Estos son los retos del nuevo comandante de la Estación de Policía El Poblado

Publicidad

El capitán William Manuel Tovar Espitia, oriundo del Tolima, es el nuevo comandante de la Estación de Policía El Poblado.

Lleva en Medellín tres años, tiempo en el que ha laborado en Santo Domingo, comuna 1; también en la comuna 13, en donde estuvo por dos años; y a principios de este 2021 en la Estación Manrique. Desde hace una semana se encuentra al frente de la estrategia de seguridad de la comuna 14.

Le puede interesar: Traslado de sede no cambia los teléfonos de cuadrantes de la Policía en El Poblado

Publicidad

Vivir en El Poblado conversó con el capitán Tovar Espitia sobre los retos que debe asumir la comuna 14, implementando el nuevo modelo de vigilancia recomendado desde la Dirección General de la Policía. Se trata de tres pilares: un policía para la gente, que de manera constante se está autoevaluando y auto mejorando; delimitación de los puntos en donde se presentan algunas problemáticas y por último, la policía de vecindario.

Le puede interesar: Uniformados del Escuadrón Antifleteo patrullarán por aire y tierra en El Poblado

¿Cuáles son los retos que como comandante de la Estación El Poblado considera que tiene?

“Temas como seguridad, y con ello la prevención de delitos, son lo principal, lo más importante. Debemos empezar a revisar todo el tema del fenómeno social del contexto que se genera en esta comuna 14. Uno de los retos, creería yo el primordial, es implementar una nueva estrategia que está llevando a cabo la Policía Nacional referente al nuevo modelo de vigilancia”.

¿De qué se trata el nuevo modelo de vigilancia de la Policía Nacional?

“De que sea efectivo para la comunidad y también, se beneficien los profesionales de policía que lo van a cumplir. Esta directriz viene del general Óscar Atehortúa, anterior Director de la Policía Nacional.

¿De qué se trata la directriz del exdirector de la Policía Nacional?

“Mi general Óscar Atehortúa identificó tres pilares para el nuevo modelo de vigilancia. El primero es un policía para la gente, que de manera constante se está autoevaluando y auto mejorando, ello permitirá atacar o contrarrestar todos los fenómenos que se presentan. En ese orden de ideas, en la Policía Metropolitana del Valle de Aburrá se designaron tres estaciones para hacer una prueba piloto para ver cómo nos va a ir con la estrategia:  Estación de Policía Candelaria, en el centro, Manrique y El Poblado. Lo que se busca es focalizar problemáticas y fortalecer el servicio”.

“El segundo pilar se refiere a la delimitación de los puntos en donde se presentan algunas problemáticas. Este iría acompañado de reacciones en esas zonas de mayor impacto. Estamos en la planeación de cómo se van a ejecutar para que ese fenómeno social que se presenta ahí se pueda quitar del sector”.

“Y por último, el que yo considero el más importante, es la Policía de Vecindario. La semana anterior estuvo en Medellín el director general de la Policía Nacional, general Jorge Vargas, en compañía de las autoridades locales en donde se presentó esta estrategia”.

¿En qué consiste la policía de vecindario?

“Busca identificar cuáles son los fenómenos o los riesgos sociales que se presentan en un sector específico; de igual manera, georeferenciando el delito y los comportamientos contrarios a la convivencia, lo que nos arroja unos resultados que nos permite llegar al lugar preciso”.

“En El Poblado tenemos designados tres sectores en los que, por la población flotante, vamos a empezar a hacer la priorización y el plan piloto: Provenza, Parque Lleras y Manila”.

¿Qué acciones acompañarán este plan piloto?

“Queremos mirar cuál es el fenómeno y cuáles son las variables que se presentan en estros tres sectores, los que implican algún riesgo o contribuyen a algún fenómeno social que se pueda materializar en un delito, y obviamente prevenirlo y contrarrestarlo”.

“Todo comportamiento individual o colectivo que se genera antes del delito puede estar relacionado con el tema de las basuras, la falta de alumbrado público, las zonas verdes frondosas. La gente sabe que a veces no pasa nada, que no se cometen delitos, pero esto genera una percepción de inseguridad y eso es lo que se quiere atacar”.

¿Cómo van a trabajar los oficiales de policía en el sector?

“Cada funcionario que va a estar en ese sector se ha designado concretamente para analizar y conocer la problemática; están haciendo un diagnóstico y un programa metodológico, que nos llevará a identificar las dificultades de la zona y, con esa información, estableceremos un objetivo de acción. Una vez esa parte esté definida, se construirán las alianzas, porque hay cosas que no son directamente de policía, pero si requerirá de articulación con secretarías u otra institución para ayudar a proteger el sector”.

Más que una reacción, ¿habla de un modelo de prevención del delito?

“Lo que se quiere es atacar un punto donde confluyen muchos fenómenos sociales o delitos, y ello lo podemos contrarrestar por medio de la prevención. Y en todo siempre juega un papel muy importante la comunidad, porque se requiere de la corresponsabilidad ciudadana, de los comerciantes y de las personas que van a visitar estos establecimientos para que pueda existir armonía”.

¿Cómo recibe la comuna en materia de seguridad?

“Se debe tener en cuenta que el 2020 fue un año atípico por la pandemia, en el que el comportamiento no fue el mismo. Hubo algunos meses en los que todo estuvo muy quieto, muy solo, y a raíz de ello los delitos se transformaron; cesaron unos pero se transformaron otros, como muchos saben la violencia intrafamiliar y las lesiones personales aumentaron”.

“Nosotros, como autoridad, debemos empezar a recolectar la información, porque hemos identificado que en algunas ocasiones, las personas creen que los robos ocurren por factor oportunidad, pero en otras circunstancias, se ha comprobado que, por ejemplo en Provenza o en el Parque Lleras, los delincuentes llegan y buscan a la persona que esté bastante alicorada y es cuando aprovechan para hurtarle sus pertenencias”.

¿Cuál es su recomendación para residentes, visitantes y comerciantes de la zona?

“Cuidarse y cuidar a los otros. Para todos los habitantes de Medellín y el Área Metropolitana la invitación es también a utilizar de manera correcta la línea de emergencia 123, porque son muchas las personas que llaman para bromear y si fuéramos más responsables con esa línea la atención podría llegar a ser más oportuna y efectiva”.

Sobre en qué va la remodelación de la estación de policía ubicada en el barrio Manila, el capitán Tovar Espitia dijo que, por temas de contratación, en la actualidad no se ha avanzado en la nueva infraestructura y tampoco confirmó cuándo inician los trabajos para la remodelación. No obstante, expresó que espera que en algún momento se reanude “y volvamos a la antigua sede”.

Publicidad
Publicidad