La historia de las Madres de la Candelaria, en una exposición en el centro de Medellín

Publicidad

El Museo Casa de la Memoria inauguró la exposición que narra la historia de las Madres de la Candelaria.

Su nombre es “Siempre miércoles a las doce, la persistencia de una búsqueda”, y se creó en reconocimiento a la lucha por la búsqueda de justicia de estas mujeres que han posicionado los plantones semanales, todos los miércoles al mediodía, en la Basílica de Nuestra Señora de la Candelaria, en el centro de Medellín, y a todas las madres que caminan y persisten por la no repetición.

Publicidad

Le puede interesar: Rodolfo Sánchez lleva sus esculturas a Parques del Río

Más que una exposición, una instalación

La exposición aborda los ejes: social, desde la dimensión del conflicto; privado, que se concentra en las narrativas personales, es decir, los relatos de las madres; y colectivo, que plantea las transformaciones y logros durante el histórico de este movimiento.

Además, cuenta con una intervención permanente con los paneles de calle en el Parque Bicentenario, lugar donde se ubica el museo, con imágenes representativas de la lucha y resistencia de estas mujeres, reproduciendo todos los miércoles a las 12 del mediodía las arengas que ellas utilizan en sus plantones semanales en la Basílica de Nuestra Señora de la Candelaria en el Centro de Medellín.

El concepto de la instalación

La exhibición está instalada en el primer nivel del Museo Casa de la Memoria y tiene varias temáticas definidas por las Madres de la Candelaria a partir del proyecto “Territorios”, una iniciativa del Museo Casa de la Memoria que fortalece las organizaciones sociales, civiles y/o de víctimas con incidencia local para hacer visibles, a partir de lenguajes expositivos, la memoria de los procesos desarrollados por las organizaciones, las problemáticas, fines, quehaceres o historia, con el ánimo de aportar al reconocimiento comunitario e institucional.

A partir del diálogo y el intercambio se definen historias, ideas y elementos, desde los cuales se construye una narrativa o relato propio sobre la organización. Este relato se articula, mediante insumos de archivo y memoria aportados por la organización y por un proceso de diseño museográfico orientado por el Museo Casa de la Memoria, para favorecer un acercamiento alternativo a esa narrativa construida en el proceso.

Luz Amparo Mejía, integrante de la Corporación Madres de la Candelaria, línea fundadora, dijo: “Queremos ser un ejemplo para las otras organizaciones, queremos que la gente que pase y se encuentre con nuestras historias salga transformado, salga entendiendo que hay un conflicto, que hubo un conflicto que nos hizo tanto daño pero que tenemos que hacer juntanza para reparar ese tejido social”.

Publicidad
Publicidad