Lleva 37 días en la Alcaldía y ya enfrenta la primera contingencia del aire

Mala calidad del aire en Medellín podría anticipar la emergencia ambiental
La primera contingencia ambiental se registró en marzo de 2016.

Publicidad

Diana Montoya, secretaria de Medio Ambiente, responde cómo actuará la nueva administración frente a la inminente contingencia que se estima aparecerá del 17 de febrero al 4 de abril.

“No tomaremos medidas sin rigor”, dice.

Tres meses, dos en el periodo de empalme y uno en funciones, son un tiempo muy corto para pretender conocer cada uno de los procesos que desarrollan los profesionales de la Secretaría de Medio Ambiente, afirma la líder de este despacho, Diana Montoya.

Apenas se está acomodando en el cargo cuando ya se anuncia que entre el 17 de febrero y el 4 de abril viviremos una nueva contingencia ambiental y que exigirá que se tomen medidas para cuidar la calidad del aire, tal como viene ocurriendo desde hace cuatro años.

Publicidad

Con Montoya hablamos de este y otros temas importantes para la ciudad y El Poblado, como quebradas, protección de las laderas y el reciclaje.

Pese a que ya cada año sabemos que entre febrero y marzo habrá emergencias ambientales, parece que las medidas tomadas son las mismas de siempre. ¿Cuáles alternativas han analizado en este primer mes de gestiones?

“Medellín se ha preparado desde años anteriores y a nivel regional somos referentes por la forma como se ha manejado la emergencia ambiental. Las condiciones topográficas, más las condiciones meteorológicas del periodo marzo-abril, lo mismo que octubre-noviembre, son difíciles de contrarrestar hoy, y el mayor problema son las emisiones de fuentes fijas y móviles. En ese sentido, las medidas que tendríamos que implementar tienen que estar enfocadas a la reducción de esa movilidad, de las volquetas, los particulares, las motos”.

¿Quiere decir que se debe esperar el habitual pico y placa ampliado?

“Tenemos que partir por pico y placa, hasta tanto, con autoridades competentes, lleguemos a controles más rigurosos, incluyendo un control más de frente a la venta de parque automotor. En Medellín ya estamos con el mejoramiento del diésel y la gasolina, tenemos los mejores combustibles, pero por ejemplo no ha habido una debida chatarrización ni un cambio de tecnología de algunos de esos componentes del parque automotor, y si no los tomamos como una prioridad, van a seguir dándose las mismas emisiones”.

¿Qué hay en materia de movilidad sostenible?

“Fomentaremos una infraestructura para la movilidad sostenible, tenemos que aumentar las energías más limpias con gas o eléctricos y promover, eso es lo más novedoso, la articulación de las medidas que debe emitir la autoridad ambiental con los alcaldes y las secretarías de movilidad del Valle de Aburrá en temas como el flexitrabajo, para que no tengamos horarios laborales que impliquen movilizarnos en horas pico y de mayor flujo vehicular”.

En once días inicia la contingencia ambiental.
El tiempo de acción es mínimo.

“Ante lo prematuro de la contingencia, no podemos tomar medidas drásticas que no tengan el soporte y el rigor desde la simulación. No va a ser algo que hoy haga la Alcaldía, pero nos estamos preparando con el soporte desde la academia y con articulación de la autoridad ambiental, para analizar propuestas que redunden en una reducción de las emisiones”.

¿Qué diagnóstico hace de lo que ha encontrado su despacho en su primer mes?

“Es muy prematuro pretender que en un mes se entienda todo el bagaje de una misma secretaría, más en una Secretaría como estas que es transversal y se articula con otras como Movilidad, Planeación e Infraestructura Física. Ese es un primer tema. Hicimos un llamado a la articulación y a que siempre haya una planificación previa de los impactos que, en los temas medioambientales, habría para la ciudad cuando se realice una obra pública”.

¿Cómo estamos en manejo de residuos sólidos?

“Tenemos un bajo índice de aprovechamiento. Tenemos planteado implementar políticas para articularnos a lo que hoy se viene dando en el país en cuanto a la prohibición de plásticos de un solo uso, pero siendo conscientes de las implicaciones que puede haber en temas de la economía, de presupuesto, de reconocer que hay otros sectores que también deben estar sobre la mesa para tomar decisiones”.

¿Cuál es la solución en materia de reciclaje?

“Empezaremos a fortalecer un trabajo desde los hogares, pero que también involucra otros enlaces como son los recuperadores ambientales o recicladores, y la fuente final de disposición que para este caso es un trabajo articulado y reenfocado con Empresas Varias. Tenemos programas para este cuatrienio que se van a enfocar en aprovechamiento, operación y reciclaje desde la fuente, acorde con la nueva normativa del Ministerio con las canecas de colores. No basta con que desde los hogares se haga separación si no tenemos recuperadores que puedan aprovechar ese material y les sirva como como fuente de ingreso”.

¿Cómo protegerán las laderas?

“Tenemos el reto de contar con un documento rector y de planificación previo, fruto de estudios rigurosos frente a conectividad y proyección de ecosistemas estratégicos, que aplique a todas las obras que se vayan a hacer en periferias y laderas, y que estos instrumentos sean acogidos en los marcos regulatorios e instrumentos de planificación de mayor jerarquía, como el Plan de Ordenamiento Territorial —POT­—.

Este año tenemos el reto de ajustar el POT, es una propuesta que va a hacer el alcalde y la va a asumir con todo el rigor para que podamos minimizar ese acelerado urbanismo no planificado que va en detrimento del ambiente.

Tenemos como función proyectos para delimitar y frenar la afectación de las periferias con corredores circunvalares y la protección de las riberas de las fuente hídricas, y para identificar esas áreas de protección estratégicas para generar conectividad y más espacio verde para el disfrute de la ciudadanía”.

Diana Montoya, secretaria de Medioambiente.
Diana Montoya, secretaria de Medioambiente. Foto cortesía.

“La competencia en la expedición de las licencias de construcción es de las curadurías, pero muchas veces no hay articulación y si el POT no está actualizado o no involucra a todos los determinantes ambientales, difícilmente se pueden dar las limitantes”.

¿Qué plan tienen para proteger y conservar las quebradas?

“Esto es clave por lo que significa no solo en la recuperación de las riberas sino para la restauración de especies nativas, para la conectividad, el microclima y la retención de sedimentos y contaminantes que van por escorrentías a las quebradas.

Le puede interesar:

Tiene que haber una articulación con EPM y la Secretaría de Gestión y Control Territorial para reducir la descarga de residuos sólidos a quebradas y también para que se puedan hacer alcantarillados convencionales o no convencionales”.


Por: Sebastián Aguirre Eastman / sebastian.aguirre@vivirenelpoblado.com

Publicidad