Blancos y negros de Valorización

Publicidad

Balance del proyecto de Valorización de El Poblado. Obras de alta calidad, pero un cuello de botella que empaña el conjunto: el intercambio entre la transversal Inferior y Los Balsos.

Llevamos más de 7 años ejecutando el proyecto de Valorización del Poblado. ¿O tal vez son 10? Da igual. Ya perdimos la cuenta. Lo importante es que la mayoría de obras están, por fin, terminadas.

Hay que reconocer que la mayoría funcionan bien. Principalmente algunas de las más recientes, como los intercambios de la transversal Inferior con las lomas de Los Parras y los González. Y también los tramos más nuevos de la 34.

Le puede interesar: Los Balsos: ¿una loma condenada al tráfico?

Publicidad

Sin detenernos en el larguísimo tiempo de ejecución, la verdad es que los intercambios quedaron muy bien, y cumplen satisfactoriamente su objetivo de independizar totalmente los flujos de tráfico de las lomas del de la transversal. Con el beneficio añadido de dotar de doble calzada a los tramos de loma aledaños a los proyectos: en el caso de Los Parras, doble hasta más debajo de la avenida El Poblado; Los González no tanto, pero, por el momento, no está mal.

También funciona muy bien la ampliación de la 34 entre Los Balsos y la Aguacatala. Vías anchas y cómodas, que no parecen de El Poblado, y que contribuyen a un tráfico más fluido.

No obstante, todo lo bueno que se logra con 10 o más obras de alta calidad, se pierde con una sola que no esté a la altura. Un cuello de botella puntual afecta el sistema completo, que, como siempre ocurre, es tan fuerte como el más débil de sus componentes.
Es lamentable que para el intercambio entre la misma transversal Inferior y Los Balsos hayamos padecido la combinación perversa de un diseño pobre y mezquino con una ejecución mediocre y poco profesional. Esto significó, en su momento, hace unos 4 o 5 años, parálisis de la obra y cambio de contratista.

Adicionalmente, yendo por la transversal hacia el sur, este es el último intercambio antes del cuello de botella gigantesco que significa el sector de San Lucas. Por si fuera poco, está sobre la loma de mayor tráfico de El Poblado, que es Los Balsos. Muy superior al de Los Parras o Los González, por lo que colapsa continuamente. Esta obra rara vez tiene oportunidad de trabajar como debiera. Ni la va a tener, mientras no haya solución aguas abajo, en la loma de El Campestre, y en el propio San Lucas. Pero no, estas obras no están contempladas en el proyecto.

Le puede interesar: Proyecto de Valorización de El Poblado: balance en altas y bajas

Difícil contemplar opciones de transporte público o bicicleta que mejoren la situación. Tampoco funciona el pico y placa, al menos en su formato tradicional. Ese modelo ya está agotado. Para los habitantes de San Lucas y para quienes se dirigen a tomar la transversal Intermedia hacia Envigado, no hay solución ni mejora a la vista. Tendrán que resignarse a sufrir a diario este monumento a la mediocridad y la falta de visión.

Tienen derecho a pensar que sus predios no se valorizaron con el proyecto, al revés.
En cambio, quienes habitan o circulan por otras lomas y por otros tramos de las transversales ubicados más al norte, sí sentirán que sus aportes de capital al Proyecto de Valorización valieron la pena.

Publicidad
Publicidad