Publicidad

¿Después de la tempestad llegará la calma?

Publicidad

Yo tengo una leve obsesión con las convenciones. Me interesa mucho saber qué estamos entendiendo todos acerca de algo. ¿Qué es tempestad y qué es calma? Qué entendemos todos por esas dos palabras que se convierten en consuelo de muchos.

Por María José Gómez Villegas

Si consultamos a su majestad – la RAE- tempestad es una tormenta grande, y calma es un estado de la atmósfera cuando no hay viento. Así entonces, y de acuerdo con el dicho parafraseado por todos alguna vez en nuestras vidas, luego de que los vientos rujan con una fuerza extraordinaria, los mismos se cansarán -como todo lo que persiste sin la respuesta esperada- y cesarán, no habrá más vientos extraordinarios, por lo menos no hasta que llegue una nueva tormenta.

Publicidad

¿Por qué imploramos tanta calma? A veces el entorno nos pide adaptación, desacomodarnos un poco y permanecer así, incómodos, fuera de nuestra zona de confort para poner a prueba nuestra creatividad. Y no hablo de la mal llamada creatividad que pareciera que únicamente consiste en crear obras de arte, moldear figuras o escribir un texto extraordinario; me refiero a la creatividad para afrontar situaciones cotidianas, las de todos los días, en casa, en la oficina, con las personas que tenemos cerquita y queremos, y a las que tenemos que ver por que nos toca.

Yo personalmente aplaudo las situaciones que me retan a ser una mejor persona y a explorar mi mejor versión, en todos los aspectos y escenarios: relaciones de pareja, trabajo, el camino que recorro todos los días de un punto A a un punto B, etcétera. Todos y cada uno de los momentos que habito.

Invito a reflexionar cuál es la calma que queremos en nuestras vidas, a disfrutar un poco la tempestad y sacar de ella lo mejor, para aprender y continuar. Respiremos rico, tomémonos las cosas con calma, pero para abrazar cada una de nuestras tempestades y con ello, todos los aprendizajes que traen consigo.

En la construcción de nuestra comunidad de amigos, reelijamos a todas las personas que nos regalan calma para afrontar momentos difíciles, no para acabar con ellos, sino para hacerlos más constructivos y ayudarnos a ver las cosas desde una perspectiva diferente.

“Se mira hacia atrás con vértigo. Hacia adelante con curiosidad. Nunca a los lados. Y se sigue y se sigue” – La vida- Leila Guerriero.

Publicidad

Publicidad

Publicidad