La vuelta a Oriente: nuevos rumbos

Publicidad

Los municipios del Valle de San Nicolás han experimentado en los últimos años un acelerado cambio. Retos fundamentales, para que las nuevas generaciones puedan disfrutar de un Oriente próspero y amigable.

Crecimos dando la vuelta a Oriente: una invitación a puebliar, con montada a caballo, almuerzo de bandeja paisa, y algo con arepa de chócolo y fresas con crema. Pero ese Oriente rural de hace algunos años no solo ha cambiado drásticamente su vocación, sino también su imaginario; es ahora una pujante región, una zona geoestratégica, nodo del sistema eléctrico y energético del suroccidente colombiano, así como nodo industrial y agrícola del Departamento.

Le puede interesar: Un avance en la infraestructura vial del Oriente

Decíamos que el Oriente era “el segundo piso de Medellín”. Nada más alejado de la realidad, como afirma el alcalde de Rionegro, Rodrigo Hernández: “Me niego rotundamente a aceptar ese término y ese concepto: no somos el segundo piso de nadie; somos una región autosuficiente, con dinamismo propio, con un trabajo conjunto que ha sacado a flote, en los últimos años, el potencial de cada uno de nuestros municipios”.

Publicidad

El Oriente, con 23 municipios, es una de las nueve subregiones en las que está dividido el departamento de Antioquia. Los municipios que hacen parte de la zona del altiplano o Valle de San Nicolás son los que más han impulsado el desarrollo, a partir de la acelerada industrialización, la urbanización, la instalación de fincas de recreo y la ubicación de centros comerciales y de servicios.

Un inusitado crecimiento que plantea retos fundamentales, para que las nuevas generaciones puedan disfrutar de un Oriente próspero y amigable, con un desarrollo sostenible que vaya más allá del progreso urbanístico y tenga en cuenta la protección de bosques, páramos, fuentes hídricas y biodiversidad. Y, al mismo tiempo, un desarrollo que reconozca el patrimonio de esta zona de importancia histórica y llena de riqueza y variedad cultural.

El Oriente antioqueño es una cantera de propuestas y proyectos. En esta edición de Vivir en El Poblado destacamos dos: la Alianza Oriente Sostenible, un proyecto de desarrollo sostenible e inclusivo de la alcaldía de Rionegro cofinanciado por la Unión Europea; y RUTAI, una iniciativa de la alcaldía de El Retiro, para fortalecer los procesos de innovación y creatividad en el territorio.

1 Rionegro: Alianza Oriente Sostenible.

Una convocatoria de la Unión Europea lanzada en el año 2020, denominada Autoridades locales: asociaciones por unas ciudades sostenibles, motivó a la Oficina de Cooperación de la alcaldía de Rionegro a presentar una propuesta que permitiera generar procesos de protección del medio ambiente, en una zona de crecimiento acelerado, como lo es el Oriente antioqueño. La propuesta resultó ganadora y, gracias a ella, la alcaldía recibirá una cofinanciación de cerca de cinco millones de euros (alrededor de 23 mil millones de pesos colombianos), para promover y financiar, en toda la región, iniciativas de asociatividad territorial relacionadas con la competitividad y la sostenibilidad.


La buena noticia fue anunciada en junio pasado, en un evento realizado en el Recinto Quirama, del municipio de El Carmen de Viboral. Ese día se dio a conocer el nombre del proyecto que coordinará todos los proyectos y actividades: Alianza Oriente Sostenible (AOS).

Le puede interesar: Los Tambos, en el municipio de La Ceja, nuevo parque ambiental en el Oriente antioqueño

En el evento, el alcalde de Rionegro, Rodrigo Hernández, calificó esta Alianza como una oportunidad histórica para el Oriente, porque son 23 los municipios que podrán participar de la subvención avalada por la Unión Europea. “Estos recursos nos ayudarán en competitividad y apoyo para la planificación de los territorios. Todo esto se resume en la oportunidad de crecer juntos como integración regional”, afirmó el mandatario.

La Alianza Oriente Sostenible tendrá vigencia hasta el 31 de enero de 2025. Se ejecutará en asocio con el Ayuntamiento de San Cugat del Vallés (Cataluña, España) y la Gobernación del Departamento Central, en Paraguay, con quienes se establecerá una agenda de intercambio de experiencias exitosas en materia de competitividad y sostenibilidad, y una ruta de formación académica para los funcionarios públicos del Oriente.

83,92 %

es la densidad empresarial
en el Valle de San Nicolás.

7.021 km2

de extensión total tiene
el Oriente antioqueño.

55 km2

de desarrollo urbanístico
tiene el Oriente antioqueño.

La Embajadora de la Unión Europea en Colombia, quien asistió a la presentación de la AOS, ratificó el interés internacional por apoyar iniciativas que protejan el medio ambiente. “El título de este proyecto tiene varias palabras clave -afirmó-. Una alianza, donde todos los socios empujaremos en la misma dirección: hacia un desarrollo inclusivo de la región. Competitividad, que implica aprovechar la capacidad paisa para crear y consolidar actividades económicas, con visión innovadora. Y sostenibilidad, una apuesta de la Unión Europea por estrategias de crecimiento verdes, que creen empleos y prosperidad a partir de una transformación de todas las actividades económicas”.

2 El Retiro: en la ruta de la innovación.

Un hervidero de talleres, encuentros, ideas y propuestas está rondando por las instituciones y las calles de El Retiro. En los salones de clase, en los cafés, en las calles, en los auditorios, muchas conversaciones están girando alrededor de dos temas: innovación y creatividad.

Se trata de RUTAI, un proceso de innovación en el municipio, que busca mejorar las competencias institucionales y personales, para impulsar el desarrollo integral. RUTAI es la apuesta de El Retiro para implementar transformaciones sustanciales a largo plazo.

La estrategia está coordinada por la alcaldía municipal, con el acompañamiento de la Fundación Universitaria Bellas Artes y la Corporación Banasta Mediaciones Arte y Cultura. Desde la alcaldía, es la secretaría de Gestión y Desarrollo Estratégico la que ha puesto en movimiento todo este proceso, que lleva apenas tres meses, pero que se ha convertido en una de las líneas estratégicas del municipio.

Una de las líneas de trabajo del proyecto RUTAI de El Retiro es el Nodo de cocreación cultural, que reúne a las propuestas culturales del municipio, como Tanta Tinta, Librería y Café.
Una de las líneas de trabajo del proyecto RUTAI de El Retiro es el Nodo de cocreación cultural, que reúne a las propuestas culturales del municipio, como Tanta Tinta, Librería y Café.

“Es una estrategia que está en construcción”, dice Clara Mónica Zapata, de la Corporación Banasta. “Son unos espacios de reflexión, de análisis, de sistematización, de cualificación; mucho preguntarnos por el ser (el ser que sabe, el ser que conoce, el ser que transforma)”. Y de eso se trata, puesto que es un trabajo activo y participativo. “Nos convocó la alcaldía para que les recomendáramos cómo orientar un proceso innovador para El Retiro -dice-, pero siempre en la línea de pensar muy desde lo endógeno, desde lo local”.

8,85 %.

del PIB departamental aporta el Oriente antioqueño.

25 %

de la nueva oferta inmobiliaria de Antioquia, que incluye vivienda y bodegas industriales.

En el trabajo conjunto con la Fundación Universitaria Bellas Artes, Banasta empezó a construir herramientas enfocadas a desarrollar competencias ciudadanas, destacando las potencialidades del municipio. Una metodología que ha dado sus frutos: “La respuesta ha sido muy potente”, dice Catalina Peláez, de Extensión Social Universitaria de la Fundación Bellas Artes. “En todos los espacios de los semilleros, los colegios, las mesas de expertos, las reuniones con los otros alcaldes de los municipios del Oriente antioqueño, hemos tenido una respuesta grande, que nos ha dimensionado aún más el proyecto”.

Para la administración municipal, hay un aspecto clave en el proyecto RUTAI: el interés de darle continuidad, para que trascienda los periodos gubernamentales. Es decir, que se convierta en política pública. Según Marisol Yepes, secretaria de Gestión y Desarrollo Estratégico de la alcaldía, uno de los objetivos del proyecto es la cualificación en temas de innovación: “Se trata de generar capacidad instalada”.

Le puede interesar: Doble calzada conectará el Valle de Aburrá y el oriente antioqueño

Otro punto importante, dice la secretaria, es la transversalidad: “Hay articulación con la secretaría de Educación, lo que ha llevado a que se tengan resultados muy importantes en la Escuela de Innovación. Los encuentros con los rectores han sido maravillosos”.

¿Cómo es la metodología de RUTAI?

El planteamiento es a partir de “laboratorios de innovación y ejercicios prácticos”. Esta propuesta se materializa en cinco ejes estratégicos: un Laboratorio de innovación pública, otro rural, la Escuela municipal de innovación, los Nodos de co-creación cultural y la Mesa de Expertos.

Los Laboratorios de innovación buscan impactar las comunidades rurales y urbanas, a través de la transferencia de conocimientos y el desarrollo de las habilidades para la innovación y el emprendimiento creativo. La Escuela de innovación está instalando en todo el sector educativo las rutas creativas, en talleres y encuentros en los que participan todas las instituciones del municipio.

Los Nodos de cocreación cultural, por su parte, conectan la riqueza de la creatividad en El Retiro, por ahora con entidades como Tanta Tinta, CUBO, Casa Enso, La Liebre y el Laboratorio del Espíritu. Y la Mesa de Expertos reúne a entidades y personas externas que quieren aportar su conocimiento y su experiencia a este maravilloso proceso colectivo.

¿Por qué es tan importante el Oriente antioqueño?

  • Desarrollo eléctrico y energético: 6 embalses y 5 centrales hidroeléctricas, que generan el 29 % de la energía nacional y el 73 % del total departamental.
  • Los beneficios estratégicos de la cercanía del aeropuerto internacional José María Córdova.
  • La puesta en marcha del túnel de Oriente, que disminuyó a 20 minutos el trayecto entre Medellín y Rionegro.
  • El proyecto de tren ligero de Rionegro, que se convertirá en el eje vial del municipio.
  • Una despensa importante para el suministro de hortalizas, frutas, productos lácteos, flores, café, caña, entre otros productos factibles de exportación.
  • Consolidación de un gran sector industrial: producción de textiles, alimentos, papel, químicos, cemento, pintura y maderas para la construcción.
  • Los beneficios tributarios de la Zona Franca de Rionegro, un parque industrial de 46 hectáreas. ​

Publicidad
Publicidad