Camacol: “Los bloqueos están dando un golpe al tejido social”

Publicidad

Después de 43 días de bloqueos y afectaciones a los bienes públicos en Colombia, ocasionados por el paro nacional, la Cámara Colombiana de la Construcción, Camacol, hizo este 10 de junio un llamado de alerta sobre la crítica situación de 1,3 millones de trabajadores del sector de la construcción y su cadena de valor, que hoy se encuentran gravemente afectados.

Le puede interesar: La construcción: corazón de la economía en tiempos complejos

Según afirmó Sandra Forero Ramírez, presidenta de Camacol, en un comunicado público, sin actividad de construcción no solo se pone en riesgo el empleo de miles de personas, sino el sustento de las familias y el futuro de la reactivación económica y social de las regiones del país.

“Es inaceptable que con bloqueos se sigan destruyendo los activos que más necesita el país para su reactivación económica y social: el empleo, el tejido empresarial y la confianza de los colombianos”. 

Publicidad

En el comunicado, la agremiación resume en cifras la compleja situación que está viviendo el sector edificador por consecuencia de la afectación del orden público: pérdidas por 4,5 billones de pesos en inversión de proyectos inmobiliarios, y de $2,2 billones en valor agregado para la economía en su conjunto, con una caída en las ventas de $2.3 billones para 36 sectores productivos y más de 170 líneas de actividad económica que abastecen con insumos y materiales la construcción de los proyectos, y en donde predominan medianas y pequeñas empresas.

La presidente de Camacol, en nombre de la agremiación, invitó a los promotores del paro a continuar buscando el camino del diálogo para la resolución de los conflictos: “Ninguna causa justifica que, con bloqueos, se atente de manera indiscriminada contra los derechos individuales de los colombianos al trabajo y al desarrollo de las actividades económicas que garantizan su sustento. Los bloqueos están dando un golpe al tejido social, al corazón de los hogares; y a las fuentes de empleo. Es una total irresponsabilidad con el país, con mayor razón teniendo en cuenta los canales institucionales que existen para el diálogo pacífico y constructivo”. 

Publicidad
Publicidad