo que quería, don Julián captó la atención de Sears, compañía que tenía presencia en cinco de las ciudades más importantes de Colombia. “Fueron donde mí a conocer la empresa y dijeron que les llamó la atención por la organización que teníamos. Ellos se sorprendieron y me dijeron que iban a analizar para ver si me empezaban a comprar muebles y así fue que empecé a fabricárselos para Bogotá, Barranquilla, Medellín y Cali”.

La sorpresa se la llevó el señor Mesa cuando le hicieron su primer pedido. “Fue un encargo muy grande y yo apenas estaba empezando y me asusté y les dije: no, por Dios, cómo así que este pedido para una empresa que no tiene capital”, cuenta entre risas don Julián, a la vez que revela que ellos mismos le dieron la solución. Lo recomendaron con el Bank of América y le dijeron: “usted lleva el pedido de nosotros, y ellos se lo financian para que lo produzca”. “Ahí, diría yo, empecé fuerte en la industria”.

Agrega don Julián que, aparte de ese negocio con Sears, también le vendía por esa época a los almacenes Xócimos.

En el año 85, recuerda, compró un lote de terreno en la autopista Sur. Allí construyó con la ayuda de la Caja Agraria y estableció una venta de fábrica de muebles.

Curiosidad y visión

“Yo hice una investigación de todas las industrias de muebles que había en el país y empecé a conocer la capacidad de fabricación, de calidad y me pareció también muy bonito el detalle de ayudarle mucho los fabricantes nacionales”, expone don Julián.

“Como yo vendía de contado, entonces también aproveché para ayudarle mucho a la industria nacional, comprándoles de contado”, confiesa el empresario, orgulloso de su contribución a la manufactura nacional y a los pequeños fabricantes.

“Ese ha sido uno de los privilegios que he tenido yo en la industria, porque comprar de contado no es fácil pero yo me organicé y fui muy apoyado por el sector financiero”, agradece el señor Mesa y agrega “yo realmente quedo muy feliz”.

Preguntarle a don Julián qué significa para él Fenalco es provocarle hasta un cambio en el tono de voz. “Toda la vida, desde que empecé, he sido afiliado a Fenalco y el gremio me parece que es una de las entidades de comercio que más apoya y ayuda”.

Sobre el reconocimiento, su discreta vanidad, como él mismo la describe, “es una felicidad única que una entidad como Fenalco le diga a uno que lo va a reconocer como el comerciante distinguido. Hoy en día con esta distinción y con los años que yo tengo le digo que si muriera, moriría un hombre muy feliz”.

Su obsesión es tener liderazgo, no obstante, reconoce la importancia de cada uno de sus colaboradores. “Tengo un equipo de trabajo excelente, muy comprometido y que quiere la empresa”, expone el señor Mesa y añade que “nunca le hemos fallado a la gente, tanto que ahora, por ejemplo, con esto del coronavirus no llegué a dejar a un solo trabajador por fuera, y la gente por ahí en los almuerzos comenta que yo soy muy querido (cuenta entre risas)”.

Don Julián recuerda con cariño a Sergio Ignacio Soto Q.E.P. D. “Yo conocí a Sergio y él fue un hombre muy patrocinador, sobre todo en la parte del transporte. Él me ayudó mucho con el Turibús”.

Así es Julián Mesa Garcés, apasionado por lo que hace y con gran proyección a futuro, cualidades que a través de los años le permitieron consolidar tres grandes empresas en Antioquia: Fábricas Unidas, Seditrans y Turibus, las cuales son reconocidas en su sector y han generado empleo y grandes aportes al desarrollo social de la región.

También le puede interesar:

Publicidad
Publicidad

Publicidad