Personal médico en Medellín ha sido discriminado en urbanizaciones residenciales

Publicidad

Los altos niveles de estrés y las largas jornadas de trabajo no han sido las únicas cargas emocionales que han vivido algunas personas de la rama de la salud en esta pandemia del COVID-19. 

En sus lugares de residencia han sido discriminados con letreros que les advierten que no pueden ingresar al ascensor para evitar que pongan en riesgo a los demás vecinos. Uno de los casos ocurrió en Urbanización Senderos del Palmar en Robledo, cerca al Hospital Pablo Tobón Uribe, a la Clínica Bolivariana y la Clínica CardioVid. 

Ante este mensaje discriminatorio, otros vecinos de la unidad dieron una muestra de apoyo al personal de la salud con el mismo método. 

Publicidad

 

Le puede interesar

Publicidad
Publicidad