A cuidar perros y gatos

Consejos de cuidados para mascotas y los amos
Las mascotas deben desparacitarse cada tres meses.

Tener un animal doméstico en casa es una responsabilidad grande. También lo es monitorear su salud porque, indirectamente, se cuida la de los dueños.

Le puede interesar:

¿Cómo propagan las mascotas las enfermedades?

Son comunes las que se contagian por mordeduras y arañazos y por contacto con su secreciones (saliva, heces, orina, caspa, sangre, etc). “Pero en la mayoría de los casos, es por planes sanitarios mal manejados, ya sea por desconocimiento o por descuido y por falta de higiene”, explica Eduardo Pachón, veterinario de Safari Campamento de Mascotas.

¿Cuáles son las enfermedades principales?

Las parasitarias como la toxocoriasis, la giardiasis, la toxoplasmosis, la sarna sarcóptica y la tiña; las virales como la rabia; y las bacterianas como la leptospirosis y la campilobacteriosis.

¿Quiénes tienen más riesgos?

Las mujeres embarazadas al igual que niños, ancianos y personas con deficiencias en su sistema inmunológico; por este motivo se debe ser más cuidadoso en cuanto a la higiene y el contacto con los animales. Frente a la toxoplasmosis, “es común que la propaguen los gatos pequeños que aún están aprendiendo sus rutinas de aseo, pero un gato adulto no debería ser problema”, explica Wilmar Maya, especialista en infecciones de la Clínica Las Américas. Las mujeres en embarazo corren riesgo si manipulan los areneros y no hay buena higiene, “pero en ningún caso deben deshacerse del gato ya que si hablamos de toxoplasma también hay un alto riesgo de contraerlo con el consumo de alimentos cárnicos y vegetales mal lavados o mal cocidos”, explica el veterinario Pachón.

Publicidad

¿Cómo prevenir?

Lo más importante es la higiene y ser responsable con el plan sanitario de las mascotas: cumplir con las vacunaciones anuales y desparasitaciones internas cada tres meses en el caso de las mascotas adultas, y cada mes en el caso de los cachorros.

Es recomendable que los recipientes del agua y del alimento sean en acero inoxidable o porcelana y se deben asear frecuentemente. Los areneros deben mantenerse limpios y cambiar la arena cada tres semanas. En el caso de los perros, asear y desinfectar el lugar donde hacen sus necesidades y nunca deben estar cerca de las zonas de juego infantil. También hay que evitar besar a las mascotas ya que con la saliva se pueden transmitir algunas bacterias y parásitos. Finalmente, es recomendable que se hagan revisiones periódicas con un veterinario y que reciban baños regulares para garantizar una buena salud.

Por: Juan Pablo Tettay De Fex / juan.tettay@vivirenelpoblado.com

Publicidad