24 colombianos completan 32 días a bordo de un crucero, sin poder desembarcar por el COVID-19

Publicidad

El domingo 15 de marzo, los más de 2.000 pasajeros del crucero Celebrity Eclipse, de la flota Royal Caribbean, debían desembarcar en el puerto de Valparaíso, Chile, luego de navegar durante dos semanas desde Buenos Aires, Argentina, donde partieron el 1º de mismo mes. A bordo viajaban 24 colombianos, de ellos 12 antioqueños, quienes hoy, 32 días después, permanecen en su interior.

La crisis mundial por la propagación mundial del COVID-19 los sorprendió al llegar al puerto chileno, en medio de las medidas restrictivas que cada país iba imponiendo para el ingreso de extranjeros a sus territorios. El Gobierno de Chile fue uno de ellos, y solo permitió que del crucero desembarcaran sus nacionales, señaló Daniela Pabón, cuyos suegros, Sebastián Velásquez –de 83 años– y María Gladys Morales –de 75–, habitantes del sector de Llanogrande, se encuentran entre los pasajeros.

El crucero, narra Daniela, anduvo buscando un puerto que le permitiera atracar, pero solo halló respuesta positiva en San Diego, California, a donde arribó el lunes 30 de marzo.

Publicidad

Sin embargo, los colombianos fueron los únicos cuya nacionalidad no les fue permitido aún descender, debido a que el gobierno estadounidense se los impide hasta que se les confirme el viaje hasta su país, lo cual no ha sido posible por el cierre de lo aeropuertos nacionales para vuelos internacionales que decretó la Presidencia desde el 19 de marzo.

El crucero ha asumido todos los costos de la estadía de los colombianos (otros 10 bogotanos y dos caleños), y eso los ha tenido tranquilos, aunque cuando llegaron a San Diego el lunes 30, y vieron que todos los pasajeros desembarcaron menos ellos, aumentó la angustia al no saber qué pasará con ellos”, expresa Daniela, quien habló con sus suegros este miércoles al mediodía.

[bsa_pro_ad_space id=27]

A los familiares les preocupa que la mayoría de nacionales son de edades avanzadas, y algunos requieren suministro de medicamentos. Además, la situación se agravó al saber que uno de los pasajeros y tres tripulantes dieron positivo por COVID-19, y que como el crucero ya fue desocupado, no hay garantías de que puedan recibir asistencia médica en su interior.

Daniela comenta que un representante a la Cámara antioqueño los está ayudando con las gestiones ante la Cancillería para permitir que los colombianos puedan desembarcar y regresar al país.

Lea también:

Publicidad
Publicidad