Café Fundación: un lugar para trabajar y ayudar los animales

Publicidad

En estos tiempos donde es posible dejar la oficina por unos días y trabajar desde otro lugar, la Fundación Orca invita a su café. Está abierto de lunes a sábado, entre las 10 a.m. y las 7 p.m, y domingos y festivos, entre las 11 a.m. y 5  p.m.

Al llegar a este lugar cercano al Primer Parque de Laureles, el visitante tendrá una bienvenida memorable: el grupo de perritos que hace parte de la Familia Orca saldrá a saludar. Fueron rescatados de pueblos, lugares de construcción o de la agresividad de la calle están en este café mientras encuentran una familia. En esta casa hay espacio para todos: animales, visitantes, dueños de mascotas que buscan una guardería temporal y personas que llegan a trabajar en su café con el propósito de pasar un rato diferente y ayudar, con su estadía, a la fundación y sus propósitos variados. 

La Fundación Orca nació hace 14 años por idea de Marcela Díaz, una médica que junto a su equipo de voluntarios y padrinos hace todo lo posible para ayudar a animales que están en las calles o han sufrido abandono y maltrato. En las paredes de este sitio hay imágenes de todos los que han sido adoptados (algunos incluso están con sus familias fuera del país) y también de aquellos que cruzaron el llamado “Puente Arcoiris”, nombre como se denomina a ese lugar donde se cree, llegan todos los animales que han dejado este mundo. 

Hospitalidad y propósito 

Publicidad

Esteban Pérez es el administrador de este café que nació hace cuatro años con el propósito de generar recursos para esta fundación. Cada semana recibe a personas que llegan desde distintos puntos para trabajar desde allí y colaborar con el propósito. En este lugar las personas pueden disfrutar un buen café, un menú variado y un servicio cálido y continuo de los voluntarios: personas que demuestran una amabilidad genuina.

Esteban Pérez agrega que actualmente trabajan para mejorar este lugar y atraer más visitantes. También buscan la asesoría y colaboración de todos aquellos que con su conocimiento los puedan ayudar para ofrecer, próximamente y ojalá, el mejor café de Laureles, y a toda la ciudad. 

Publicidad
Publicidad