Publicidad

Gerry Regitschnig es el Maestro Flipo en OVO del Circo del Sol

Publicidad

El Circo del Sol llegó con 51 artistas de catorce países diferentes, y un total de 100 personas se instalaron en Medellín para tener todo listo este viernes 4 de octubre, cuando harán un día de medios.

La premier será el próximo miércoles 9 de octubre a las 7:00 p.m.,  para ese día aun hay 59 entradas disponibles para las localidades Gold y Platino – información de la página web el 3 de octubre a las 2:50 p.m.-, las funciones irán hasta el sábado 26 de octubre y serán 24 funciones en el coliseo Iván de Bedout. 

Vivir en El Poblado habló con Gerry Regitschnig, uno de los payasos de OVO sobre su vida en el Circo del Sol.

Gerry nació en Austria, tiene 53 años y lleva la mitad de su vida en el Cirque du Soleil, a donde llegó después de ser visto por uno de los directores mientras trabajaba en otro circo en 1992. Desde eso se fue a Las Vegas, lleva 27 años y ha participado en cuatro espectáculos distintos.

¿Qué significa para usted el Circo del Sol?

Es un sueño, yo siempre quise ser payaso y trabajar en el circo.

¿Qué significa la risa para usted?

Es un lenguaje universal, estoy pendiente de dónde ríe la gente y creo que las personas necesitan reír más.

¿Cuál es su papel en OVO?
Soy el papá de todos los insectos, disfruto mucho mi trabajo allí.

¿Tiene alguna rutina antes del show?

Mientras me maquillo – se demora 45 minutos- aprovecho para pensar en que esta noche haré mi trabajo para que la gente sea feliz.

Su papel es el de payaso y habla de hacer feliz a la gente, ¿usted es feliz?

Yo soy muy feliz, tengo el trabajo de mis sueños, unas hijas fantásticas y una esposa estupenda, soy muy feliz y creo que los payasos debemos reflejar felicidad. Cuando no estoy feliz miro a mis hijas y se me contagia su alegría.

¿Hay correcciones de su trabajo?.

Acostumbramos ver los vídeos de los show, hacemos correcciones y los payasos trabajamos mucho analizando cómo nos recibe la gente, los tiempos y nuestras rutinas. 

Lleva más de la mitad de su vida en el Circo, ¿Hasta cuándo estará?

No sé, pero usted sabe lo que se dice, que los payasos somo como el vino, entre más viejos mejor.

¿Cuál es su familia?

Tengo una esposa y soy papá de dos niñas, ellas viven en Bilbao, las tres son fantásticas.

¿Cómo maneja el tiempo con su familia?

Yo conocí a mi esposa en el Circo, cuando fuimos a Bilbao y ella trabajó con nosotros, ahora vivimos allá y ellas me visitan en vacaciones. Por ejemplo, este año ellas vinieron y compartimos en Chile, Perú y Argentina, pero no vinieron a Colombia porque ya entraron al colegio. 

¿Hace o busca algo antes de llegar a una ciudad nueva?

Siempre miró en internet qué vale la pena conocer, la comida típica y lugares turísticos. De Medellín no sé mucho, solo un poco el cuento del narcotráfico. Me iré con otra imagen. 

¿Por qué invitar a la gente a que asista a OVO?

Ovo es como un cuento de niños, hay muchos colores, distintos caracteres, música, luz, es como entrar a un libro en una historia de amor. Es como cuando estás en un parque, caminas y ves hierba en el suelo, pero no es solo hierba, ahí hay mil cosas y OVO es eso, es mirar con una lupa un día de los bichos.

Circo del Sol
Foto cortesía Cirque Du Soleil

Después de la temporada en Medellín OVO irá a Ciudad de Panamá del 12 al 17 de noviembre, seguirá en Guatemala y terminará el año en Norfolk y Charlotte en Estados Unidos. 

Publicidad

Publicidad

Publicidad