La importancia del amor para el planeta

Publicidad

Todo lo que necesita el planeta es amor: amor a su diversidad, en todos sus sentidos, colores y orientaciones. Solo así podemos salvar este mundo: amándolo y amando a todos los seres que viven en él.

La inspiración para escribir esta columna llega de una imagen que vi en redes en estos días. En dicha imagen se observa a dos niños, uno blanco y otro negro, abrazados, y se lee la siguiente frase: “Este mundo no quiere ser salvado. Este mundo quiere ser amado y así es como lo salvamos”.

Le puede interesar: Algunas enseñanzas de Von Humbolt para la época actual

Esta imagen me hizo reflexionar acerca de nuestra necesidad de luchar en contra de la violencia, en contra de la corrupción, en contra del cambio climático, en contra, en contra… y ahora entiendo que pueden existir otros caminos. Sin la pretensión de evidenciar el camino correcto, y desde la confianza en que no existe uno solo, siento que el camino del amor por el otro, representado en el respeto, la compasión y la empatía, es el que nos puede ayudar. Nos creemos muchas veces dueños del otro, de sus reacciones y emociones, y de esta manera las entendemos desde nuestra mirada, desde nuestras experiencias y no somos capaces de ser empáticos.

Publicidad

Lo mismo nos ocurre con la naturaleza, la que nos da la vida: nos creemos sus dueños, sus amos, como si de una mascota se tratara, y no somos capaces de ver que, si ella está mal, nosotros vamos a estar peor. La empatía es aquella capacidad de ponernos en los zapatos del otro, de sentir desde su lugar, y cuando hablamos del otro casi siempre lo aplicamos a los seres humanos, a los que se parecen a nosotros, pero no lo aplicamos a los que no se parecen tanto, ni a la naturaleza y a sus seres.

Le puede interesar: La mujer y la naturaleza

Además, hay otro asunto que me tiene pensado también estos días, pues mis padres han presentado alteraciones a su salud: muchas veces no brindamos amor cuando podemos hacerlo, sino cuando ya es tarde y hemos perdido a esos seres especiales. Entonces, nos lamentamos de haber perdido especies de animales y plantas, y se les hace publicidad a esas pérdidas, pero ¿qué podemos hacer para conservarlas? ¿por qué no brindamos amor en presente y solo caemos en la cuenta cuando ya no es posible?

Mi propuesta para el día de hoy es: tratémonos bonito, seamos empáticos, ayudemos a las personas que lo necesiten, extendamos estas buenas acciones a los no humanos, los animales, plantas, rocas y montañas; amémonos y amemos la diversidad, en todos sus sentidos, colores y orientaciones. Porque, así suene muy cliché, solo así podemos salvar este mundo: amándolo y amando a todos los seres que viven en él.

Publicidad
Publicidad