Internet hay que racionalizarlo mientras se esté en casa

Teletrabajo

Publicidad

Las condiciones para muchos han cambiado. Las oficinas se han quedado vacías, las universidades no tienen estudiantes. Los escritorios y las aulas de clase han sido remplazadas por el teletrabajo y la educación virtual, “algo para lo que no muchos estaban preparados”, expresa la periodista y activista digital, Maritza Sánchez.

Pero no solo se trata de lo laboral o de lo académico, en tiempos de cuarentena, de quedarse en casa, el ocio también cambia, pues ya no se puede salir. El entretenimiento es en el hogar y hoy, lo primero que llega a la mente es prender el computador y conectarse: a una plataforma de televisión por streaming, a un concierto que hace un gran artista en sus redes sociales, a un curso digital, a una sesión de yoga…

“Lo que hemos aprendido de esta situación, es que internet es un derecho humano“, explica Maritza. Y hoy es tan esencial como tener energía, agua o gas. Y por eso es que el llamado es a que haya un uso consciente y racional.

Publicidad

Le puede interesar

Maritza cuestiona, por ejemplo, el hecho de que se envíen memes o videos. “Antes de reenviar hay que pensar: ¿es necesario? ¿cuántas veces puede llegar ese archivo a la persona que lo va a recibir?”. Es importante entonces que entendamos que a partir del miércoles 25 de marzo, internet y las redes de datos celulares se van a empezar a saturar y la prioridad de muchos debe ser el trabajo o el estudio. “El ocio también es importante, pero hay que establecer límites“, dice la experta.

Por ejemplo, revisar si mostrar una rutina de maquillaje en un en vivo en Facebook o Instagram es importante: “¿quién me va a ver? Es mejor, dejar ese ancho de banda para que un artista como Fito Páez haga un concierto o, tal vez, hacer una videollamada con la familia o los amigos”. Priorice: ¿de qué sirve mostrar todas las carátulas de los libros que le llegaron a domicilio? “Por lo menos, dé contenido”. Así, es más valioso recomendar o leer un fragmento.

Tareas en casa

Un hogar promedio tiene cuatro personas y lo más seguro es que los cuatro tengan obligaciones laborales y académicas. “Es importante establecer usos prioritarios: no ver Netfllix y hacer una videollamada al mismo tiempo o hacer lo posible para que los encuentros digitales no se crucen con los del otro”, explica. Lo que menos se quiere, entonces, es que haya un colapso ni en el hogar, ni en la ciudad.

Funcionará entonces acordar horarios, pero también renunciar un rato a las redes. El ocio también puede ser un juego de mesa, un libro, escribir un diario, hacer ejercicio, cocinar o pintar. “El asunto es también buscar actividades off line para ocupar el tiempo”, dice Maritza. Y también ayuda en estas épocas, no hacer maratones de series, sino dosificar su consumo.

Le puede interesar

El celular

Otra buena práctica es la de limpiar el celular constantemente. Y no solo el aparato, también su memoria, así libera espacio en la nube. “Elimine aplicaciones que no usa desde hace más de seis meses, borre fotos, videos y lo verdaderamente importante, páselo a su espacio de almacenamiento personal”.

También funciona borrar correos electrónicos innecesarios. Asi se libera espacio.

Otras recomendaciones

Teniendo en cuenta la situación actual, el Ministerio de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones presenta la siguientes sugerencias:

  • El trabajo remoto es tentador, por eso es mejor que ponga horarios para no distraerse. Use servicios de streaming o videojuegos en las horas de menos tráfico.
  • Si ese archivo o documento no es urgente, procure descargarlo en la noche o en la madrugada. En ese lapso se registra menor uso de Internet y la descarga será más rápida.
  • Si lo que necesita es enviar un archivo, pruebe usar enlaces donde estén almacenados o envíelos en formato comprimido, así no saturamos la red.
  • La mayoría de personas se encuentran confinada en sus casas para evitar contagio por el COVID-19, por qué no llamarlos al teléfono fijo para no congestionar la red móvil.
  • Envíe correos a un número limitado de personas. Los correos masivos pueden llegar a saturar la red.
  • Verifique que los dispositivos conectados a su red estén en uso para no congestionar las horas de alto tráfico.
  • ¿Qué tal si ponemos horarios al uso de Internet? Así podría ser más efectivo y permitir que otros miembros de su hogar acceden a este sin perjudicarse.
  • ¿Un video o una película entre todos? Haga uso del entretenimiento por streaming de forma conjunta, así lo podemos optimizar.
  • Tenga presente que algunas aplicaciones pueden consumir datos aunque no las esté usando. Desactívelas y ponga las páginas web abiertas en segunda plano.

Publicidad