Alberto Correa el director fundamental

Publicidad

Antioquia está llena de música. Espero que dentro de ese mundo, el Estudio Polifónico se recupere de la crisis de la pandemia.

Abre la puerta con un aire suave a ceremonia. Solo que, en esta oportunidad, no habrá música ni concierto, sólo historias. Alberto Correa nos atiende en un apartamento, con una elegancia natural: él, y todo lo que habrá en los minutos siguientes, estará ordenado, en armonía. La escena que ha hecho posible este encuentro, y todos los demás, ocurrió hace 71 años y medio; hoy tiene 80. Cuenta que después de salir de clase, camino hacia su casa, en la calle Calibío con Cundinamarca, pasó por un salón; un grupo de personas interpretaba Sicur cervus, del compositor Giovanni Pierlugi Da Palestrina, y no pudo seguir. Con los brazos, rodeó las rejas de la ventana y estuvo ahí casi una hora.

Le puede interesar: La maestra de piano Blanca Uribe

La misma situación se repitió durante tres días, hasta que el maestro Rodolfo Pérez Gonzaléz, que estaba adentro y dirigía el ensayo, lo vió e invitó a quedarse. A partir de ese momento, empezó un camino que lo acercó cada vez más a la música. Antes de empezar su carrera de medicina, en la Universidad de Antioquia, se acercó al existencialismo. Tantas dudas sobre la realidad lo llevaron a buscar la calma del mundo espiritual. Fue así como llegó al Seminario de Yarumal a estudiar filosofía. Allí se acercó al canto gregoriano, ayudó en los ensayos de música, y conoció a dos de sus mejores amigos, hasta hoy: los hermanos Mario y Gustavo Yepes Londoño.

Alberto Correa El director fundamental
Publicidad

Con ellos hizo música y teatro. Después de dejar ese pueblo, aprendió a combinar la medicina con la música. Aunque algunos profesores en la Universidad de Antioquia no estuvieran de acuerdo; ya estaba acostumbrado: su papá no quería que fuera solo músico, un oficio que en aquellas décadas estaba asociado a la bohemia, la fiesta o el desorden. Por eso se convirtió en médico y músico. Sus días empezaban a las 3 de la mañana y se extendían hasta la noche, sin malestares, sin cansancio.

Después, con los años, tuvo que enseñarle al cuerpo a descansar, y sus citas con pacientes en Caldas las combinaba con ensayos y creación. En 1962 fundó el Grupo de Música Antigua de Medellín y en 1966 creó el Estudio Polifónico de Medellín, cuyo coro hizo parte de algunos de los eventos más importantes, en Colombia. Se graduó como médico en 1968, y ante varios suicidios de ese tiempo, fue de los primeros en Latinoamérica que empezó a investigar y a interesarse en un tema que aún llama su atención: la musicoterapia, disciplina que busca sanar, con ayuda de la música. En 1971 se casó con Emma Elejalde, una mujer que le ha permitido conseguir lo que ha querido, y de la que dice: “le debo todo”.

Con ella tuvo dos hijos: María Catalina y Juan Esteban, a quienes llevaba a los ensayos o a los restaurantes, a comer, en aquellos tiempos de vacaciones inexistentes y oficios variados. Fundó la Orquesta Filarmónica de Medellín (Filarmed) en 1983 y de ella hizo parte hasta el 2013, año en que la junta directiva consideró que era hora de un relevo.

Lea: Los artistas en Iberacademy están para cosas grandes

Esta orquesta, a la que compara con una hija, la volverá a dirigir el próximo sábado, 2 de julio, en el Teatro Metropolitano, en un homenaje por sus 80 años. Por estos días ensaya con disciplina y dedicación, atributos que lo llevaron a trabajar 50 años, casi sin pausa. Para este concierto que empezará a las 6 de la tarde y bajo su dirección, Filarmed y el Estudio Polifónico interpretarán la Novena Sinfonía de Beethoven, compositor que es su preferido junto a Bach. “Bach busca a Dios a través de la belleza. Beethoven es aquel que llega a la armonía a través del esfuerzo: ambos me han llevado a través de un camino místico que he recorrido”. Ese día, la batuta de dirección que le regaló la orquesta en el aniversario número 35, y guarda en casa, saldrá de la caja de madera, para participar en su homenaje.

Publicidad
Publicidad