¿Por qué hay árboles que huelen mal?

Terminalia Ivorensis

El aroma de las plantas se asocia con olores placenteros, frescos y atrayentes, pero por estos días en Medellín hay una especie de árboles que hace que algunas personas se cuestionen sobre el olor que emiten, Vivir en El Poblado habló con Norberto López, coordinador del Herbario del Jardín Botánico para que explicara que sucede con la Terminalia Ivorensis, conocida como Alfara Negra.  

Terminalia Ivorensis

López cuenta que esta especie es original de África Occidental y tropical, narra que es un primo del que conocemos como almendro y tienen en común que generan muy buena sombra, además, la Terminalia Ivorensis es utilizada en plantaciones de café para que de sombra. 

Publicidad

Esta especie alcanza su madurez a los 6 o 7 años, momento en el cual comienza a producir flores y estas son las que producen el olor característico o “mal olor”, explica López, y agrega que ” el olor es una estrategia que tiene la planta para atraer a sus polinizadores, que son insectos nocturnos”. 

Entre las características que tiene es que las hojas están al final de las ramas, además, que las ramas son por estratos – como pisos- y todas salen desde la misma altura del tronco, puede crecer hasta 45 metros de altura, la madera es fina y utilizada con fines comerciales, por su tamaño es importante en la captura de material particulado y en la producción de oxígeno y consumo de carbono.

Según López el árbol es conocido como Alfara Negra, que significa belleza oculta, y afirma que es “muy bonito arquitectónicamente”. El ciclo es dos veces al año, en las temporadas secas, pues necesita que haya buen clima y que no llueva para que los insectos puedan llegar a polinizarlo. 

El llamado que hace el coordinador del Herbario del Jardín Botánico es de hacer pedagogía, conocer y enseñar que el olor es natural, pide tener conciencia que el aroma responde a la necesidad del árbol por atraer los polinizadores, y está convencido que cuando las personas saben qué sucede dejan de estar prevenidos.

Terminalia Ivorensis

En cuanto a los riesgos que pueden existir Norberto aclara que el único es que se vuelva una especie invasora, y enfatiza en que “no hay ningún tipo de contaminación a las personas o alimentos, es como si fuera el perfume de un vecino, es solo el aroma”.

No son muchos los individuos reportados, recuerda López que algunos de los que conoce están en la estación San Antonio, en la avenida Nutibara, en la Plaza de La América, avenida El Poblado y dos individuos en el Jardín Botánico. 

Desde el Jardín Botánico cuentan que tienen reportes de algunos negocios que están cercas de estos individuos y reportan bajas visitas por el olor, pero recuerdan que son dos semanas las que se puede presentar el aroma. Además, hacen un llamado a que no se les provoque la muerte a los individuos, como ha sucedido en algún punto de la ciudad. 

 

 

Publicidad