La llegada de un gigante

Publicidad

EAFIT fue la primera institución en conectar a Medellín a Internet. Los primeros computadores particulares se conectaron en abril de 1996.

1996

Antonio Restrepo Zea todavía recuerda aquel día en el que, en frente de cientos de padres de familia, les dijo “hay que prestarle atención a Internet, esto nos va a cambiar la vida”. Era 1994 y a petición del entonces rector de EAFIT, Guillermo Sanín Arango, les explicaba a las familias de los estudiantes de primer semestre todos los adelantos tecnológicos que tenía la universidad para la época.

En los primeros años de la década de 1990, en Medellín, EAFIT era sinónimo de Internet. Para ese entonces, en la universidad solo había una cuenta de correo electrónico, las cartas llegaban en disquetes y pensar en la interconexión entre computadoras parecía ciencia ficción.

Publicidad

Años antes, en 1986, Restrepo Zea se había graduado de una carrera que para el momento era visionaria: ingeniería de sistemas. Después de pasar unos años en Bogotá, decidió regresar a Medellín y vincularse con la institución de la que es egresado: EAFIT. Una de sus misiones era explorar la posibilidad de trabajar en red con otras universidades del país. Así, estableció contactos con la Universidad de los Andes y con la Universidad del Valle y, entre las tres instituciones, empezaron el desarrollo de una red universitaria que sirviera para compartir contenidos, información, estudios y trabajar con objetivos compartidos. Al mismo tiempo, desde las tres universidades soñaban con conectarse a una gran red conocida hasta ese entonces en los ámbitos militares y académicos: Internet.

“En un principio, las tres instituciones empezaron a desarrollar protocolos que permitieran optimizar las conexiones”, recuerda Restrepo Zea, quien vive en Suiza desde 1995, año en el que dejó Colombia para seguir sus estudios. Gracias al esfuerzo de muchos meses, Colciencias supo del trabajo y le propuso a EAFIT que creara un proyecto que permitiera a la academia colombiana conectarse a Internet. “Sabiendo que trabajábamos en equipo, les propuse a las otras dos universidades que hiciéramos el trabajo juntos”. Y así fue.

El 4 de junio de 1994 se logró la conexión del país a Internet, a través de la red CETCol. La Universidad de los Andes actuaba como nodo principal y de allí, Eafit y la Universidad del Valle se configuraron como nodos secundarios. Esto quiere decir que todos aquellos que quisieran, podían conectarse a Internet a través de estos servidores: “Siempre quise que el acceso a Internet fuera universal. No era el nodo de EAFIT, era el nodo de Medellín”, expresa Antonio. Por ello, otras academias como la Universidad de Antioquia, el CES, la Luis Amigó, la Universidad Nacional Sede Medellín, el Politécnico Jaime Isaza Cadavid, entre otras, lograron acceder a la gran red de información gracias a este trabajo. También lo hicieron Colciencias, el Icfes y otras instituciones nacionales.

Otro gran hito que se logró en esa época fue la creación del dominio .co, que en principio administraba la Universidad de los Andes. “Era un internet muy diferente al que vemos hoy. No había código html por lo que todo era muy textual, no había imágenes”, recuerda Antonio.

EAFIT fue la primera institución en conectar a Medellín a Internet

En las casas

Sin embargo, fue cuestión de años para que Internet se desarrollara y empezara a llegar a los hogares de la ciudad. En 1996, dos años después de la primera conexión a la súper autopista de la información, Supernet Colombia trajo a Medellín el servicio de Internet. Era abril, y la edición 86 de Vivir en El Poblado registraba que para ese momento existían 100 usuarios del servicio.

En la época ya se leían también algunos avisos en prensa que mostraban a EPM como un jugador importante. Con el tiempo, esta división pasaría a llamarse UNE, empresa que luego sería comprada por Tigo.

En 1996, para conectarse se necesitaba: “un computador con 8MB como mínimo, un modem de 28.8 KB, Windows 95, Explorer, protocolo TCP-IP, dominar inglés y pagar un contrato anual de $495 mil por 10 horas de conexión mensual”. Y, para finalizar, el servicio ofrecía acceso a un correo electrónico internacional, navegar en la red mundial, tener disponibilidad de los archivos abonados y participar en foros.

¿Qué era Supernet?

Supernet era una empresa conformada por Cablesistema -la empresa de televisión por cable- y FSM ltda., dedicada a los computadores. Así mismo, Microsoft, EPM, Telecom, Sprint, IEFT e Intemex eran los proveedores asociados, con los cuales reunían los requisitos para ser ISP o proveedor del servicio de Internet. Además de eso contaban con la licencia del Ministerio de Comunicaciones.

Publicidad
Publicidad